O Porriño

La ciudad de la piedra

El paisaje primigenio fue un hermoso territorio de graníticos  montes, en los que abundaban las rocas moldeadas por el viento. Pero aquel pétreo territorio fue quebrado por la acción del hombre para evitar los cataclismos sociales que obligaban a emigrar a sus habitantes.

Aquella fractura de la pétrea ladera sucedió en los inicios del siglo XX y fue el origen geórgico de O Porriño; su razón de ser como ciudad industrial.

Los yacimientos de Atios y Budiño  se convirtieron, desde 1928, en los mas importantes del mundo; y el granito rosa, es aún hoy el mejor embajador de la economía gallega.

Otros montes, tambien de piedra, son, sin embargo, excepcionales miradores del valle profundo creado por el río Louro, cuyas danzarinas aguas descienden próximas a la placidez de As Gándaras de Budiño.

Este humedal protegido es un pequeño paraíso de agua esmaltada de la que emergen juncos,  y patos salvajes y miles de aves de paso.

En medio de este valle de fuertes contrastes que llaman de A Louriña, emerge O Porriño, ciudad pujante, generosa, hospitalaria y abierta a una nueva realidad social, provocada por uno de los mas importantes focos industriales de España.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *