MI PADRE ENFERMÓ DE SUEÑOS – Por Miriam Reyes*

En el asfalto incandescente de cien mil mediodías caminadas, bajo el sol en vertical, perdió sus pies; y apoyado en sus rodillas sigue buscando el camino de vuelta a casa.

Mi padre sueña, rendido por el cansancio, que vuelve a su tierra…

Y planta sus piernas y le crecen pies jóvenes…

Y la savia de su tierra negra le alivia el dolor de las arrugas… y resucita sus cabellos muertos…

Luego, despierta en un piso alquilado a la ciudad de los huracanes de la miseria… y blasfema y maldice y no tiene amigos.

Escondido en la noche, papá llora por las certezas que lo defraudaron…

Miriam Reyes

* Miriam Reyes, poeta ourensana, fue emigrante en Venezuela

.

(4) Comentarios

  1. Nací en una aldea de Celanova y conocí, creo, al padre de Miriam en la Hermandad Gallega de Caracas… Si es el que yo digo ¡Era una gran persona! La historia es muy triste aunque la morriña es cierta. Saludos desde La Candelaria, el barrio mas gallego de Caracas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *