“LA TOJA VÍNCULO ATLÁNTICO” Y EL TURISMO

Por Alberto Barciela *

El comedor Cuatro Estaciones, bajo fulgores de blancos inmaculados, generosos, espejados en el verde azul de una ría mansa y densa, contribuye con las luces del paisaje a la maravillosa impresión de que el edificio del Gran Hotel zarpa hacia América cual trasatlántico experimentado, tras haber permanecido encallado sobre arena en el privilegiado entorno natural de la Ría de Arousa. El mundo es abarcable en un lugar propicio al relax y a la reflexión. Todo parece una metáfora posible para cuando se supere el COVID-19.

En La Toja -marca para el turismo-, A Toxa -en la toponimia oficial-, en palabras de Gabriel García Márquez, “hay un hotel de otro mundo y otro tiempo, que parece esperar a que escampe, a que cese el viento y resplandezca el sol para empezar a vivir”. Es una hermosa referencia para un establecimiento que permanece cual hermoso barco varado, al que han calafeteado hasta las entrañas con sentido común y amor, para afrontar en condiciones su travesía como buque insignia del turismo gallego.

Las nostalgias son impropias del negocio hotelero, por eso en A Toxa, Amancio López Seijas y Eurostars han protagonizado el segundo Foro La Toja Vínculo Atlántico, el perfecto ejemplo de cómo un sector maduro y profesional, el turístico, es capaz de organizar con seguridad eventos de gran calado en momentos como el presente.

En el Foro se ha contado con el máximo talento político, empresarial, económico y social para unas jornadas de inauguración brillante por parte de Su Majestad el Rey de España, Felipe VI, y por el Presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, una aparente dicotomía monárquico republicana que marcó el tenor de las intervenciones: el respeto, la convivencia, el compromiso que debe primar ante una recuperación incierta que se sabe ha de resultar incompleta y desigual, y que reclama plazos amplios. Ellos resultaron los más aplaudidos.

La actitud convivencial se prolongó hasta una clausura en la cumbre europea con la intervención de Josep Piqué, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común y Vicepresidente de la Comisión Europea -estadísticamente impecable, estratégicamente prudente, esencialmente breve- y del Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, más conciliador que lo que acostumbra y que hizo anuncios de calado: sobre las ayudas europeas y la participación de las autonomías y los ayuntamientos en las mismas -exigencia de Europa, arreglos de Estado y de partido-, y la agilización de las tramitaciones administrativas-.

En las intervenciones ha predominado la riqueza intelectual de decenas de personalidades como el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría; el Presidente de la patronal, Antonio Garamendi; los ex presidentes Felipe González y Mariano Rajoy, los presidentes de Galicia, Andalucía y Extremadura, los presidentes del Círculo de Economía de Catalunya, de Renault, de Iberdrola. De Mapfre… Han hablado jóvenes y mayores, mujeres -seis panelistas no pudieron asistir- y hombres, extranjeros y españoles y todos han aportado su perspectiva en libertad, y el resultado ha sido ponderado, eficiente e incluso divertido.

En este segundo Foro, el turismo se ha convertido en un eje central de muchas de las intervenciones, que la han otorgado la importancia económica que el sector tiene, llegando a calificarlo como “el mejor símbolo de la sociedad del bienestar”, en palabras de Amancio López Seijas, sin duda el ponente que más aportaciones hizo en este ámbito. El empresario ha significado que el turismo representa “las primeras invasiones pacíficas de la Historia”. “Es dijo- una industria de paz, de cultura, de felicidad”. Tras afirmar que “el sector es empresarial y maduro, extraordinariamente competitivo”, el presidente de Hotusa ha propuesto la creación de un de un hub internacional de Turismo, Innovación y Tecnología liderado por España.

En la reunión también se insistió en la importancia que para el turismo tendrían, entre otras medidas, un IVA super reducido; facilidades en el aplazamiento para el pago de  impuestos -incluso la eliminación de algunas tasas injustas-; obtener protocolos comunes, precisos, en aeropuertos y aduanas; lograr entornos seguros y profesionales en los establecimientos, que se puedan seguir fácilmente, es decir, intuitivos; disponer de financiación suficiente y con pagos a largo plazo; y ERTES por el tiempo que se necesiten; impulsar la sostenibilidad, la recuperación de entornos maduros, no falsificar la singularidad de las ciudades, extender los beneficios a la España rural vaciada, preservar la naturaleza, impulsar la digitalización, insistir en la formación, fundamentalmente en idiomas; crear equipos profesionales. El turismo -se resaltó- es un sector estratégico para España y para Europa

Como espectador privilegiado y atento, he concluido que existe consciencia de la seriedad del momento, que ha de reforzarse la sanidad y la seguridad y existir flexibilidad en todos los órdenes, que el reparto de las ayudas europeas ha de resultar rápido, serio y transparente y estar pensado en la proyección futura de las inversiones basadas en proyectos concretos, fundamentalmente en digitalización y sostenibilidad -descarbonización-, que tenemos urgencias pero no debemos buscar atajos, que hay que mejorar la formación y retener talento, y que España y Portugal deben trabajar unidas ante Europa y el mundo contando con Iberoamérica y los países democráticos, sin olvidarse de África.

A principios del siglo XX, Julio Camba escribió que “La Toja ha aparecido de repente ante nosotros. Aquella visión tiene algo de exótico, con sus pabellones de madera, con sus aleros salientes y con su gran abundancia de cristales. Parece un paisaje de abanico, uno de esos fantásticos países japoneses, a la orilla de un lago quieto y brillante”. Es un lugar que impresiona y al que apetece regresar siempre, máxime si existe un Foro de Pensamiento Liberal con aguas termales para el espíritu.

* Miembro de la Mesa del Turismo de España

Un Comentario

  1. Lo de estos foros está muy bien pero me pregunto si sirven para algo. ¿Les hacen caso a las conclusiones de los expertos los que mandan? ¿Y que clase de expertos son el rey, Rajoy, Felipe González o el propio Sánchez? La intención es buena pero muy difícil de poner en práctica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *