LA TELEVISIÓN «LOW COST»

Un amigo productor, madrileño, pero de cuyo nombre no me acuerdo porque no le interesa, me cuenta que poco importa la creatividad en esta nueva era de la televisión digital. Me dice que se han reducido los costes a menos de la mitad porque las “públicas” ya no resisten más sin la publicidad que tenían y las “privadas” son como los bancos, van a por su interés.

Mi personal enemigo Barciela, me lo había advertido con gran dosis de “bad milk”:

— Si un Quintanilla de la vida no te firma, nunca tendrás programa…

En medio de las decisiones presupuestarias están las pequeñas y las grandes productoras. Y ambas tienen trabajadores. O tenían, que la cola del paro en el oficio es, salvando las distancias, proporcionalmente igual al de la construcción.

A las pequeñas productoras las hunden empresas que pertenecen a grupos mediáticos, con bula para fracasar en el “share”, porque tienen periódico a mano para criticar a los ejecutivos. Esos grupos son como alguna clase de vampiros que a falta de sangre chupan sangría.

Me explico. Fracasaron en la “reconversión del papel” porque no interesan ya a sus lectores inflando sus publicaciones de superflua propaganda política, como vosotros bien sabéis. Y buscan entonces “ingresos complementarios” con producciones “low cost” para la tele, que le han de proporcionar esos mismos políticos o los amigos de esos políticos “para los que trabajan”, quienes les entregan la mayor parte del porcentaje de ese presupuesto con el que, modesta pero dignamente, trabajan esas pequeñas empresas.

A las grandes productoras, las de toda la vida, las que hicieron felices a millones de espectadores y escribieron con su imaginación la historia de nuestra tele, las van a cerrar los italianos.  Estos son los verdaderos dueños de la mayor parte del tinglado televisivo. Para ser claros… porque son los amigos del poder. Ellos llenan la pequeña pantalla de programas de barrio, de esos que puedes vivir en vivo y en directo en el portal de tu casa o en cualquier plaza de Vallecas. Es decir, de programas “low cost”.

Además, ellos, los italianos, ya tienen sus propias grandes factorías y fórmulas para crear esos mismos “realitys” con destino Europa o incluso América, y así abaratar aún más los bajos costes. Un programa bien vendido a muchas emisoras les sale casi gratis… Aunque esos beneficios nunca repercutirán ni en los creadores ni en los técnicos que lo hacen posible, como los intereses del crédito hipotecario tampoco repercuten en el arquitecto ni en los albañiles.

Nadie de los responsables económicos del país; los “salvabancos”, los “papánoeles” de empresa, los repartidores de “subvenciones” de dinero público… Ninguno ha entendido nunca que la tele y cuanto le rodea es una industria tan importante o incluso más que la de la moda; y tan exportable como la pizarra o el granito pulido;  o generadora de tantos puestos de trabajo como el “Citroen Hispania” fabricado en la vieja Gallaecia”.

Una industria de la que forman parte no solo las chicas y chicos guapos que conforman el selecto elenco de presentadores y gentes de buen vivir, que conocemos a través de la pantalla. Sino una larga serie de personal subalterno, con sueldos más ajustados que los de un futbolista del Rayo Vallecano y con bastantes menos partidos para jugar.

Si echas cuentas, seguro que te percatas de la importancia  que tiene en España el mundo audiovisual que es, además de entretenimiento, fuente de cultura en la que beben, a diario, unos ocho millones de españoles.

Dicen que esto de la TDT nos ofrecerá, a largo plazo,  nuevas oportunidades… Pero siempre estarán al frente los mismos “perros alfa” con los mismos collares… para ponérselos a los “perritos gamma” si estos quisieren echarse un huesecito a la boca.

Por eso, Alex de la Iglesia, dijo en los Goya que el futuro es Internet… Y yo añado:

—- Si nadie la jode, como a la televisión, es el presente…

Porque en Internet ya hace tiempo que empezaron los políticos a hacer también sus maravillosas y prometedoras campañas…

¡Por eso dictan leyes reguladoras!

—- De cualquier modo, yo que he sido “alfa”,  me encanta volver a ser subalterno en estos tiempos, por aquello de que ya estoy llegando al invierno de la vida y la conciencia también me dice que pronto he de viajar al espacio…

.

(7) Comentarios

  1. TODO O QUE AQUÍ SE DÍ É UNHA REALIDADE MAIS REAL QUE O PARO QUE AFECTA A ISTE SECTOR, MALTRATADO POLOS EMPRESARIOS E POLOS POLÍTICOS. A ISTO HAI QUE ENGADIR QUE SON MOITOS OS QUE SE ESTAN A FACER RICOS, FAVORECIDOS POLO PODER. (PRODUCTORA EN PARO DESPOIS DE 17 ANOS TRABALLANDO EN FICCION TELEVISIVA).

  2. Cuanta mas tecnología mas basura en la tele… ¿Como es posible? Seguramente tendrán mucho que ver esos que Xerardo pone al descubierto en este comentario…
    ¿Donde esta aquella industria audiovisual prometida desde la Xunta? Seguramente envejeciendo con Fraga, que fue el único que entendió de que iba este negocio de la tele…
    ¿Quien es mas rico, Zapatero o Roures? Habrá que esperar a que deje de ser presidente del gobierno…

  3. Non lle botemos so a culpa os políticos e os italianos, nos temos moita por tragar o que nos botan, coa disculpa de que non queda mais remedio. E sobre todo ises sindicatos e comites de empresa que non existen no caso das teles, ainda que sí dos actores e actrices, que defenden o seu…

  4. Levo traballando nunha pequena productora galega vinte anos. Son cámara. Agora dixeronme que non hai traballo e que teño que ir o paro. O certo e que o programa para o que traballaba segue a emitirse na TVG… ¿Alguen mo pode explicar?

  5. O «low cost» quere decir que as televisións baixan o presuposto baixo mínimos, pero as empresas seguen a ganar o seu. O que fan e que a metade do personal traballe o doble do que o facía. Por iso esta no paro tanta xente.

Responder a WALDO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *