¿A QUIEN VOTARÍA FELICIDAD LAGE?

felicidad-103-anos

Me pregunto yo si habrá votado a Trump…

Tiene 103 años y los del martes fueron sus segundos comicios.  Felicidad Lage Lage lleva treinta años residiendo en Chicago pero hasta el pasado 2015 no le concedieron la nacionalidad. Fue su mejor regalo de cumpleaños, allá por el 18 de Marzo, cuando la primavera convierte en un vergel su Taboada natal.

fraga-rio-mandeo-2

Sí hombre, ese municipio de Lugo donde el paisaje es el alma de la vida porque construye la armónica belleza que genera el paralelismo de las formas artísticas, que en Taboada es frecuente, cuando caminas, encontrar un regato para refrescarte los pies y beber agua pura. Te salen al paso como los cruceiros en cada aldea que pasas, como si las aldeas buscaran siempre el agua o el agua a las aldeas.

Por eso Felicidad Lage nunca olvidó su tierra natal a pesar de los millones de pasos que la convirtieron en una gallega emigrante.

felicidad-lage-joven

Primero en la Argentina, en el gran Buenos Aires,  cuando su juventud le permitía trabajar en todo. Hizo especialmente de costurera, pero también fue niñera y dama de compañía de una de las artistas del momento. Quizá por esto, una de sus hijas, Alba Guerra, es actriz y cantante de notable éxito en Estados Unidos.

Felicidad tiene otra hija, dos nietos y seis bisnietos, pero ninguno conoce Vilariño de Abaixo, el lugar donde nació la abuela, en la parroquia de Vilela… Está a tiro de piedra del gran Miño, el espejo de agua de nuestra inspiración.

Por eso tuvo morriña a los 29 años de vivir en la calle Corrientes. Una crónica de la emigración dice que…

—– Desde su ventana vio pasar el féretro de Gardel y fue testigo de cómo se construía el Obelisco.

entierro-de-gardel

Cuando me empeñé en mostrarle al mundo desde la tele como era Taboada me contaron que del municipio habían partido 3.000 personas en la década de los cincuenta. Incluso conocí a uno de aquellos emigrantes. El hombre, José no recuerdo que más, me impresionó mucho con una frase…

—- Fuxín da miseria para seguir a levar unha vida miserable…

Estoy convencido de que aquella gente que se fue en busca de la vida dejó aquí el corazón.

Felicidad Lage volvió a la tierra cuando quedó viuda de su gallego de Pontevedra,  pero a los pocos meses se fue a Chicago, con sus hijos. Allí fue feliz hasta que esa manía suya de viajar la llevó de excursión a Orlando, en donde sufrió una caída con heridas en la cadera, en las costillas y en un pulmón.

Ahora ve el mundo desde su silla de ruedas y le recomienda a la gente…

—- No se calienten por nada, manténganse alegres, caminen mucho, tomen un vinito, y después… me cuentan.

Hace hoy un año que no tengo noticias de Felicidad Lage por eso me pregunto si habrá votado a Trump…

—– No. No lo creo, la gente de Taboada votaría a Hillary. Y Tita, como le llaman sus nietos, aún fala galego.

espiral-celta-firma-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *