SUCEDIÓ ESTA SEMANA – Edición 473

Reflexiono.

Para eso me levanté tarde esta calurosa mañana. Para reflexionar. Podía haber reflexionado al lado del Ameneiral pero no me dejan los entornos naturales. Me absorben tanto que hasta el pequeño río me bebe el pensamiento.

Así que he decidido quedarme a reflexionar en casa, con el fondo musical de Morricone. Me siento de película reflexionando en paz…

—- ¿Sobre tu voto?

—- No, sobre un mar entre dos montes míticos y los mitos que nadan entre sus olas.

Verás. El Dr. Frame estaba empeñado en que fuésemos a comer al lado del mar, los dos, con su madre… para que este fuese un sábado de Gloria. Pero el sueño del muy soñador truncó sus proyectos de anoche para refrendar el dicho de la aldea, aquel que aún dicen por Cudeiro…

—- Unha nai é unha nai…

Al final hubimos de despachar menú casero, sencillo pero sabroso, seguido de siesta para no ver el futbol, que se la jugaba el Celta.

Así fue como volví a Carnota en sueños, que iba yo mojándome los pies por la playa interminable cara al monte Louro cuando vi volar a los fororrácidos del pleistoceno, las aves del terror, huyendo hacia el Atlántico infinito. Se iban ahogando, una a una, en alta mar porque los gigantes galaicos, los cazadores de los animales más grandes de la creación, las habían echado de su feudo geológico.

Di la vuelta en redondo y desde la playa alcancé el Monte Pindo. Había avanzado millones de años para llegar al siglo II de nuestra era. Ese día del 931 se estaba librando la gran batalla entre celtas invasores y  los nobles galaicos nerios… Nadie sobrevivió y todos los guerreros quedaron petrificados, unos encima de los otros.

Con el empate a uno en el descanso me desperté pensando en los idílicos lugares que dan principio a la Costa da Morte…

Es que, entre el Louro y el Pindo está la laguna de los nenúfares donde se bañan las ninfas. La playa abierta donde la villa de la calma cosecha su belleza. El puerto de la vida de la estirpe marinera. Y el horizonte más azul y marino. Sobre él escribe el crepúsculo el final de la tarde…

Y así fue como yo pasé la tarde reflexionando tras habernos perdido el sargo a la brasa de un sitio que yo me sé y no se lo digo a nadie, porque aún se come a precio. Al final, el Celta salió derrotado del Sadar para dejarnos con el alma en vilo y yo me asomé a la ventana recordando a Calderón… Efectivamente, toda la vida es sueño y los sueños… sueños son.        

Pase lo que pase mañana en las urnas lo cierto es que el lunes alguien tendrá que ponerse las pilas para que nadie nos vuelva a tomar el pelo con la reconstrucción. Ni Madrid ni Bruselas nos van a poner fácil la salida de la crisis del coronavirus, la económica, esa que se callaron en campaña todos los partidos y que los economistas lumbreras no se atreven a cuantificar.

Miedo me da, cada vez que habla, ese señor calvo y de gafas que preside por ahora la política económica de la UE. Por lo visto va a regalarnos 500.000 millones de euros de los fondos europeos y va a prestarnos otros 250.000 que hemos algún día de devolver. Esas cantidades aún están seguras, que para algo se van a reunir todos los jefes de los gobiernos europeos el próximo 17 de julio.

Sin embargo este señor, Charles Michel, quiere imponer a los socios más mecanismos de control de los que ya ejerce la UE; así lo dijo ayer y así indica el plan económico que presentará en esa próxima cumbre.

Creo que ya te dije alguna vez que España no hizo un gran negocio entrando en la unión; es una cuestión de raza, de manera de pensar, un no tener nada que ver con ese carácter del norte, gélido y a mi manera de entender, muy egoísta.

La UE tiene suficientes medidas de control del gasto de los países miembro, muchos más de los que tienen los miembros sobre la UE. España no debe consentir que otra vez vengan los hombres de negro a Madrid a decirnos como resolver nuestros propios problemas, que ya sabemos cuáles son. Ya sabemos que esa gente se toma una cervecita y como nunca beben, terminan dándole todo -o poco menos que todo- a los bancos, que, por cierto,  aún no nos han devuelto los 60 mil millones de la era Rajoy.

Este no es el momento de crear nuevos procedimientos en la ingeniería económica, que ya está bien regulada. Me parece a mí que a los que debemos de controlar son a los inversores –la madre del dinero- que nos están robando España a pedazos. En este asunto espero que este gobierno actúe como progresista, aunque no lo sea tanto.

* Es que acaban de contarme la última de los dueños del dinero: están comprando tierras para hacerse también con los cultivos agrícolas. Con todo el ciclo. Ya son dueños de la intermediación y de la distribución, solo les faltaba poseer los cultivos y emplear a los dueños de esos cultivos –los únicos que saben de agricultura-. Los arruinaron fijando precios muy debajo de los costes y ahora quieren convertirlos en esclavos. Joder… ¿Es que nadie se da cuenta de lo que nos están haciendo?

* Después de una semana fatídica para esa institución que aún defiende una de las dos Españas, con la aparición de más generosas donaciones “por amor” del Demérito, dicen los entusiastas que la Corona está en peligro. No se habían enterado y tuvo que decírselo la vicepresidenta Carmen Calvo, al señalar a Felipe VI como poseedor del único poder para arreglar todos los desaguisados de su padre ex rey, al que aplaudimos todos alguna vez por sus haceres democráticos, pero que nos ha decepcionado al convertirse en un blanqueador de capitales y en un delincuente fiscal. Ya sé que es duro, una auténtica tragedia, pero o Felipe VI pronuncia el discurso o todas las voces se volverán contra él, su reina y sus palacios.

* El colmo de la mala suerte es estar tomándote una cervecita que te cure el calor en la terraza de un hotel y que te mate un huésped al caerte encima desde un balcón. Ocurrió esta misma mañana en Marbella, en plena calle José Meliá y a la vista de un montón de testigos. La policía identificó a un inglés de 50 años como el huésped del hotel y también a la víctima del infortunio, un español de 43 años.

* No sé que se creía el matrimonio de fachitas… ¿Qué nadie les reconocería? ¿Qué les iban a dejar cenar tranquilos? La Monasterio y el Espinosa se sentaron en una terraza de Lugo y cuando aún no les sabían servido el postre decenas de personas les increparon al grito de “aquí non queremos fascistas”. Estaba cantado, después de pasarse quince días provocando a los gallegos e insultando a sus iconos.

Hoy nos dejan tranquilos para que reflexionemos… No seré yo quien rompa la magia.

Hoy hay que hablar de A Mariña, que es la zona de Galicia que más nos preocupa y en la que depositamos hoy todos nuestros afectos. El brote suma hoy 186 casos activos, el máximo número desde que se detectara este episodio, el pasado 23 de junio. Burela, el concello que concentra el mayor número de infectados, permanece cerrado y nadie podrá abandonar el municipio. En el resto de los ayuntamientos de esta comarca lucense podrán moverse todos con absoluta libertad a excepción de los de la costa, Ribadeo, Xove, Cervo, Viveiro, Barreiros y Foz, a los que solo se le permite la movilidad entre ellos.

Galicia suma un total de 259 casos activos de los que 203 corresponden al área sanitaria de Lugo, es decir, a la provincia. El resto del país se reparte 56 positivos de coronavirus y solo permanecen hospitalizadas dos personas en el Hospital de A Mariña, ninguna en la UCI.

En cuanto a la importancia del rebrote mariñán Sanidad informó que de las 144 pruebas PCR realizadas en las últimas horas solo cuatro dieron positivo. Este porcentaje es “muy bajo” en opinión de las autoridades sanitarias. 

Como esto siga así de caliente… vaya verano que nos espera. Porque seguro que se atreve a prolongar esta atmósfera seca que va desde la montaña al mar y que nos gusta tan poco a los mayores.

Verás que verano, que no todos los días podrás recibir las caricias atlánticas en forma de ola suave, y mucho menos las cantábricas, donde el mal bicho sigue haciendo de las suyas.

A los mayores, a los que ya se nos hinchan los pies, nos gusta mojarlos en agua fría de río, lejos del bullicio de las playas marineras. Los que subsistimos a base de Sintron bien sabemos que son las venas fluviales del país las que nos mantienen a salvo porque mantienen húmedo el espacio. Por eso las seguimos, sobre todo las cercanas a la casa donde compartimos los relatos. Es que además, ya no nos quedan más remedios.

Este nos va a resultar un verano inolvidable, de intenso calor climático pero… de escasa pasión tradicional: las vírgenes milagreiras, esas que todo lo curan, se quedarán dentro de su capilla junto al mar. Tendrás que posponer el milagro que esperas si es que a estas alturas esperas alguno.

Ya no habrá romería que valga tras el día de playa, como el año pasado; ni ferias, ni fiestas. Tampoco te servirán las rocas para ocultar tus pecados porque no podrás compartirlos y si así no es, no tienen gracia.

Por no quedar ni quedan horas para curar el meigallo, que las meigas pasan de nosotros, los mortales, no vaya a ser que estemos infectados.

Así pues, los mediodías se quedarán sin procesiones, las medias tardes sin siesta de amor y las medias noches sin lo exotérico.

—- ¡Vaya vaina!, como diría mi primo Álvaro.

Eso sí, lo que no podrá quitarnos nadie es la hora tranquila…

Ese momento marinero en el que el verde se torna azul intenso más allá de la cresta de la ola, en ese horizonte donde se refugia la última luz del día, allá donde el sol se esconde quemando el agua de sal.

Como te decía, el sol se levantó esta alborada tras el Monte das Pedras empeñado en que la City no bajase de los 24 grados nocturnos y de mañana temprana ya rozan otra vez los casi treinta con los que iremos a votar… si finalmente vamos ahora, porque si lo dejamos para la tarde subirá mucho mas la temperatura…

—- Oye, también puedes no ir, mi vecino me ha dicho, literalmente…

—- Voy a votar por el Partido en Blanco.

Quiere decir que se abstendrá in situ, porque la abstención tiene también su mensaje. Este nuestro vecino votará, meterá el sobre vacío en la urna. ¡Hay que votar! Nos obliga el deber del buen ciudadano, lo dice el manual.

—-  Lo que no puedes hacer es pasar porque luego no tendrás derecho a protestar.

—- ¿Y qué está pasando?

La radio dice que la gente se está animando… Aún no es mediodía.    

Que gracia. Podrías ahorrarte la crónica y subir la de las anteriores elecciones porque las escenas son las mismas: los candidatos madrugadores, las monjitas que no fallan, la venerable senectud votando en silla de ruedas, los presidentes de mesa que van de enterados, el macarra que muestra su voto a todo el mundo, los interventores de los partidos con sus libretas anotando sus historias, el coche de la Guardia Civil que está allí por si acaso, aunque el cien por cien de las mesas se constituyeron sin novedades reseñables…

—- Bueno esta vez hay cambios…

—- Sí, todos nos tapamos la cara con una mascarilla…

—- ¿Y sabrán los de la mesa que soy yo, el de la máscara, el del carnet de identidad?

Ya es la una del mediodía y busco los porcentajes… Me cuentan:

Hasta ahora votaron 424.000 galegos o que supón unha porcentaxe do 19’26 por cento. En relación co 2016, subiron 4 puntos”.

Los candidatos se dejaron ver muy contentos, como si hubiesen ganado ya.

Ya son las dos. Voy a por el pan y las empanadas, que hoy sí es domingo de Gloria. Hay, cola como siempre y a media distancia la gente se habla para que los callados sepamos que aquella es la cola de la panadería y no la del Pabellón de Deportes, en donde han concentrado todos los colegios electorales de la City. Bueno, son cosas de la nueva normalidad pero debían haberlo comentado antes, que la gente no está muy enterada…

—- Yo fui a votar pero me cambiaron de sitio el colegio y ahora no sé qué hacer.

—- Pues ir al Pabellón de Deportes. Todo está allí. Incluso puede que la cola…

Uno que acaba de votar nos informó que todo va sobre ruedas.

—- Pues qué bien, le dicen.

Y cuenta las peculiaridades:

Todo el mundo lleva mascarilla -cosa que en la cola de la panadería, no-. También procuran guardar las distancias, eso se cumple. La mayor parte usa gel desinfectante. La entrada y la salida están organizadas mediante circuitos. Dentro, las mesas electorales están bien separadas. El DNI lo depositas en una bandeja…

Ante este esfuerzo para evitar contagios déjate los miedos en casa y vete a votar… si aún no lo has hecho.     

Después de las empanadas y de la tarta de queso, allá vamos todos a votar, en familia, como siempre; aunque Betty tiene que hacerlo  en Curruxeiras, al lado de la Iglesia de Santo Tomé. Es que aún sigue empadronada en Carreira. Aquí nada cambió, solo las distancias y las mascarillas, con gel desinfectante a la entrada. Pese a las paredes de piedra del antiguo colegio, el calor aprieta.

En el Pabellón de Deportes de Bertamiráns asfixia uno, que el móvil marca 36 grados de temperatura, algo que yo no sufría desde agosto del 92 cuando mis obligaciones en RNE me mantuvieron en Madrid. Estoy medio muerto, no respiro y me estoy arrepintiendo de no haber venido a primera hora…

—- Oye, menos rollo y mas información.

—- ¡Ah! Perdona, es que me pierdo…

Aquí, en el Pabellón de la City está todo en orden y a estas horas no hay colas.

La cosa marcha porque me dan el dato de participación a las 17’00, puntuales, como siempre: el 42’95% del censo, 0’46% más que en el 2016. Pontevedra es la provincia con mayor participación, seguida de A Coruña, Ourense y Lugo. Solo le quedan tres horas para ejercer su derecho y su obligación como ciudadanos a poco más de la mitad de los 2.334.252 del censo residente en el país.

Porque en realidad, el censo de electores de Galicia es de 2.697.315, pero 463.163 son residentes ausentes; de todos ellos, con la carallada del voto rogado que se inventó no sé quién, solo votaron esta vez 12.359 personas, menos aún que en los pasados comicios.

Son las ocho en punto y se cerraron los colegios electorales. Este es momento de tele y encuesta a pie de urna que anticipa el siguiente resultado:

PPde G: 37-40

BNG: 19-22

PSOE: 12-14

GALICIA EN COMÚN: 2

Los demás no cuentan para los encuestadores, ninguno de ellos se sentará a partir del 7 de agosto en el Parlamento de Galicia.

Los opinadores, ilustres catedráticos todos de la cosa política, opinan. Coinciden:

—- Estou dacordo contigo.

El presentador dice que hay partido porque está “bailando” la mayoría absoluta del PPdeG. Yo les digo a todos que hay que esperar, que me creo el sorpasso del BNG, pero que la demoscopia siempre falla en Galicia porque hay mucha gente que no quiere salir del armario político y juega muy a la ambigüedad.

Así que mientras siguen en pantalla los dimes y diretes me dedico a elegir una foto que defina la jornada electoral y encuentro a esta venerable ancianita de 104 años metiendo su papeleta en la urna y apoyada en su andador. Si hoy algo me resultó entrañable fue el esforzado voto de María Bouzas Senín, sabia de la parroquia de Setecoros, en el ayuntamiento de Valga. Ella si conoce bien la historia de “La Bella Otero” aunque no le guste tanto el personaje como a Hipólito Cerqueiras Pardal, de Cordeiro, del mismo ayuntamiento y con cien años a bordo cumplidos la semana pasada. El hombre metió su papeleta en la urna instalada en el colegio de Vilarello. Mis venerables ancianos son un pozo de sabiduría que a nadie contaron sus preferencias políticas… a pie de urna.  

Desde el año 77 he seguido todas las elecciones que se celebraron en Galicia: municipales, autonómicas, generales y europeas. Alguna la viví desde dentro como director de campaña, otras como periodista y las más como ejecutivo de medios de comunicación diversos: radio, televisión y publicaciones de todo tipo.

En cuanto a la mecánica de la puesta en escena es siempre la misma y llega a resultar muy aburrida cuando se insiste en visitar las sedes hoteleras de los partidos, incluso la de aquellos que perdieron no solo las elecciones sino también el norte.

Mi experiencia me dice que a los gallegos no nos gustan los experimentos con gaseosa pero sí creemos en los proyectos políticos que tengan un líder de confianza. Esa es la cualidad política que más gusta a mi gente. Para votar a alguien tiene que ser fiable, esa es la principal condición.

Mis pronósticos se van acercando a la realidad… que ya tengo los datos del 51% de los resultados reales. Esto es cosa de tres ya a las nueve y media de la noche.

Final. 100% de los votos escrutados. Solo tres partidos se sentarán en O Hórreo. En el mapa predomina el azul PP, seguido del celeste BNG y cierra la corta lista el rojo del PSdeG-PSOE. Alberto Núñez Feijóo seguirá presidiendo la Xunta en la que será su cuarta legislatura, igualando a Manuel Fraga en número de mayorías absolutas. Ana Pontón será la lideresa de la pírrica oposición, tras haber conseguido sobrepasar a Gonzalo Caballero quien, a estas alturas de la noche parece el convidado de piedra. A la espera de los votos “rogados” de los emigrantes, nueve mil y pico, que podrían dar un diputado más al PP de Galicia, estos son los resultados:  

ESCAÑOS       %   VOTOS
PP 41 47,98 625.182
BNG 19 23,8 310.137
PSdeG-PSOE 15 19,38 252.537
G. EN COMÚN 0 3,93 51.223
VOX 0 2,03 26.485
Cs 0 0,75 9.719
PACMA 0 0,46 6.055
MAREA G. 0 0,22 2.863

* Los equipos de búsqueda se retiraron ayer de la ría de Noia aún cuando los jóvenes Miguel Quan y Javier Hurtado continúan desaparecidos. Ya sabes, les volcó el kayak antes de que pudieran llegar a la isla de la Creba, el lunes pasado. Ayer hubo un acto en Noia en su recuerdo, sí, pero solo los buscan sus amigos, los únicos que no pierden la esperanza. Lo demás todo es muy emotivo pero escasamente eficaz. Mis amigos marineros de esa ría dicen que el mar devolverá sus cuerpos a la playa…

* Me dicen en casa, ya sabes, los más allegados, que estoy obsesionado con los fondos de inversiones. Es que ellos no saben lo que significan no solo para este presente, sino más bien para el futuro de este país que vive los veranos de alquilar sus pisiños de la playa y esas casitas marineras frente al mar. Los muy buitres se están haciendo con miles de pisos de los bancos para dedicarlos al turismo y en Galicia ya hay mas apartamentos turísticos que plazas hoteleras. Una burrada, porque quienes se benefician no son empresarios españoles si no un señor judío de Massachusetts y otros pocos como él.

* ¡Hay que ver como sois los jóvenes! ¡Con la que está cayendo y haciendo botellones por toda la comunidad! Que eso ocurra en Ferrol, casi limpio de coronavirus, aún podría resultar comprensible pero… en Foz, al ladito mismo de Burela, no tiene perdón de dios y mucho menos de la Guardia Civil.

—- Lo que estaban era pidiendo a gritos unas hostias bien dadas.    

A vosotros, los jóvenes del país, el futuro en el que se asienta la esperanza de quienes ya vemos cerca el momento final, os pido que os dejéis de hacer el torda y os toméis en serio al coronavirus, que sigue por aquí, agazapado, esperando que os lo toméis de coña para contagiaros y que vosotros contagiéis a vuestros padres y a vuestros abuelos. No hay copa ni polvo que haya merecido la pena si os quedáis huérfanos. Por favor, pensad en vuestros seres queridos y en vosotros mismos, porque este bicho ya mató a varios cientos de jóvenes.

Además, tened en cuenta que desde mañana, cuando los políticos den por vendido el pescado, os garantizo que las multas que os van a imponer por no seguir las normas os resultarán inolvidables, mucho más que esa velada en Baiona con dos copas de más.

La otra pandemia de la que tenemos que hablar seriamente es la del hambre. Dicen las oenegés que aún no ha llegado al pico. Muchas de las familias a las que coronavirus dejó sin trabajo, en la ruina, acuden desesperadas a los bancos de alimentos para poder comer. Parecen invisibles ante los políticos y los medios de comunicación. Cuando hablan del problema lo hacen por boca de otros, pero nunca están in situ, comprobando el alcance de esta tragedia.

En esta nueva normalidad seguimos registrando casos anormales: no se debe presumir de lujos cuando sabes que tu vecino es una víctima más de esa economía sumergida controlada por los hijoputa de siempre.

Los datos del coronavirus. Hay un ligero descenso de casos activos, hoy se registran 259 porque Lugo baja de 203 a 199, cuatro menos. Las demás áreas contabilizan los casos así: A Coruña, 19. Santiago, 14. Vigo, 11. Pontevedra, 5. Ourense, 4. Y Ferrol un único caso.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *