O Corgo

El agua de plata

El molino ya no muele, pero aún vive acompañado por la sinfonía del agua.

Bajo el viejo puente, construido en el entonces Condado de Falammosos, nos envía el río Neira la primavera renacida entre el agua de plata, para que en ella naveguen las emociones y los recuerdos.

Mientras, en otro lugar de O Corgo, el pescador observa el paso inacabado del agua del río Chamoso, creador de la belleza del entorno.

Ambos afluentes envían su caudal al Miño para que baile su danza junto al molino, como hizo siempre, antes de ser este espacio gran reserva de la Biosfera.

El agua de estos ríos hace reverdecer la piel de esta Tierra y es el verde, el color de la abundancia en el paisaje de O Corgo.

Porque de verde se pintan los prados y las leiras, que son el alma de este territorio.

La sinfonía del agua nos acompaña, una vez más.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *