MAYORES DE EDAD

Por Inma Monsó

A mediados de abril, la presidenta de la Comisión Europea sugirió que había que retrasar el desconfinamiento de “los mayores” y limitar al mínimo el contacto con ellos. Le siguió Jean-François Delfraissy, presidente del Consejo Científico Covid-19, que asesora a Macron; dijo en el Senado que los mayores de 65 no saldrían del confinamiento previsto para el 11 de mayo (se supone que tanto Ursula von der Leyen, de 61 años, como Jean-François Delfraissy, de 71, se sentían excluídos de la prohibición). La amenaza de protesta masiva no se hizo esperar y Macron tuvo que retractarse unas horas más tarde y descartar la discriminación por edad. En Argentina, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires ha obligado a los mayores de 70 años, durante la cuarentena, a solicitar un “permiso especial” para ir a comprar o a pasear al perro.

Aquí, se concedió a los mayores de 65 el permiso de salir a hacer ejercicio a partir del sábado.

Pero conceder o denegar permisos a los mayores de 65 años es peligroso y discriminatorio: un paso hacia el edadismo puro y duro. Porque ¿quiénes son exactamente esos mayores de 65 años a quienes se pretende infantilizar? ¿Cuándo empieza la ancianidad? ¿Con qué criterios? El criterio de “mayores de 65 años” (o de 70, incluso más) es obvio que no sirve dado que algunos de los que lo proponen no están dispuestos a incluirse (a no ser que se trate de infantilizar a todos los “ancianos” menos a los ancianos vip que gobiernan el planeta, a cuya cabeza está el joven Trump, de 73 años según el calendario gregoriano pero de unos tres años de edad mental si nos atenemos a sus palabras y hechos).

Quienes, en Francia, se opusieron a la protesta de los ancianos argumentando que “es por su bien” apelaban a la solidaridad intergeneracional. Pero ¿dónde está esta solidaridad intergeneracional en un sistema que empuja a depositar a los ancianos en residencias cuando son una carga? ¿Dónde está esa solidaridad intergeneracional cuando hay en este momento ancianos tan solos en sus casas que no tienen quien les lleve la medicación si no es su farmacéutico? ¿Y dónde las políticas estatales que faciliten esta solidaridad y ayuden a fomentarla? Menos hipocresía y más esfuerzos por avanzar en esa supuesta “transición hacia un mundo más justo” que, con cada crisis parece que, en lugar de acercarse, se aleja.

Inma Monsó

PARA LIBRARSE DE CATARROS Y GRIPES

Por CENEME

Estimados amigos, cuando me hicieron la endoscopia me debieron estropear la válvula de hiato. Esto originó que el ácido hidro-clórico del estómago subiera y dañara las paredes del esófago produciéndome irritación y carraspera. El médico no me lo dijo, pero me di cuenta y desde entonces duermo con el tórax ligeramente elevado.

Esto y la eliminación de bebidas alcohólicas me llevaron a la casi normalidad. También me he dado cuenta que no tengo gripe ni catarro como ocurría antes. Duermo con una botella de agua al borde de la cama y cuando despierto durante la noche me hidrato. Este hecho puede que obligue a los virus y bacterias que atacan los órganos superiores del tórax abajar por gravedad y ser eliminados por el ácido hidro-clórico del estómago.

Hay otra cosa que hago, en ayunas tomo dos vasos de agua caliente (queno queme);en el primer vaso echo un diente de ajo cortado en trocitos y lo trago, sin morder, y a continuación el otro. No sé si el ácido gárlico del ajo puede contribuir a fortalecer el sistema inmune del organismo contra gripes y catarros, Antes cogía un catarro y siempre iba a peor, ahora puedo resfriarme con algo de catarro, pero al día
siguiente estoy bien.

Agradecería, a las autoridades sanitarias iniciaran una pequeña investigación para demostrar que lo que digo puede ser cierto y de confirmarse estaríamos librando de molestias y sufrimiento a mucha gente y ahorrando al Estado millones de euros.

Recuerdo que Fleming descubrió la penicilina observando unhongo que creció en su laboratorio. A veces los problemas graves tienen soluciones sencillas.

PIDO PERDÓN A LOS INVESTIGADORES Y CIENTÍFICOS SI LO QUE SUGIERO SE DEMUESTRA ES FALSO.

                                                                                                                                        CENEME

(3) Comentarios

  1. Ceneme: lo que te curaron tus catarros fueron las células buenas porque las debes de tener poderosas. Yo cuando los agarro no los suelto porque ya me quedan menos de esas que tienes tú. Desde luego si así se curase el Covid era como para correr a gorrazos a media humanidad.

  2. Estimado Ramiro, yo sugiero lo que me está ocurriendo a mí. Siempre fui propenso a resfriados y gripes, pero desde que utilizo esta forma siento que me he fortalecido. Solo pretendo ayudar.

  3. ¡Cuanta razón tiene usted, Inma! Las residencias de mayores son la versión moderna y si se quiere un poco mas vestida de aquellos asilos de antes a los que nos daba vergüenza ir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *