REVOLUCIÓN

Me contaron mis padres que hubo una guerra en España entre hermanos porque un dictador rompió las reglas del juego político. Yo viví los años posteriores de esa guerra, entre bocadillos de media tarde que repartía con mis amigos… e insignias de cartón que comprábamos por unos céntimos para el auxilio social.

Te digo que cuando miro hacia el mundo a través de esa ventana grande que es la tele de nuestros días, veo las mismas escenas de aquellos tiempos en los que unos pocos vivían a costa de un millón de muertos y otros muchos sobrevivían con su ingenio y con lo que les mandaba su gente desde Montevideo, Buenos Aires, Santiago de Chile, Río de Janeiro, Bahía, Caracas, Panamá, Santo Domingo, México…

Esta semana volvió a subir el paro y solo Vigo, de mis ciudades, rebaja la cifra. Cáritas ha batido todos los records en sus comedores sociales y en las puertas de los supermercados aún hay pobres de solemnidad que solo piden comida.

Sin embargo, salen a la luz corruptos escondidos debajo de las alfombras de palacio y cada día nos cuentan mas fechorías de gobernantes, banqueros y emprendedores.

Por eso esta semana he querido que me preste su voz Amaral para poner el grito en el cielo, en la tierra y en los mismísimos infiernos.

Venga, dale al play.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *