SUCEDIÓ ESTA SEMANA – Edición 460

Insomnio. La noche en vela. Soy un despierto capaz de no dormir hasta que el sol pone las calles…

—- ¿La radio?

—- ¿Lo notas?

Dialogo con mi otro yo entre sábanas blancas. No tiene lógica.

—- Es que tú te arrepientes de venir para la City.

—- No, es que estoy confinado, como tú.

Por madrugar no amanece más temprano. Se lo decía mi abuela a mi padre, a eso de las seis de la mañana, todos los días, aquellos últimos de la existencia de Mamá Ramona, que casi llega a los cien si no se hubiera roto aquella maldita pierna.

Mi padre tuvo Parkinson en aquella época en la que los fármacos te dormían. Algunas madrugadas aún lo veo sentado en una silla de las normales, a la sombra del peral, echando mil y una cabezadas. Por eso madrugaba. Porque dormía de día. Fue un buenísimo padre y sin duda la mejor persona del Ourense señorial.  

Te cuento esto porque cuando no duermes de noche te dormirás de día y a mí me está costando hoy que mis ojos se fijen en el teclado.

—- ¡Estas dormido!

—- No, estoy durmiendo.

—- Es lo mismo…

—- No, no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo.

(Respuesta mítica de Cela a su compañero, el diputado de al lado, cuando el escritor ejerció de Procurador en Cortes).

¡Qué personaje Cela!

—- Oye… ¿Y qué será de Marina Castaño?

—- Estará también confinada, pero en mansión.

Ya es sábado y yo espero comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para contarnos otra película de terror…

—- ¿De qué irá hoy?

—- De quince días más en el pisito.

Pero, te digo, mi primera lectura del día es una reflexión de mi hija Betty en el Facebook: es tan cariñosa y tiene tanta fuerza que no hay cuarentena que se resista. Me dejó una canción para ti, de esas que le ponía en casa cuando aún no sabía quien había sido Salvador Allende…

—- ¡Chissst! ¡Escúchala! Con el recuerdo de aquella pesadilla en Santiago, el de Chile, te creerás que estás soñando… despierto.

DIA 22 EN ESTADO DE ALARMA – Sábado, 4 de Abril.

En esto me entero de que, en Galicia, el equipo epidemiológico habitual elegido por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lo ha hecho muy bien…

—- ¿En serio?

Sí, no es información de la Secretaría Xeral de Medios sino de Madrid, del Centro Nacional de Epidemiología. Hoy nos han levantado la paletilla contándonos que este Covid-19 nuestro, el de los gallegos, tiene una tasa de mortalidad del 2’3% de los contagiados, la más baja de toda España menos Ceuta.

—- Es decir, que nuestro coronavirus mata mucho menos que el de Madrid, por ejemplo.

La media nacional es del 8’5% y en Madrid hubo un momento que se llegó al 25%. Además, si bien los expertos gallegos aseguran que aún no hemos llegado al pico famoso, los epidemiólogos del Ministerio opinan que estamos a punto de hacerlo. Afirman que, en los últimos quince días, el aumento de nuevos contagios fue de una media del 7’92%; y el último dato, el de hoy, dice que el número de casos solo alcanzó un 5’8%, señal de que desciende la pandemia.

Este es el parte facilitado por el SERGAS y el Ministerio de Sanidad, en el día de hoy…

Galicia:

Casos: 4.926

Fallecidos: 168

Recuperados: 531

España:

Casos: 124.736

Fallecidos: 11.744

Recuperados: 34.219

DEL TERROR AL OPTIMISMO

No es por nada, pero si relees lo que te conté la semana pasada sabrás que le adiviné el pensamiento al presidente Sánchez, porque te anticipé estas decisiones de su Gobierno, que hizo públicas hoy sábado, en su ya habitual conferencia de prensa de los fines de semana:

—- Prorrogar el estado de alarma hasta, cuando menos, el 26 de abril.

—- Desde el día 9, las empresas de la construcción y las grandes industrias podrán volver al tajo.

—- Pedirá a todos los partidos políticos “nuevos Pactos de la Moncloa” para llevar a cabo la reconstrucción nacional.

Y estas fueron las explicaciones “didácticas” de Sánchez, el presidente:

—- ¿Por qué no solicitamos más tiempo? Porque estaríamos sentando un precedente. La Constitución en su artículo 116 habla de prórrogas de 15 días y hemos de rendir cuentas ante el Congreso de los Diputados.

—-   Les anuncio ya que vendrán más días de Estado de Alarma, pero no los mismos, empezaremos a hacer esa transición y a recuperar algo de nuestra vida económica y social.

—-  En los próximos días se doblegará la curva y se dejará atrás el pico. Estamos cerca de alcanzarlo. Pero ahora toca de nuevo implorar sacrificio, resistencia, moral de victoria.

—- Pronto empezaremos a hacer esa transición y a recuperar algo de nuestra vida económica y social.

Pedro Sánchez, el presidente, rehuyó un fin de semana más del debate político, algo que a la gente le importada nada, a la vista de la que sigue cayendo, pese a tanto optimismo. 

Otro sí: el jueves (por cierto, santo) se celebrará el pleno de la prórroga en el que el gobierno tiene seguros los votos del PP y de Ciudadanos, pero no los de la izquierda, incluidos los de sus socios de gobierno, con los que el ala económica del consejo de ministros sigue manteniendo duras discrepancias.

DECRETO EL LUTO CULTURAL

A pesar de todo, el alba no llegó hoy para el genio. Quiso irse al espacio esta madrugada, mientras yo contaba ovejitas. Luís Eduardo Aute, que ya trató de tú a la muerte aquellos meses en coma, en 2016, no resistió el último infarto. Estaba bien protegido contra el coronavirus, pero su corazón, su única debilidad, se paró a lo bestia. Por él, por lo que tanto nos dio a todos, permíteme que hoy decrete el luto cultural. Tenemos tiempo para dejar que su música penetre en nuestras conciencias, una vez más; que con ella pecamos, de ella disfrutamos y con ella nos rebelamos. 

Aute, poeta, músico, pintor y cineasta era de mi quinta, la de todos los nacidos en 1943. Nos deja una herencia cultural impagable que, por fortuna, no ha muerto.

«Escribí «Al alba» los días previos a los fusilamientos de septiembre de 1975 y con mucha urgencia. […] La verdad es que no tuve que pensar mucho, salió del dolor.»

(Luis Eduardo Aute).

DIA 23 EN ESTADO DE ALARMA – Domingo, 5 de Abril.

Es domingo y no hubo alborada en la City. Lo sé porque… hoy sí he dormido bien, muy bien. Hasta madrugué para asomarme a la ventana. Lo hago por rutina, no por curiosidad de jubilado.

Don Felisindo, aquel cura bonachón de mi Cudeiro natal, siempre me decía…

—- ¡A quen madruga Deus o axuda!

¿Sabes? Mirando como llueve pienso en las vueltas que da la vida.

Cuando estaba próximo a los quince llevaba dos años acompañando al buen cura a Vilar de As Tres, cuya iglesia también atendía porque, en los años cincuenta, “ya había falta de vocaciones”.

Yo cantaba medianamente bien porque era del coro de los Salesianos y don Felisindo Grande Seara, -el gran amigo de mi abuela y de mi madre, confesor de mi padre y de toda mi religiosa familia-, me pedía el favor de que cantara en sus misas aquellos cánticos que hoy tengo olvidados.

De mi garganta salían entonces cantos-plegarias mientras pensaba en que a Dios –que tenía a favor a muchos de los grandes músicos del mundo- no podía gustarle aquella voz de niño repipi.

Pero no podía negarme.  Todos apreciábamos mucho a don Felisindo. Se decía que el buen cura salvó a algunos de sus parroquianos del terror de la dictadura de Franco en aquella postguerra.

Sesenta y tantos años después aún me pregunto por qué derivé en un agnóstico cuando tenía todas las papeletas para haber sido, cuando menos, diácono… (Yo nunca podría aspirar a ser cura porque no podía ni con el latín… ni con el voto de castidad).

—- Debieron de ser las “malas compañías” y los “libros prohibidos” que tu madre escondía en el fallado. Porque ella era religiosa… pero tenía mucho de marxista, como los curas obreros de Madrid.

Aunque me parece a mí que, los agnósticos autodidactas lo somos porque leímos muchas novelas, algunos libros de Filosofía y nunca nos interesó la falsedad de la Teología. La Biblia que estudié aumentó mis dudas existenciales porque la considero la mejor ficción de la historia.  

El caso es que esta mañana ni Dios nos libra de pasar un día más en casa que es a su vez un día menos y que así sea. Es más, a medida que te metes en lo puramente informativo no oficial, sigues sin poder echar a la mosca de detrás de la oreja porque no coinciden las afirmaciones de algunos expertos con la de los informantes gubernamentales.  

Por ejemplo, Sergas y Ministerio nos dicen que las cifras de la pandemia a día de hoy son estas:

Galicia:

Casos: 4.926

Fallecidos: 206

Recuperados: 531

España:

Casos: 130.759

Fallecidos: 12.418

Recuperados: 38.080

Pero podrían ser otras las cifras de los contagiados por el coronavirus en España y en Galicia: un grupo de investigadores españoles han desarrollado un simulador informático que recrea la propagación del Covid-19 en Europa. Se llama “Epigraph” y permite estudiar la evolución de la enfermedad en función de parámetros como el clima, las políticas de distanciamiento social y el transporte.

Los datos que aporta este simulador me ponen los pelos de punta:

En España las personas infectadas superan los tres millones, incluyendo las asintomáticas, pero si no se aplican bien las medidas del distanciamiento podrían llegar a ser 14 millones en una segunda ola que dicen llegará más allá de octubre.

En Galicia el Sergas da cuenta hoy de 4.926 contagiados pero el “Epigraph” afirma que realmente hay 137.000 casos.

El simulador basó estos sus datos en los estudios llevados a cabo en las 62 ciudades principales de España, de las que tres son gallegas: A Coruña, Ourense y Vigo.

Me da que seguiremos confinados –por lo menos nosotros, los que nos dicen de riesgo- hasta que se descubra esa vacuna que Pedro Duque, el ministro astronauta, “garantiza” saldrá “pronto” de las investigaciones que están realizando los científicos españoles.  Como lo dijo con esa sonrisa que tiene de niño prodigio, me aferraré a su optimismo, continuación del que mostró el presidente Sánchez ayer.

Hoy, mientras miro aparvado las gotas de lluvia en los cristales, pienso en una mítica frase del Dr. Frame, que se conoce al dedillo toda esa parte cuasi literaria de los fenómenos paranormales documentados en televisión:

—- Somos proporcionales a nuestro planeta que es una canica en el espacio.

Manuel lo resume así:

—- ¡Somos unha cajadiña dun can!

Y como yo soy un buen lector, les contesto…

—- Somos lo que somos.

DIA 24 EN ESTADO DE ALARMA – Lunes, 6 de Abril.

Me toca “revisión de tuberías” pero como estoy confinado desde hace 24 jornadas y el SERGAS apagó Internet para la cita previa, no sé qué hacer…

—- Llama al teléfono de tu Centro Médico.

—- Ya lo hice, pero nadie responde.

Así que allá voy, pisando las calles vacías, sin guantes pero con las manos metidas dentro de las mangas de la rebeca y una bufanda vieja alrededor de la cara. No hay ni un alma en las calles de la City. Menos mal que me acompaña el Dr. Frame, que me da seguridad porque me habla de otras cosas y no del coronavirus; el bichito, cuando eres mayor y arrítmico, acojona.

—- Ya estoy aquí. Voy a entrar y luego te cuento…

Lo de menos es la decoración. Hay tres personas debidamente distanciadas para pedir cita en recepción, donde dos auxiliares me sitúan, me informan, me dan guantes y mascarilla, me tratan con mimo y me conducen hasta el despacho de Silvia, mi ángel de la guarda.

Me hace las pruebas y está todo bien…

—- Tú estás bien… ya veo. ¿Y Jovita?

—- ¡Bieeeen!

En esto se abre la puerta y allí está mi buena doctora sonriendo como siempre, detrás de su mascarilla, preguntándome como me encuentro e interesándose por Gloria.
Esta es mi gente más entrañable, capaz de emocionarte con una simple sonrisa y de transmitirte los ánimos que necesitas cuando por las mañanas analizas los datos oficiales de la pandemia.

¡Qué gran lección nos está dando el colectivo sanitario! Con todo lo que se les vino encima y aún reparten sonrisas. Hay que ver como esconden los miedos y como, encima, aún son capaces de transmitir tranquilidad al paciente.

Jovita, Silvia y toda su gente que también es mi gente, son todo un ejemplo para la sociedad en la que vivimos. Esta mañana me hicieron reflexionar lo suficiente como para que me indigne esa parte del colectivo periodístico, el de plató iluminado con lámparas par, que se dedican a hacer política en vez de a comentar lo que pasa.
—- Pasa de ellos y quédate con los chicos que están a pie de calle, jugándosela…
—- Eso haré, eso deberíamos de hacer todos.

Pero la noticia del día en mis predios es la del compostelano detenido por robar material sanitario por valor de cinco millones de euros. Tenía controlado el almacén de una empresa ubicada en el Polígono del Tambre y se llevó de él productos y enseres para la sanidad, inmovilizados por las autoridades judiciales por una quiebra.

El ladrón se llama Javier Conde Fiestras, nacido en Silleda y no tuvo nada que ver con la empresa a la que pertenecía el material robado, Oxidoc, quebrada en el 2013 como consecuencia de la crisis económica. Se trata de un hostelero que tuvo un bar frente al Parlamento. 

Su principal objetivo era un lote de dos millones de mascarillas para hospitales y centros médicos allí almacenados. La Policía Autonómica lo identificó por las cámaras de seguridad del complejo industrial y por el testimonio de varios testigos.
Según la Policía este elemento estuvo en contacto con otro empresario portugués y solo cuando le garantizó la compra efectuó el robo.

Lo curioso es que el delito fue cometido antes que el Gobierno declarase el Estado de Alarma. El tipo declaró ante la jueza que lo único que robó fueron las mascarillas y que solo ganó en la operación 60.000 euros. Quedó en libertad con cargos.

—- Como si fuera una película de terror… en esta pandemia hay malos y buenos. ¿Y qué cifras ofrecen los partes de hoy…?

Galicia
Casos: 5.175
Fallecidos: 224
Recuperados: 587
España
Casos: 130.759
Fallecidos: 12.418
Recuperados: 38.080

Los ocho fallecidos en Galicia en las últimas horas eran también pacientes de otras patologías y sus edades oscilan entre los 72 y los 93 años.

—– ¡Nos vamos a quedar sin abuelos!

Lo que me indigna es que hasta para morirse existan “viejos gamma” porque así valora alguna gente a los abueliños que fallecen en las residencias de ancianos. Lo digo porque a la hora de dar el parte, te aclaran:

—– En estas cifras también se incluyen los ancianos que murieron en las residencias.
Y te quedas pasmado preguntándote…

—– ¿Pero qué pasa? ¿Esa gentiña que cae como moscas en las residencias de mayores es de otro planeta?

Un último apunte. Dice el muy prestigioso neurocirujano Javier Bandín…

—- No basta con recomendar la mascarilla, debe ser obligatoria. En Asia lo hacen y tienen buenos resultados.

Lo que no sabe el doctor es que, a día de hoy, nadie encuentra mascarillas en las farmacias españolas, por eso solo se recomiendan…

—- ¡Que tengas un buen día de enclaustramiento!

—- ¡Lo mismo te digo!

MAS LLUVIA

¡Uff! Esta lluvia parva me dejó dormir demasiado y casi no me levanto a tiempo para reflexionar contigo. A nadie le va a preocupar que hoy llueva e incluso que se empape la tierra, porque…

—- Aún tardaremos por lo menos 19 días en volver a pisarla.

—- Te veo bajo.

—- No, solo embotado. Dormir demasiado y no recordar lo que sueñas es uno de los absurdos de nuestros hábitos humanos. Es que nos perdemos la mitad de nuestras vidas durmiendo…

—- No, descansando, es decir, haciendo lo que nos pide el cuerpo. Ganamos salud.

—- Se ganará pero mira que me cuesta hoy escribir cuatro letras.

DIA 25 EN ESTADO DE ALARMA – Martes, 7 de Abril.

La sensación de que esta mañana va a ser más breve que de costumbre me obliga a suspender las llamadas previstas para daros los abrazos telefónicos, así que os ruego a todos que os conforméis con los virtuales que os llegan a través de estas nuevas tecnologías, que nos permiten estar juntos en la distancia, como quiere el Gobierno.

—– ¿Cómo serían estos días de confinamiento sin Internet?

La Red resiste bien para el ocio y para lo esencial. Creo que en conocimiento, en servicios públicos y en solidaridad les ganamos a los del norte, a los del este e incluso a los del oeste. Nuestro sur, ya se sabe, es África, que parece no existir también en este momento en el que la muerte se pasea por los cincos continentes.

—– ¿Te imaginas como estarías si te hubiera tocado en suerte nacer en Somalia?

Deberías pensar en lo afortunado que eres viviendo como vives, confinado sí, pero protegido por un magnífico sistema sanitario público a cuyos trabajadores  aplaudimos, todos los días, a las ocho en punto.

Para sentirte más a gusto fíjate en Lulú, la chica rubia platino que ayer cumplió 110 años y sus vecinos le mandaron una tarta para que soplara las velas. Si te quedas en casa también tú puedes llegar más allá de los cien…

Esta mañana quiero anotar, bien anotado, un pensamiento en alto de Antoni Trilla, uno de los figuras del Hospital Clínico de la Universidad de Barcelona-IS Global…

“La inmunidad de grupo es un concepto importante en epidemiología. Indica que si una parte amplia de la población esta inmunizada el resto no inmune está razonablemente protegido.

Para pasar del estado de susceptible (me puedo infectar y enfermar) al estado de inmune (ya no puedo infectarme) hay dos vías principales: sufrir la infección de forma natural y recuperarse o recibir una vacuna efectiva contra la enfermedad. Ante la Covid-19 ahora solo es factible la primera opción. Asumimos (sin el grado de certeza que nos gustaría) que las personas que han sufrido la Covid-19 tendrán inmunidad y no contraerán la infección de nuevo, al menos de momento”.

Aférrate a este pensamiento para que tu cuarentena sea más llevadera, que hay mucha “fake news” por la Red afirmando que este virus es inmortal. El Covid 19 también se muere y el futuro, el nuestro, se nos presenta optimista: lo venceremos y volveremos a la normalidad. ¡No hagáis caso a los agoreros!

Hoy,  los datos –a pesar de ese ligero repunte del número de muertes en España– nos hacen pensar que no está tan lejos el final de esta pesadilla…

Galicia:

Casos: 5.342

Fallecidos: 246

Recuperados: 610

España:

Casos: 140.510

Fallecidos: 13.798 (743 en las últimas 24 horas)

Recuperados: 43.208

PUNTO Y APARTE

Me gusta el fútbol. Soy un aficionado medio, de los de un partido a la semana. Disfruto con el fútbol gallego… cuando no sufro. Pero ese criterio de que el negocio de este deporte es esencial para el país me indigna.

—- ¡Importa una mierda que siga la Liga!

—- ¡Y la Champions League!

—- ¡Y la final de la copa!

Lo que realmente importa es la salud de todos: aficionados, empleados de los clubes, futbolistas, árbitros, periodistas, fotógrafos y trabajadores de la tele. Con o sin público en los estadios es una temeridad disputar cualquier competición si el coronavirus anda por el medio.

—- ¡Que nadie se atreva a poner fecha a la vuelta a la anormalidad de ese fútbol negocio hasta que cese la pandemia!

Por cierto… ¿Sabías que hay futbolistas que ganan de sueldo al año lo mismo que veinte investigadores científicos y diez médicos especializados en epidemias?

—- Hombre, Messi…

—- No, no… No me vengáis con lo que genera porque el dinero no es más importante que la salud.

Espero que cuando pase todo esto se acaben para siempre esos traspasos de cientos de millones y el futbol vuelva a ser un deporte y no una industria, como dice el presidente de la Liga.

De lo contrario, si todo sigue igual, yo me daré de baja antes de que se me ponga cara de tonto. ¡Y tú deberías hacer lo mismo!

Venga… ¡Hazme el favor de tener un feliz día de cuarentena!

Día de sol en la city aunque a nadie le importa.

Dijo no sé quién -¡hay que ver la cantidad de científicos que hay en España, a pesar de los pesares- que cuando el confinamiento pasa del día 25 ya ni lo notas…

—- Como quiera que ya has adquirido algunos hábitos diferentes a los de antes ya ni ves las paredes de casa y te fijas solo en el trocito de cielo que alcanzas desde el balcón.

—- Será así. Los expertos son muy expertos.

Pero  Buenafuente y yo tenemos la cabeza llena de pájaros. Andreu escucha mirlos en su barrio madrileño y los llama silbando una melodía inapreciable. Lo mismo que hacía yo en Carreira. Cuando el silencio callaba los sonidos de la aldea llamaba a mis pájaros cantores con un arrechouchío y entonces ellos entonaban la gran sinfonía de la mañana.

—- ¿Los extrañas?

—- Si, claro. En la rúa del Poeta da Mahía el sol de primera hora solo trae el “roac-roac” de las aves torcaces. Y claro, eso ni es canto ni farrapo de gaita.

DIA 26 EN ESTADO DE ALARMA – Miércoles, 8 de Abril.

Hay una pequeña diferencia entre A Coruña y Vigo, las dos grandes ciudades de Galicia. Mientras en el norte están pensando todos en que se les puede fastidiar el San Xoan en Riazor el 23 de julio -que lo más probable es que no se celebre- en Vigo hace días que suspendieron el Marisquiño y no pasa nada, que ya llegará el 2021. 

Sin embargo la economía sí preocupa y mucho en el sur donde ya le dan vueltas a la recuperación. Sobre todo quieren evitar que el gigante “Amazon” se trague al pequeño y mediano comercio. Por eso crearon su propia distribuidora y ya hay 170 negocios que cuentan con este servicio y que te llevan la mercancía a domicilio.

—– Por favor, utiliza la distribuidora viguesa Dbarrio, conéctate a la modernidad a través de lo nuestro y no hagas aún más rico al hombre más rico del mundo.

La protagonista del día es la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que nos ha metido un chute de optimismo:

—– A partir del día 26 de abril se va a desarrollar la desescalada, la forma en que progresivamente, de manera ordenada, los ciudadanos podrán ir recuperando su vida normal y la ocupación de la calle, de las plazas, de los parques.

El Ejecutivo lleva muchos días ya dándole vueltas a las medidas de transición que aplicará a partir de que finalice la segunda prórroga del Estado de Alarma. Pero cuidado que siempre añaden dos coletillas…

—– Estará todo muy controlado. De momento, no podemos dar nada por hecho.

A lo que no responde la ministra es al clamor de la ciudadanía y los empresarios pidiendo que se aplace el pago de impuestos. Montero de este asunto no sabe y no contesta.

Los expertos del comité gallego han aconsejado a la Xunta que celebre las oposiciones del profesorado en junio; opinan que es factible celebrar esas pruebas de acceso que suelen reunir en Silleda, en su recinto ferial, a más de cinco mil aspirantes a obtener plaza fija en la Consellería de Educación. Todo lo contrario de los vascos que no ven posible la celebración de esos mismos exámenes antes del verano.

Mientras, en Bruselas, nadie ve cerca acuerdos para acometer la crisis entre todos los países de la UE. Los del norte se siguen oponiendo a la emisión de los llamados bonovirus y por el momento no hay entendimiento en ninguna de las medidas económicas que hay que tomar en conjunto por culpa de esta nueva crisis económica que se nos avecina. 

—– ¿Y cómo van las cifras de la pandemia?

Como diría un amigo mío, mosqueantes: en las últimas 24 horas murieron 757 personas… aunque suben las cifras de recuperados.

Galicia:

Casos: 6.381

Fallecidos: 265

Recuperados: 688

España:

Casos: 146.690

Fallecidos: 14.555

Recuperados: 43.208

PASO A PASO

Anoche, en la radio, El Faro iluminaba nuestros pasos justo cuando mis ojos se cerraban y mi mente penetraba en esos sueños que nunca me deja recordar.

Pensé que también a mí me gustaría contarles a los oyentes algunas de las aventuras que viví en el país y aún más allá de la cordillera y del gran océano, pero el silencio se imponía a la noche y no era cuestión de despertar a mis dormidos amores.

Así que decidí retroceder al pasado, yo solo, con mi pensamiento único; y contaros hoy algún recuerdo… relacionado con lo que nos está pasando.

¿Y sabes? Vino a cuento aquello de que cualquier tiempo pasado fue peor; de pronto vi al anciano nonagenario que salía entre aplausos del hospital ya libre del cornavirus y decía…

No se pasa bien. En la UCI estás al lado de la Muerte. Pero deberíais de saber que una guerra es peor. Y una postguerra mucho peor. Esto que nos pasa es solo una enfermedad que tiene cura. Muere mucha gente, sí; pero la cifra de fallecidos no llegará nunca al millón, como en mis veinte años”.

La postguerra… ¡Cuantas historias! Desde muy jóvenes, los ourensanos curiosos aprendimos a encaramarnos a los picos y peñas de la sierra de Queixa, para alcanzar desde ellos increíbles historias de “fuxidos”, al mismo tiempo que admirábamos la grandeza de este paisaje, que aún hoy resulta sorprendentemente desconocido.

Los “fuxidos” escribieron páginas de heroica resistencia en la postguerra española, luchando cuerpo a cuerpo contra los guardias civiles de la dictadura. Guerrilleros de alma y vida, los “maquis”, aventureros y soñadores, convirtieron las tierras del abuelo en un campo de batalla.

Evoco esta vez el caso de A Edreira, pueblo abandonado en el que están escritas con sangre páginas de nuestra historia que aún nos recuerdan las rudas paredes negras, único resto de la única casa de la pequeña aldea.

Aquí vivió solo una familia, la de Francisco Galán. Y lo hizo hasta que sonaron los cascos de los caballos de la negra sombra, en el camino empedrado…

Aquella fue la noche más trágica de la sierra…

Cuando Francisco Galán fue ejecutado por los civiles… y su casa incendiada.

Porque Galán daba cobijo y apoyo  a los “fuxidos”, románticos protagonistas de las desiguales luchas de la sierra.

Es una historia trágica que engarza con otra anterior la del abuelo Francisco: se fue, recién estrenado el siglo XX, a las Américas de Cuba. Y de la isla, al nuevo continente… Conoció la joven Caracas, el bullicioso Río de Janeiro, la inmensidad urbana de Buenos Aires… para poner fin a su errante vida en un pequeño negocio de la uruguaya Punta del Este, en cuyo cementerio está enterrado…

Son muchas las historias de guerra, exilio y emigración que aquí suelen contar los pastores, que han tomado como suyo el también abandonado lugar de A Ferrería, vestigio de una antigua y artesanal industria metalúrgica en plena sierra, buena prueba de que estas montañas fueron y son cuna de gente con iniciativa.

Hasta Edreira llegamos, casi cresteando, desde A Pá, por la cara oeste del Xistral, a más de mil metros encima del valle por el que discurren las primeras aguas del río Queixa. Entre Edreira y A Ferrería, hay lugares de ensueño que se confunden con el paraíso. Bañados por ríos de aguas limpias y siempre frías. Que cruzan caminos tan antiguos como la propia montaña, entre carballos, castiñeiros, acebos e incluso abedules.

Cuando todo esto pase y si mis piernas aún me lo permiten volveré paso a paso por los refugios de aquellos fuxidos que no llegaron a saber lo que era una pandemia.

DIA 27 EN ESTADO DE ALARMA – Jueves, 9 de Abril.

Nadie diría que hoy es jueves santo. Todo sigue igual que ayer. No estamos los ciudadanos para celebrar nada y tampoco lo permite la pandemia. Ya sabes, no habrá procesiones ni ritos y los rezos de pasión continuarán en la intimidad.

A los sevillanos no les faltarán las saetas desde los balcones, esta tarde, a las ocho, pero Ferrol y Viveiro viven sus días más tristes porque la santa semana está muy enraizada en ambas ciudades.

Acabo de meter la nariz en el Congreso a través de la tele para enterarme si estamos “todos juntos” contra el coronavirus o se sigue haciendo política a costa del bicho.

Y sí. Salió adelante la prórroga del Estado de Alarma, pero entre reproches a la actuación del Gobierno.

A Pedro Sánchez le escuché decir…

—- Toda Europa llegó tarde, sí, pero España llegó antes.

A lo que Casado replicó:

—- ¿De verdad mantiene que ha hecho todo bien? ¿No va a pedir perdón a nadie? Se agradecería un poco de sensibilidad y humildad.Su autoridad moral para pedir lealtad es nula, aunque no seré yo el que le exija responsabilidades en medio de la tormenta.

En el debate parlamentario se abordó lo de los nuevos Pactos de la Moncloa para acabar con la crisis económica tras la pandemia, pero a mí me da la impresión de que, con partidos liderados por gente como esta –que hablan sin siquiera sentarse a dialogar-, no va a haber pacto que valga.

Al final, cuando la luz del túnel nos deslumbre, la solución será como en las últimas crisis: otras elecciones.

Este es el parte de hoy:

Galicia:

Casos: 6.538

Fallecidos: 288

Recuperados: 800

España:

Casos: 152.446

Fallecidos: 15.238

Recuperados: 52.165

Dicen los expertos que esto va mejor. Las cifras indican un nuevo descenso de contagiados y de fallecidos, estos son 74 menos que ayer. De todas formas no te fíes de estos números porque aún estamos iniciando la bajada de la montaña; ni siquiera hemos llegado a la media ladera en este descenso que nos cuentan.

HABRA QUE PISAR LAS CALLES NUEVAMENTE

A medida que recuerdo aquel río humano descendiendo por las calles que conducen desde el Calvario a la Ría me pregunto cómo es posible que hayamos permitido que nos gobiernen ahora unos cuantos chiquilicuatres.

En la manifa estábamos todos contentos porque íbamos a conseguir la ansiada autonomía y un grupo de próceres elegidos por consenso elaboraría nuestro Estatuto. Era el 4 de diciembre de 1977, el año de los famosos pactos de la Moncloa.

La encabezaba gente de talla política, personas civilizadas de derechas y de izquierdas a las que admirábamos por su proceder; intelectuales que pronunciaban a diario esas lecciones que nos educaron en la convivencia política tras cuarenta años de sufrimiento por culpa del dictador y de algunos de sus fieles adictos.

Aquella pancarta, GALICIA POLA AUTONOMÍA, la portaban Paz Andrade, Manolo Soto, González Amadiós, Víctor Moro, Xaime Isla, Zulueta de Haz, Gonzalo Adrio y  Carlos Barros. Detrás de ellos, todo el viguismo y todo el galleguismo: liberales, centristas, socialistas, comunistas, anarquistas y toda la gente que creía en el autogobierno… menos los nacionalistas radicales que ya pedían la independencia.

Recordaba aquella manifestación de Vigo, anoche, cuando hacía repaso del lamentable espectáculo que nos ofrecieron en el Congreso de los Diputados estos jóvenes que aspiran a pasar a la historia de España.

Daba la sensación de que a ninguno les interesa la trágica pandemia que sufrimos de lo contrario jamás utilizarían la dialéctica electoralista para hablar de un virus que nos está matando.

—- ¿Qué pactos pueden firmar aquellos que, en vez de arrimar el hombro para acabar con todo esto cuanto antes, lo que arriman es el ascua a su sardina?

Cuando logremos erradicar esta pandemia le pediré a Carlos Barros, hoy profesor de la Universidad de Santiago, que organice una manifa como aquella para que la sociedad civil, es decir, empresarios y trabajadores, todos unidos como arena de una misma playa, salgamos a la calle para poner en solfa a estos mediocres y echarlos a patadas del sacrosanto escaño que ocupan. ¡Porque no lo merecen…!

Y a ver si en el resto de España, como sucedió aquel año, cantamos todos a coro, otra vez, canciones para después de esta guerra… antes de que nos lleven a la ruina todos estos chiquilicuatres.  

DIA 28 EN ESTADO DE ALARMA – Viernes, 10 de Abril.

Pelea. Ea. Los líderes al ataque y el presidente a la defensiva. Creo que ayer se subió al estrado -para informar y pedir una nueva prórroga del confinamiento- solo ante peligro; como Gary Cooper en aquella película. Pero esto no es ficción. El enemigo común es real y está ahí fuera, aún sigue matando y por muy optimistas que seamos parece que habitamos un mundo de dudas.

Empezando por el número de muertos. Por lo visto podrían ser muchos más de la cifra oficial porque hubo miles de enterramientos de personas a las que no se le hizo el test del coronavirus y figuran en el Registro Civil como fallecidos por otras causas. Bueno. Parece que esta es un arma a utilizar por la oposición política y la respuesta gubernamental es la clásica:

—- Solo damos por muertos por el Covid 19 a los que murieron así diagnosticados.

Otra duda…

—- ¿Por qué se escapa un enfermo saltando por la ventana en el Hospital de Monforte?

Más cosas. Dicen los expertos que asesoran al gobierno que en cuestión de días se superará la fase crítica ya que las altas van a superar a los positivos la semana que viene. Si el mismísimo presidente afirma que “empezamos a ver el final de este túnel”, me pregunto…

—- ¿Por qué al mismo tiempo se nos anuncia que aún podría haber otra prórroga en mayo?

Hablando de dineros. Parece que los miembros del Eurogrupo pactaron “un plan de rescate” de medio billón de euros y Alemania desoye a todos y les dice que “las nuevas recetas no funcionarán”. Sin embargo a mí me gusta confiar en mi paisana, Nadia Calviño. La ministra insiste en que al final se llegará a la mutualización de la deuda europea.

—- ¿Y por qué todo el mundo dice que hay que meter a la UE en la UCI?

Los empresarios no acudirán hoy a la cita con el Gobierno y los sindicatos para sentar las bases del diálogo social. CEOE y CEPYME acusan al ejecutivo de “deslealtad”.

—- ¿Por qué…?

—- Por deslealtad.

—- Ya les vale.  

Bueno, vamos con las cifras del día, que no son malas. España registró en las últimas 24 horas 605 muertos, el número más bajo desde el 24 de marzo. Galicia suma ya 314 fallecidos en hospitales y residencias, nueve de ellas en las últimas horas, con edades comprendidas entre los 77 y los 90 años, con patologías graves salvo en el caso de un hombre de 59 años que falleció en el Hospital Clínico de Santiago.

Estos son los números de la jornada:

Galicia:

Casos: 6.758

Fallecidos: 314

Recuperados: 910

España:

Casos: 157.022

Fallecidos: 15.843

Recuperados: 55.668

Además, 72 imbéciles insolidarios fueron detenidos por las fuerzas de seguridad en las últimas 24 horas por incumplir las normas de la cuarentena. En total, desde que se publicó el Decreto fueron detenidas 1.696 personas y se impusieron 120.164 multas de cuantías superiores a los 300 euros; solo ayer, los agentes sancionaron a 4.888.

—- ¡Quedaros en casa! ¡Los idiotas también! Por favor, que ya queda menos.   

(17) Comentarios

  1. Sr. o Sra SIERRA:
    Como usted, yo también sufro muchísimo por todas las muertes, personas contagiadas, enfermos, etc., etc., que produce este virus. También quiero felicitar a las Fuerzas Armadas, Guardia Civil, policía Nacional, municipal, autonómica, etc. y a todo el personal sanitario. Todas estas personas se esfuerzan por nosotros cuidándonos y las Fuerzas Armadas, protegiéndonos de gente irresponsable que no cumple con las obligaciones dictadas por nuestras autoridades. Yo como soy republicano de nacimiento, desde hoy le llamo otra vez Sombrerovirus o Gorravirus a este virus mortal. La gente con una Corona no me interesa…, y todos los Monarcas la conservan.
    Mi preocupación terrible es también por los millones de muertes anuales que produce la Inanición, y como no, las múltiples
    enfermedades provocadas por la hambruna, en niños, adultos y
    ancianos.
    Contra el Sombrerovirus aún no tenemos vacunas y otros medicamentos que lo puedan eliminar.
    Lo que sí tenemos es un medicamento y muy eficaz para desterrar la gran pobreza y la terrible hambruna que sufre una parte muy importante de seres humanos de este insignificante planeta: el dinero. Este es el medicamento que deberían aportar todas las personas que poseen enormes e incalculables fortunas de dinero y propiedades.
    Si, es cierto que muy pocas de ellas ya aportan cantidades importantes de su caudal, aunque creo que podrían aportar mucho más, muchísimo más. Grandes multimillonarios no aportan nada de nada de nada…¡es horripilante la falta de sensibilidad de estos enormes ricachuelos!
    También tendríamos que aportar dinero o diversos alimentos, y demás objetos, todas las personas aunque fuesen nada más que unos pocos $,€, etc., o lo que cada cual estimase que puede donar.
    De esta manera contribuiríamos a ayudar a una gran parte de la humanidad que sufre grandes injusticias y enormes hambrunas, desprecio y que son ignorados.
    Todos los seres humanos lo que no sufrimos miseria, tenemos que contribuir para hacer feliz a esta humanidad.
    CARLOS VELLO, Ourense, galicia.

  2. Me alegro de que estés bien y que después de tantos días sigas escribiendo y contándonos todas estas cosas, algunas incluso son anécdotas simpáticas. Te informas y te ríes un poco.

  3. Creíamos todos que era «un cuento chino» pero de cuento no tiene nada. Me gustaría saber porqué no cogieron antes el toro por los cuernos pero al mismo tiempo veo que cada país actúa de una manera distinta y parece que nadie está en posesión de la verdad. Supongo que después de esta pandemia, los señores del G-20 se tomarán mas en serio las cosas del planeta y tendrán menos preocupación por los dineros.

  4. Tengo 77 años y muchísimo miedo. Entre otras cosas porque me encuentro bien de salud y me defiendo sola, sin ayuda de nadie. No llevo nada bien esto de estar encerrada. A ver si pasa todo.

  5. Cecilia Gómez Ayala - Responder

    Me da mucha pena todo esto que está pasando pero espero que el futuro nos depare otros modos de vida, sin tanto egoísmo y tantas diferencias sociales por culpa del dinero. Espero que se produzca un cambio en la sociedad. ¡Si es que esto se acaba!

  6. A Carlos Vello: el maldito virus este mina también los pilares que sostienen las desigualdades sociales. El que no vea que la democracia, el neoliberalismo, también está en peligro de muerte es que está ciego. Se demandan cambios por eso algunos, como el monarca, están tan callados.

    • Marta:
      ¿Para que deseamos hoy las monarquías en las Naciones del mundo…?
      “””””sus majestades “”””” ¡OH…! que dimitan, no los queremos para nada. Mire usted los casos del rey emérito….
      En fin, los republicanos somos muchos pero no podemos destronar a esta gente, falta reformar la Constitución y, para esto se tienen que poner de acuerdo todos los partidos políticos en en Congreso. ¿Seguro que usted está
      muy informada de los € que nos cuestan por año “sus majestades”…?
      Un gran saludo para toda la humanidad, deseando que el ”gorravirus” se extinga lo más rápido posible de la faz de la Tierra.
      CARLOS VELLO, Ourense, Galicia.

  7. Es una auténtica vergüenza que los políticos -todo- aprovechen una terrible pandemia para intentar confundir a la opinión pública con artimañas y así arañar un miserable voto. Algunos merecen que los Covid monten una colonia en sus lenguas.

  8. Esa noticia del simulador Epigrafh pone los pelos de punta, espero que se equivoque y cuanto antes se pueda hagan test a toda la población. Esto es lo mas terrible que nos pasó desde la guerra.

  9. Tranquilizaros todos que la vacuna estará lista en septiembre según dijo un investigador anoche en la tele. Y cuando esté ya no hay bicho que se resista. Lo peor es los que se fueron, la mitad de ellos ancianos que estaban en residencias a saber en qué condiciones.

  10. ¿Que sociedad permite que aquellos que salvan vidas como médicos o como investigadores tengan un valor social infinitamente inferior al de un futbolista? No me fío de estos políticos que mienten y aún enciman van de Eisteins por la vida.

  11. ¡No nos animan nada! Solo saben dar números y mas números pero seguimos esperando que lleguen los famosos test buenos y nos hagan la prueba a todos.

  12. Mil gracias a todos los sanitarios de España que son los únicos que nos tranquilizan con su entusiasmo y esfuerzo. Gracias de todo corazón.

  13. Iros preparando que ha dicho la presidenta del Consejo Europeo que los mayores, en edad y riesgo, tendremos que quedarnos en casa o en la residencia hasta el año que viene… ¡Si llegamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *