Portocelo

Ventana atlántica en O Rosal

Cuna de percebeiros y percebeiras.

Portocelo se postra a los piés de los montes de A Valga y se baña en el Atlántico, creador aquí de la Costa de la Luz.

Desde el monte, el mar es un espejo cuando el viento de la tarde se entrega a la calma y en Portocelo se refugia el intenso fulgor de lo que aquí conocemos como lusco fusco.

Esta es cuna de percebeiros y percebeiras; que basta mirar al imperfecto rincón de sus espacios libres para percatarse de como las olas baten fuerte contra los bancos del marisco que mas sabe a mar, el rico percebe de O Rosal.

El municipio rosaleiro, cuya extensión mayor origina el mas fértil de los valles del sur,  se asoma por esta ventana de Portocelo al inmenso horizonte marino por el que pasan barcos que estrellan su proa en el océano, del que emergen y se surmergen, cabalgando sobre él ante la curiosa mirada de los caballos de Mougás.

La costa, sin embargo, es por aquí toda una sucesión de rocas gigantes y marinas, envueltas en el rumor mágico de las olas que braman, poco amigables y escupen blancura de espuma.

Pero el  mar se calma siempre al final de la tarde y Portocelo es el protagonista principal del diario rito en el que la sombra estalla hacia el sol.

Cerca de Portocelo están también Oia y Cabo Silleiro hacia el norte. Y hacia el sur, el monte Tecla, el estuario del Miño y el Portugal amigo.

Le llaman Portocelo por sus atlánticos atardeceres…

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *