POR LOS ESPACIOS NATURALES DE LOUSAME

La capital de Lousame se llama Portobravo; pero el mar solo se alcanza desde los miradores del Barbanza, la gran sierra que preside, por un lado la ría de Arousa, y por el otro la de Muros-Noia. Si nos elevamos hasta el Iroite, el monte más mítico del municipio, enfrentaremos, al otro lado de este mar, el monte Louro.

Entre el Louro y el Iroite el Atlántico se calma desde su horizonte mágico para crear la belleza de la ría. Es lo que más atrae a los nuevos ícaros, que suben hasta este gigante de 690 metros de altura para iniciar sus vuelos de fin de semana y descender del cielo a la playa, conquistando la antesala del paraíso.

Los senderistas, sin embargo,  descubren aquí, paso a paso, el valor ecológico que despierta la pasión por el paisaje de interior; esa policromía natural de cada instante, según las nubes quieran posarse en la cúpula o pasar de largo.

El ciclista de montaña, no se queda abajo y busca el cansancio del ascenso por los viejos caminos, hoy de asfalto, que llevan a la cumbre, para tocar el cielo con las manos.

En el mirador de las rías se ve bien como es Lousame, este territorio verde del viejo Valle de Quintáns, donde se construyeron siete iglesias como símbolos cristianos de sus siete parroquias geográficas.

Vamos de paseo con Carmen Chao y Gloria Mascuñana.  

Un Comentario

  1. La fervenza de Toxosoutos es uno de los lugares mas bonitos de la Galicia de los mil ríos. El que no lo conozca no sabe lo que se pierde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *