LAS DOS ÚLTIMAS GARDENIAS

El viento tiró de su planta las dos últimas gardenias a las que, como a mí, no gusta este húmedo y frío invierno. Hasta ayer alimentaron mi inspiración, con su olor único, desde el tarro de cristal que embellecía la estancia, pero hoy se han ido hasta que lleguen de nuevo al jardín de las delicias las estaciones cálidas.

Por eso esta vez he querido despedirlas con el arte glorioso nacido en Cuba para el amor y que pervive con la mixtura del pasado y lo moderno.

Flamenco con El Cígala y son con la Sonora Santanera para que disfrutes de lo romántico… Venga, dale al play, que aún nos queda tiempo para el amor.   

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *