UN PAÍS CON INTERÉS GEOMÓRFICO

Hace más de cincuenta mil años, en Peña Trevinca podía verse un enorme glaciar de treinta kilómetros de longitud y quinientos metros de profundidad. Hoy sería la mayor atracción turística de Galicia.

En Ancares ocurría otro tanto, concretamente en el valle que desciende desde Piornedo por el cañón del río Ser hasta Vilaquinte.

Y en la sierra de Queixa, cerca de Vilariño de Conso, por donde transcurre hoy el curso del Cenza.

Así era la montaña gallega según cuentan los historiadores…

Hace ciento veinte mil años el clima era mucho más cálido que el actual y el nivel del mar se situaba dos o tres metros por encima del que hoy se aprecia.

Así lo indican estudios  realizados en la playa del Trece en Camariñas, en Touriñán y en Cabo Silleiro.

La costa gallega era entonces muy diferente a la actual.

De aquellos tiempos provienen algunos de los más espectaculares espacios naturales de Galicia, tales como…

Algunos montes graníticos, inmensos, de caprichosas formas como el del Pindo.

Grandes cañones provocados por el Miño y el Sil.

Lagunas al lado del mar, como Xuño o As Xarfas.

Sorprendentes cascadas como la del Toxa.

Acantilados que marcan la evolución del nivel del mar en la Costa da Morte.

O sistemas dunares únicos como el de Corrubedo.

El viento, el mar, los ríos o el hielo han sido los autores de este paisaje tan diverso, que dibujaron a lo largo de millones de años.

Todos estos espacios, recientemente catalogados e inventariados, son la gran Reserva Geomorfológica de Galicia.

Los investigadores de la Universidad de Santiago Augusto Pérez Alberti y Juan López Bedoya identificaron 67 espacios de interés geomórfico que han de preservarse y ponerse en valor como monumentos naturales que son. La lista de estos espacios naturales es larga y supone al menos 67 paisajes de enorme belleza y también, cómo no, de interés turístico…

Algunos ejemplos, además de los que ya hemos citado,  son los penedos de Traba, Pena Corneira, las marismas de Ortigueira, el sistema dunar del Trece, el cañón del Eume o las terrazas de O Ribeiro.

Prácticamente no hay municipio en Galicia que no tenga, al menos en su proximidad,  un lugar de interés geomórfico.

Los investigadores han elegido por el momento 104 lugares para incluir en la Red de Espacios de Interés Geomórfico de Galicia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *