Santo Domingo

Una bella rúa ourensana

Fue tan grande el amor que mi padre me transmitió por su querida Galicia que hoy me siento mas gallega que argentina, pese a haber nacido aquí…

Tengo 74 años y cada sábado lloro de emoción ante el televisor por haber tenido que abandonar el sueño de visitar Galicia, un sueño largamente acariciado y nunca concretado…” (Lucila Borrajo. 2009)

Iglesia y rúa de Santo Domingo con la fuente de la  Plaza do Ferro.

“La vieja Auria enraíza su núcleo antiguo en la inferior pendiente de las cuestas graníticas del Montealegre, en declive hacia el pequeño valle del Barbaña.

Creció sin embargo hacia el Miño y se desarrolló en la modernidad hacia el Loña”.

Así definía Ourense Otero Pedrayo, que vivía muy cerca de la Plaza del Hierro, de donde parte la calle de Santo Domingo en busca del Parque de San Lázaro, su final.

Es tan céntrica que es la paralela de la calle del Paseo y está muy próxima a la Catedral.

Su padre, Lucila, fue bautizado en esta iglesia parroquial de Santo Domingo. Aquí existió un convento dominico pero solo se conserva el templo, del siglo XVII, de estilo renacentista y curiosamente orientado al revés.

La iglesia es lo mas significativo de una calle señorial, antigua y desde la que se accede al casco histórico de Ourense por la ya mencionada Plaza del Hierro, cuya fuente es una de las postales tópicas de la ciudad de las Burgas.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *