O Covelo

El agua y el saxofón

Cruceiro de O Covelo, costeado por los emigrantes.

La música nacida en la aldea, en los hermosos palcos de Maceiras, tiene raíces profundas en el valle del Tea, donde aún se escucha el canto rumoroso del río a dúo con el saxofón.

Si el aserradero de Maceiras era la convivencia, la música de la banda que en estos palcos tocaba, era el fruto del esfuerzo generoso de las gentes del Condado y A Paradanta.

Hay en O Covelo rincones mágicos para gozar de la gran sinfonía natural. Y también espacios para el recuerdo imborrable de los ausentes, protagonistas de la grandeza de esta tierra donde el alma se llena de vida.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *