SÁNCHEZ CORBÍ, EL JEFE DE LA UCO

LA SENSIBILIDAD DEL HOMBRE QUE COMANDÓ LA INVESTIGACIÓN DEL CASO DIANA QUER

—– Cuando te arrebatan lo que más quieres tienes que decidir si vas a ser capaz de seguir viviendo con el dolor que llevas en el alma y ese vacío inmenso que rodea tu vida.

Este hombre, el coronel Manuel Sánchez Corbí, decidió seguir viviendo. La sociedad debe de agradecerle su decisión porque, a pesar de perder a una hija el 10 de marzo de 2016,  continuó su lucha contra los malos desde la Guardia Civil.

Es el comandante en jefe de la UCO, la unidad que se ocupa de los casos más difíciles y complejos, en los que se incluyen los protagonizados por los corruptos. Acaban de resolver el asesinato de la joven Diana Quer.

Tras la aparición del cadáver en el pozo de la nave de Asados, Corbí no lo dudó. Marcó el teléfono de Juan Carlos Quer para contarle como sigue la vida tras la dolorosa pérdida de una hija. La conversación fue larga pero seguramente el padre de Diana agradecerá posteriores encuentros personales con este vallisoletano de 55 años al que ya le está eternamente agradecido por haber dado caza al salvaje depredador que mató a su hija.

Una vez resuelto uno de los crímenes más complejos de los últimos años, Manuel Sánchez Corbí ha regresado a su despacho, en el edificio de la UCO, cercano al aeropuerto de Madrid Barajas. Encima de su mesa tiene cientos de casos de desapariciones y pocas veces podrá olvidar que es, por encima de todo, el padre de Laura y Alejandra. De ahí su especial sensibilidad.

Para mí es un personaje único al margen de sus múltiples condecoraciones y de estar considerado uno de los cerebros de la Guardia Civil. Esa es la impresión que me dejó tras una rueda de prensa en A Coruña, en la que contó los pormenores que pudo del asesinato de Diana Quer.

Supongo que días como ese compensan el asqueo que le debe entrar a uno cuando se sumerge en las cloacas del Estado y le pone cara a los ladrones que saquean las administraciones públicas.

El coronel dice que los malos tragos van en el sueldo y yo afirmo que por algo lucirá esas cinco cruces al mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo y la Legión de Honor francesa que lleva en su uniforme.

Pero es que Corbí es viejo lobo que ya lo dio todo en la lucha contra ETA.

Sobre aquellos años ha escrito mucho en los fines de semana que pasó encerrado en casa de su madre en un pequeño pueblo de Salamanca. Dos libros recogen sus escritos, “Sangre, sudor y paz” y “ETA, historia de un desafío”. Conviene leerlos para conocer el verdadero significado de aquel enfrentamiento y el sufrimiento de tanta gente.

De aquella lucha también guarda agradecimientos, especialmente el de José Antonio Ortega Lara. Corbí fue el capitán que descubrió el zulo en donde ETA le mantuvo secuestrado 532 días.

Sus amigos dicen de él…

—- Tiene poco que ver con lo que parece.

Y su gente, los agentes de la UCO, mucho le agradecen su confianza y que les preserve de las presiones que él recibe, sobre todo por algunas de las investigaciones que se traen entre manos referidas a políticos.

Lo curioso es que, pese a ser estoico como militar y dicen que un poco antiguo en el trato, necesite la naturaleza para pensar, montar a caballo y marcarse de vez en cuando unos pasos de salsa. 

    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *