MUJERES Y SANDÍAS

Apuntes históricos para un Ocho de Marzo  

Por J. J. García Pena

El término calar tanto sirve de sustantivo como de verbo. Casi hermano de catar. En nuestros países platenses  lo solemos  emplear como equivalencia de reconocer un estado interno, físico o no, sondeándolo sin necesidad de dañar totalmente el recipiente.

Actualmente, la calificaríamos como

—-  “Una técnica medianamente invasiva, sin efectos colaterales significativos”.

Calamos (o catamos) las cualidades y sazón  de un queso, un pavimento, una intención, una conducta…  Algo así como lo que, en España, hace el perito catador de jamones ibéricos.

Hoy que, por suerte, nos vamos haciendo un poco  más racionales que antaño, será motivo de sorpresa para muchos escuchar o leer versos, ya trágicos, ya supuestamente graciosos, en los que se asimila el trato que, llegado  el caso, debiera darse  a las mujeres,   con la manipulación de sandías aptas  para satisfacción

de la clientela:  calarlas, previo a su mercadeo.

Analicemos dos letras y escuchemos a los portavoces de épocas tan injustas como crueles con las mujeres.

Si al escuchar al Varón del Tango, el uruguayo Julio Sosa, dando vida a Milonga en rojo, nacida de la muerte de “aquella china perjura” que pagó su pecado a “corazón destapado como sandía calada”,  sentís  que se te eriza la piel, no os abrigués ni te alarmés: es emoción pura. Estás ante el más expresivo cantor del Rio de la Plata.   Maestro inigualado en lo suyo.

Ignacio Corsini, el excelente y sensible  Caballero Cantor, por esta vez desciende al inusual e incómodo rol al que lo obliga la  “graciosa”  letra de Señor Comisario con su:

“Qué calá, calá, ¡ay, qué calamidad!

¡Calá esa mina! Calála, hermano, pa´ ver cómo está!

…porque hoy a las mujeres,

como a las sandias, hay que calar…”

Tranquilos. No os sulfurés contra letristas y cantores. También ellos fueron víctimas, a la vez que  victimarios, de su (nuestro) jodido medio social. No olvidemos que, gracias a sus oficios, entendemos de primera mano el cuándo,  el  cómo, el con qué y el dónde se maltrataba a la mujer.

El insostenible argumento de el por qué, es tema aparte.

Si sos de los que gustan  consultar los orígenes,  deberás rastrearlos en páginas santas, –pero  nada inocentes– de hace cuarenta siglos. Día más, día menos,  claro

Cuando las adúlteras morían lapidadas sin piedad.

Hasta que llegó un ser extraño y mal nutrido diciendo cosas raras y nuevas

El que esté libre de culpa que arroje la primera piedra...

Y los únicos en condición de  hacerlo,  ni podrían ni querrían levantar ni arrojar piedra alguna contra las dos lunas de leche y mimo que los saciaban día a día.

Ya verás, leerás y comprenderás: todo tiempo pasado fue peor. De nosotros, y solo de nosotros,  depende hacerlo mejor para todos. Respetar a la mujer es un buen comienzo y no depende de ley alguna. Tan solo de tu conciencia.

Entonces, no escuchés aquellos cantares sino estos otros más actuales cantados por mujer…

J

(5) Comentarios

  1. Non entendo moi ben o que queres dicir, García Pena, supoño que ti non te adicarás a cantar ises tangos que tanto nos queren as mulleres…

  2. Gracias por recordarnos que a lo largo de la historia fuimos seres inferiores. Por eso ahora vamos a la huelga y nos reivindicamos manifestándonos.

  3. Tranquila Ana: fixéchesme reír con ganas. ¿Yo, cantar? No tengo oído ni para cantar el Arroz con leche.
    Por el contrario, aunque conozco y amo tanto al tango como a la copla española, como testimoniales expresiones populares, analizo y divulgo algunas de sus letras para comprender el “fenómeno” del atraso patriarcal en nuestros países.
    Te recomiendo, en este caso, escuchar a Julio Sosa en Milonga en rojo,
    https://www.youtube.com/watch?v=lb4SA_wvyuo

  4. Gracias por recordarnos la maldad del hombre de todos los tiempos, pero esos cuadros aún se ven en la actualidad en este mundo por eso las mujeres seguimos en lucha.

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *