LA REVOLUCIONARIA BELLEZA DE AUTE

Luís Eduardo Aute

Estábamos en Vigo, mirando al mar del atardecer, cuando le pregunté a Luís Eduardo Aute que era para él la belleza y como buen poeta que es me llenó la cabeza de pájaros llegando, incluso, a desgarrar mis pensamientos…

Lo sublime es lo importante y la calma el sumo placer de los placeres. Cierra los ojos  e imagina el infinito para ver cómo pasan barcos  bajo el arco iris que se posa sobre el océano…

     ¡Eso es la belleza…!

Le contesté que mentía porque yo era consciente del valor de sus propias palabras, a pesar del juego que se traía con lo bello y lo decepcionante.

Era aquella España de los últimos ochenta, la cosa no pintaba bien y en las calles se hablaba otra vez de revolución, en justa contraposición al discurso mentiroso de los políticos que poco antes habían entonado un canto libertario para celebrar con nosotros la muerte de Franco. Porque se suponía que tras ella se acabaría el fascismo…

Fue doce años después de aquel 20N del ‘75  cuando Luís Eduardo Aute escribió uno de sus mejores poemas y lo convertimos en el nuevo canto revolucionario. Aquellas palabras, aunque bellísimas, despertaron conciencias. Luego vendría el socialismo. Escucha y tú me dirás que te dice ahora, 32 años después…

(3) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *