MI LOCURA – por Leo Mya Martínez*

El cepillo intenta vencer la rebeldía de mi cabello, pero eso a mí

no me interrumpe;

solo continuo con los ojos cerrados mientras mi pecho palpita lentamente.

Un suspiro ahogado sale de mis pensamientos,  temiendo ser descubierta,

mientras  mis labios resultan sacrificados.

Sin darme cuenta los muerdo sin detener su martirio, y solo el rito de

mi presencia es quien al final lo determina.

De pronto siento la suavidad del viento, sin invitarlo me acaricia con dulzura

desbocando cada vez mas esta locura, saciando de inmediato los placeres

que perduran.

Toca mi pecho y eso  aumenta el viaje de mis sueños, toca mi espalda retorciéndose

en mis fuegos,

toca mi vientre solo haciendo el palpitar mas desbocado por momentos

toca mis piernas y en eso gimo sin saberme en descubierto.

Mi cabello sedoso cae por mis hombros, su esclavo el cepillo culminó su danza

sin tiempo y ahora juega con el roce del silencio.

De pronto sin planearlo llega a mis labios una picara sonrisa, ahí estas y

no es el viento,

es tu cuerpo entrelazado entre mi cuerpo sin misterios, solo lienzos permitidos

seduciendo mis deseos.

Siento tu aroma, aquel aroma desconocido que me embriaga sin demora;

suavemente vas dejando breves huellas con tus besos.

Tiemblo y no respiro, no abro los ojos por miedo a perderte, solo saboreo

tu respirar sin detenerte.

Dejo que tus manos sean más atrevidas que el viento, dejo que mi locura

se pierda sin tormento.

Dejo que el viento nos observe con maliciosos pensamientos, dejo que mi desnudez

sea placer del mar abierto.

Respiro profundamente al culminar tus deseos, sonrió por sentirme saciada

de tus besos

y por fin me decido a dejar mis ojos al descubierto; me miro sola con el recuerdo

y el silencio,

un suspiro repetido me acusa de locura, y entonces solo sonrío de nuevo,

no te tengo conmigo saciando lo que quiero, pero impreso estas en mi piel,

más que el irreverente viento.

Por fin me levanto dejando que el cepillo inicie de nuevo su antiguo rito,

y tiemblo al cerrar mis ojos pensando en iniciar de nuevo

este gran deseo.

*Leo Mya Martínez es poeta latinoamericana

.

(15) Comentarios

  1. hablaste algún día de gratitud e ingratitud, no se que aplica cuando alguien te saca de un apuro que uno mismo pide, tampoco se que aplica, cuando alguien te ayuda a obtener tus bienes y mucho menos se que aplica cuando no te importa dejas a otros tus compromisos. La vida cobra donde menos imaginas manda por favor el teléfono de tu licenciado que es el que supuesta mente me va a pagar lo que me debes. Necesito hablar con el. Y el nombre de tus acciones tu misma lo sabes, en poesia o no significa lo mismo.

  2. No entiendo nada de lo que dices, Daniela… Por mas que releo tu mensaje debe ser cifrado, de esos de la CIA… Por acá nos conformamos con leer a gente como Leo y nos consolamos con una calentura de mente… Desde Miami, Leo, te pido que sigas escribiendo así, por favor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *