PONTEAREAS, CAPITAL DEL CONDADO – Reportaje gráfico de KARLA HIDALGO

A Ponte dos Remedios

Este es el paisaje del alma, el que parte de la sierra dominante del Suido, donde nacen los ríos que fertilizan los valles, a uno y a otro lado de la montaña.

El paisaje del Tea, que crea a su paso espejos de agua para que naden los árboles y se miren los puentes del pasado.

El monte que respiramos en el espacio pétreo de A Picaraña desde donde se alcanzan cumbres y llano.

Los caminos que conducen desde O Sannomedio hasta los soutos y carballeiras.  Y hasta las cepas del buen vino en tiempo de vendimia.

El paisaje del alma es en O Condado el que brota del corazón del poeta de Meder para que renazca un verso.

Álvaro Pino «comprou un vespino» pero el ciclismo sigue en Ponteareas

Ponteareas es la capital de todo eso. Porque es el municipio dominante en esta comarca que se llama así,  O Condado. Quizá por eso el ayuntamiento tenga castillo en propiedad, aunque ubicado en Vilasobroso, lugar del pequeño Mondariz.

Pero sus huellas más antiguas las hallaremos en el Museo Municipal, donde se guardan descubrimientos arqueológicos paleolíticos.  Y sus orígenes galaicos están en el Castro de Troña, una de las acrópolis más importantes de Galicia.

Dicen que existió una villa romana en el lugar que hoy ocupa la iglesia de San Pedro de Angoares, sin embargo,  apenas quedan restos de la romanización, solo un puente, Pontecons, en la parroquia de Pías.

Con todo, la villa de Ponteareas creció en torno al Monasterio de Canedo, concretamente a ambos lados de lo que se consideraba el Camino Real.

Ponteareas es una villa Pétrea

En nada se parece hoy Ponteareas a la villa que tuvieron que dejar a principios del siglo XX cientos de los que aquí nacieron. Su desarrollo está marcado por su situación próxima a Vigo y a su periferia industrial, que hace más fácil un amplio mercado de trabajo y la convierte en ciudad dormitorio.

Hoy en día, Ponteareas es más una villa residencial que industrial o comercial, pese a ser cabecera de comarca.

Y si el municipio era en otro tiempo era punto de partida hoy es todo un ejemplo de solidaridad internacional. De Sudamérica ha venido mucha gente que nada tenía que ver con Galicia, especialmente de Colombia, de donde procede la mayor colonia.

También viven aquí gentes de otros países de Europa, especialmente del este. Su Conservatorio de música llamó la atención de excelentes jóvenes músicos, hoy asentados en distintas formaciones de la comarca y de otros lugares y ciudades de Galicia. Y también es elevado el número de gallegos retornados, algunos como triunfadores y otros en busca de la fortuna que se les negó a principios del siglo XX en estas tierras y que no pudieron encontrar en América.

De la emigración a Venezuela, el mejor ejemplo es Francisco Rodríguez, un pujante empresario hotelero que aún mantiene intereses en aquel país.

Freixa, playa fluvial contra veranos calurosos.

Y Ponteareas es la villa del Corpus y del Tea. De la tradición de alfombrar con flores las calles y del paisaje de A Freixa, playa fluvial para los veranos cálidos.

El Corpus es la fiesta de interés turístico nacional y el Tea es el río de leyendas bajo sus puentes.

El de Pontacons es romano, como te decía. La Ponte das Partidas está en Moreira y aún se celebra actualmente un curioso rito:

Las mujeres embarazadas que temen un mal parto pueden asegurarse aquí que todo será normal. Tratarán de cruzar el puente y encontrarse en él a un caminante; este deberá pasar a medianoche y rezar unas oraciones mientras la mujer arroja unas  monedas al río. Después, el marido le convidará a una cena. Si el niño nace sin problemas, el caminante será el padrino.

Otro entorno bellísimo de este río Tea es el que se enmarca en la zona del Puente de los Remedios, en la propia Villa. Es medieval y junto a él se halla una Ermita dedicada a la Virgen de los Remedios, que cuenta con muchos devotos.

Esta es la «Pedra do Equilibrio».

Para descubrir más leyendas hay que encaramarse al más emblemático monte del municipio, A Picaraña. Cerca de la carretera que accede a él está la Pedra dos Namorados. Cuenta la tradición, que las jóvenes en edad de casarse encontrarán el amor de su vida  si son capaces de arrojar tres piedrecitas sobre la roca y se quedan en ella depositadas. Si esto ocurre, habrá casamiento seguro.

A Picaraña es el mirador más visitado de esta comarca; antes de acceder a la cumbre nos encontramos con la Pedra Oscilante y ya arriba podremos disfrutar de un área de descanso, en el entorno de una capilla y un vía crucis.

Pero no hemos de olvidar que, desde Ponteareas, se accede fácil a la Serra do Suido, a los montes de A Cañiza y a la Paradanta, miradores excepcionales de estas tierras y poseedores de una enorme riqueza natural y ecológica.

 

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *