PUERTOS DE VIDA EN LA COSTA DA MORTE

Hace más de dos siglos alguien escribió en una vieja publicación de la Costa da Morte:

“En una hermosa bahía,  frente a un puerto llamado Corme hay otro llamado Laxe, en el que entran embarcaciones grandes sin contradicción alguna; pues ni en la bahía ni en el puerto hay batería ni castillo que pueda impedirlo. Tienen estas buen surgidero y toda comodidad; el lugar tiene 84 vecinos marineros, y es muy frecuentado por pescadores de todas partes,  en especial por catalanes que también hacen aquí su pesca de sardinas para fuera del Reino».

Desde entonces, los puertos de Corme y Laxe sí han cambiado mucho y los catalanes solo vienen aquí de veraneo, atraídos por el encanto natural de una costa que te cautiva.

Dicen que de Laxe son los mejores mariñeiros y de Corme los percebeiros.   

El puerto de Laxe, sin embargo, es el refugio ideal para escapar de ese océano capaz de esculpir estatuas de piedra en acantilados impredecibles.

Aquí está la inspiración de la vida marinera y también la vida de una villa que también es veraniega y turística.

Por eso se fija en ella la ficción televisiva y toda gente que busque el auténtico sabor atlántico.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *