LOS PLACERES DEL AGUA

El agua es el líquido elemental e imprescindible, dentro y fuera de nuestro cuerpo. Hemos visto la luz, tras la inmersión germinal en un vientre de mujer: Por eso el agua reverbera en los orígenes difusos de nuestra memoria y de nuestra vida. Es la tibia flotación, el volteo ingrávido, el murmullo amniótico, la linfa materna… Nuestra vida se inicia como pez o medusa,  de ahí el placer primordial que recuperamos al sumergirnos. En el mar, en el río, en la piscina termal o incluso en ese útero doméstico que denominamos bañera. Porque nacemos del agua sentimos el placer de aligerarnos a remojo de nuestro peso adulto y sus gravedades.

Así que, esta semana nos vamos de balneario, si te parece. Ahora que ya cae la lluvia de otoño te invito a escuchar como suenan los latidos del agua en el espacio termal. 

Tendríamos que distinguir, antes de elegir la instalación para relajarnos, entre hidroterapia, balneoterapia y talasoterapia.

La hidroterapia es la aplicación del agua como medio curativo. Su utilidad depende exclusivamente de las propiedades del agua y sus bondades sobre la piel o por absorción.

La balneoterapia se refiere al uso de las aguas mineromedicinales con propiedades curativas de diversas enfermedades, debido a su composición.

Y la talasoterapia utiliza el agua de mar y sus elementos, como por ejemplo las algas, como tratamientos de relax o de belleza.

Los tres modelos tienen en común el uso del agua y la oferta de Galicia es sin duda la más amplia de toda la península Ibérica.

Esta semana, la primera de octubre, será bueno que elijas una de las cuatro opciones que te ofrezco para relajarte ante la que se avecina, que políticamente va a ser buena. O eso dicen. 

A TOXA, ISLA DE ENSUEÑO

En primer lugar te ofrezco una isla paradisíaca: En A Toxa, rodeada de mar,  tenemos todas las posibilidades:

Su balneario goza de reconocida fama internacional tanto por sus aguas como por sus extraordinarias instalaciones.

La isla, además de ofrecerte ese balneario,  cuenta con instalaciones de talasoterapia y de un spá y con todo cuanto cuánto te apetezca para pasar unos días de vacaciones: campo de golf, pistas de tenis, piscinas climatizadas, piscinas al aire libre y todo al lado de una de las rías gallegas más bellas, la de Arousa.

Es sin duda, en A Toxa, en donde el agua cobra un mayor sentido, aunque hay más opciones.  

LAIAS, LAS AGUAS QUE SANAN

Cuando buscamos los espacios balnearios, pretendemos algo más que los lugares perfectos para curarnos en salud. Mil ríos cruzan la piel de Galicia y algunas instalaciones se asentaron en sus ribeiras, percibiendo la importancia del paisaje.

Miño abajo, después del Ourense termal,  llegarás a Laias, balneario construido en las ribeiras del embalse de Castrelo con la disculpa de sus fuentes medicinales, donde ya bebieran las legiones de Roma. 

Si lo que persigues, además del descanso para el cuerpo, es el misterio de la transparencia, los reflejos y las deformaciones ópticas, este es el lugar ideal: el río se hizo mar y en él esconde sus secretos sumergidos. Puede que te los cuente. 

MONDARÍZ, LA VILLA BALNEARIA

Cerca de otro río, el Tea, están los balnearios de Mondariz. Aquí, cada complejo arquitectónico, tiene su “palacio de agua”. Gracias a ellos la villa recuperó su esplendor termal.

Verás, este es un lugar para  revivir el romanticismo del siglo XIX siguiendo sus actividades culturales. Dice su alcalde que es el Baden-Baden del siglo XXI y siempre nos recuerda a todos que aquí se mojaron Alfonso XIII, Rockefeller, y Ramón Cabanillas, entre otros muchos nombres de la realeza, la política, las finanzas y las artes.

En Mondariz está mi balneario favorito porque me ofrece baños celtas y además tiene magia. Me recordaba mi inolvidable amigo Félix Sancho Gracia, con raíces en Pías, que si ibas a beber agua de las fuentes medicinales de la Gándara o de Troncoso, deberías remover el agua para despertarla, porque la paz de esta tierra invita a soñar a todo ser viviente; y estas aguas tienen vida, por eso también se duermen.  

CUNTIS, LOS BAÑOS TERMALES

Desde que los romanos se asentaron en Castrolandín, el termalismo fue un elemento identificador y diferenciador de Cuntis. Enclavado en el corazón del centro histórico, su Balneario es uno de los más populares de España.

El termalismo, las aguas sulfurosas que curan el reúma y las afecciones de la piel, tienen buena parte de culpa en el resurgir de Cuntis como pueblo turístico y vacacional.

Marcial Campos, -el padre de Pedro, el popular regatista-, afrontó la primera remodelación en los años sesenta. Entonces, en Galicia, pocos confiaban en la importancia turística que habría de cobrar el termalismo en el siglo XXI.

Hoy en día, el balneario de Cuntis, destaca tanto por su concepto arquitectónico como por sus instalaciones, en las que no falta nada para que podamos sentir en él los placeres del agua y curarnos en salud.

Venga, anímate. Ponte en la mochila lo indispensable y disfruta del romanticismo, del glamur, de la cultura y de los placeres del agua, al mismo tiempo que te propones dejar de fumar y curarte en salud. Ya me contarás como te fue.

(18) Comentarios

  1. No hay nada como ponerse a remojo para saber que ya estás puro pellejo así que hoy me quedo paseando por Ourense, que ya pasó mi época de balnearios. Cuando eres mayor mejor no lucir el tipo… ¿No os parece?

  2. Pues tendrá que esperar el balneario porque está un día estupendo de playa, así que allá vamos: tomar el sol, un chapuzón si se da el caso y luego a papar bien, que para eso estamos aquí. Felicidades por la web, muy entretenida e interesante.

Responder a Marta García Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *