Quiroga

La vida feliz

“Mi madre, María Jesús Carballo Suarez, embarcó en el Santa María en 1956 para venir a Venezuela. El viaje fue toda una odisea, según me contó y desde entonces nunca pudo volver al lugar donde nació, Quiroga, en la provincia de Lugo. Ahora vive malamente la vida en una silla de ruedas, soñando con ese lugar…”

El tunel de Montefurado brilla tanto como el oro que se llevaron los romanos.


Nos subimos en su honor al mirador de la villa, desde donde aparece la evidencia de la prosperidad perseguida. Porque en su Quiroga natal, María Jesús, hay hoy muchos signos de vida feliz.

Quiroga está en las orillas del Sil ya próximo a la Ribeira Sagrada, es la Puerta del Courel de Novoneyra y fue la villa del oro en los tiempos del Imperio romano.

Las aldeas cercanas son  su paisaje mas vivo a pesar de la dureza de la montaña, que es agradable sentir el viento de la cumbre frente a la devesa, en la vieja casa recuperada.

Montefurado es testigo del ingenio y de la codicia romana, de la que quedan notorias huellas, la principal el desvío del río. Hoy no hay oro, pero sí buscadores que hacen deporte imitando a los esclavos de Roma.

En la actualidad hay otro tipo de riqueza: la agricultura modernizada que hace crecer cepas del mencía mas sabroso, un vino que incluso tiene fiesta en Quiroga, donde se nota asimismo la gran influencia económica de la vuelta al hogar de los emigrantes.

Algunos gustan aún del sabor de un aceite muy especial que aquí se cultiva y se cosecha, mas como anécdota etnográfica que como producción rentable.

Pero si buscamos el plano cenital de la Villa nos daremos cuenta de que es el Sil quien la ha creado.

En Quiroga se elabora el aceite mas caro de Europa.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *