Mazaricos

La cercanía interior del Fin de la Tierra

El agua de los ríos menores remueve el espacio natural y crea senderos enrevesados, alguno reconvertido en senda de peregrinos y los otros, en interesantes propuestas turísticas.

El río grande, el Xallas -que da nombre a la comarca-, será quien nos interese en el municipio de Mazaricos, como punto de estancia para disfrutar de la cercanía interior del Fin de la Tierra.

Hay que acomodarse en A Picota, una villa rural, bien dotada de servicios y con una excelente gastronomía: buenos cocidos, empanadas de todo tipo y especialidades de caza.

Lo más interesante de este municipio está en su medio rural. Siguiendo primero la ruta del pequeño río Beba hasta llegar a Colúns; a través de ella descubrimos lugares privilegiados, en los que no faltan cruceiros, pazos, capillas e iglesias que nos saldrán al paso para mostrarnos la popularidad del arte románico gallego.

Mazaricos nos invita también a viajar hasta el monte sagrado de los Celtas, hasta el Pindo, para descubrir desde allí el perfil oceánico que los romanos llamaron Finisterrae.

En la ruta de este lugar mágico está la Carballeira de Anllares, en la misma ribera del río Xallas. Salen al paso hórreos y otras muestras de la arquitectura popular y peculiar de esta zona.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *