Rois

El Sar y cien regatos provocan la poética de la naturaleza

Regato de otoño en Rois camino del Sar.

He aquí la belleza que converge, con naturalidad,entre la media montaña y el verde valle que riega el  Sar, y cien regatos que lo alimentan, tras serpentear laderas de carballeiras desnudas de invierno.

Rois es así. Montes verdes y húmedas fragas. Aldea pequeña junto al Castro Lupario. Pazo romántico. Cruceiro en el camino. Verde golf. Fervenza de agua de montaña. Viejo molino que ya no muele…

El trayecto que elijamos estará siempre rodeado por un jardín natural, estancia iluminada cada día por una luz diferente.

Y esa atmósfera de nieblas tan misteriosas provoca aquí la poética de la naturaleza. La misma que inspiraba a Rosalía.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *