TESOROS LEGENDARIOS

Hay en esta Tierra Única un lugar hermoso que se conoce como el Valadouro, el Valle del Oro. Pero nadie recuerda en la actualidad dato histórico que acredite la existencia de minas del precioso metal ni siquiera en los montes próximos de las tierras también llamadas de Ourol,  que son las que baña el río Landro, espejo nostálgico de las almas que habitaron sus riberas y que aún se pierden en el mar de las ausencias.

Aquel refrán “Valadouro, en cada pena seu tesouro” debe referirse a la riqueza que aportaron, desde la emigración, los indianos cuyo sueño se vio cumplido hasta el punto de regresar triunfantes después de “hacer las américas”.

El Valadouro es el ejemplo de cómo la fantasía popular es propicia al relato legendario y especialmente sensible a los tesoros ocultos nunca encontrados.

CASCO 

Pero sí hay tesoros galaicos y celtas, conservados en nuestros museos, entre los que abundan joyas características de la época prerromana, como los cascos, los brazaletes y los torques. Son, por su valor material pero sobre todo por el cultural, los más preciados de la era prerromana y fueron encontrados en las excavaciones de los castros.

La más significativa de estas joyas se encuentra en el Museo de San Antón de A Coruña, un casco de oro, el conocido como casco de Leiro. El que se conoce por Tesoro de A Golada lo podrás ver en el Museo de Pontevedra. Y en el Museo Arqueológico de Lugo están depositados numerosos torques y brazaletes de diferentes procedencias.

LAS MÉDULAS

Oro sí había y abundante en los montes de Valdeorras y sobre todo en el Sil… Tesoros que descubrieron los romanos cuando invadieron los pueblos galaicos… Las Medulas bercianas son el ejemplo más impresionante de su ingenio y su codicia, pero hay otros como Montefurado que prueban de lo que eran capaces con tal de obtener el dorado metal: ¡Hasta desviar un gran río como el Sil!

Las leyendas medievales nos hablan de tesoros mil escondidos aún en rocas paleolíticas, como la del Castro Marcelín, de A Golada, en la comarca del Deza… Dicen que en este lugar está escondido el tesoro  de la Reina Marcelina. El castro Marcelín está ubicado en la aldea de Merlín, famoso nombre de Mago popularizado por Cunqueiro.

MOURA

Más leyendas medievales nos hablan de otras reinas bellas,  de cuerpo diseñado para el amor y el engaño. Y de “mouras” hermosas poseedoras de tesoros ocultos, en realidad brujas que “convertían en piedras a los pobres mortales que demostraban su codicia y  pasión”.

También hay legendarios relatos sobre los tesoros sumergidos:

El de la Atlántida,  ciudad hundida bajo las aguas de algún mar o de algún lago mítico galaico. Hay quien la sitúa, bajo el agua de la hermosa Laguna de Xarfas, al pié del Monte Louro, que es la puerta sur de entrada a la Costa de la Muerte.

RANDE

Pero el gran tesoro sumergido es el que podría estar bajo las aguas de la Ría de Vigo, en el estrecho de Rande. El Tesoro de Indias fue el más deseado por los buscadores profesionales.

Dicen que se hundió aquí, cerca del puente de Rande, en las proximidades de la Isla de San Simón, tras la gran batalla naval en la que la flota inglesa hundió a la francoespañola… Fue la madre de todas las batallas navales de nuestra larga historia naval.

También se afirma que hubo montañas con Tesoros. Que hubo un tiempo en el que, el granito de nuestros montes no era el famoso “Rosa Porriño”, si no oro que brillaba como el sol cuando busca en el mar su refugio, para que no le sorprenda la luna.

(21) Comentarios

  1. Los torques son la demostración de la singularidad de nuestros orfebres. Algunos de ellos hacen verdaderas maravillas basadas precisamente en los torques y otras joyas de nuestro pasado. Felicidades por la web.

  2. Os felicito por la web, está muy bien escrita y es muy interesante. Soy gallega pero desgraciadamente he tenido que emigrar a Londres y ahora no se sabe muy lo que va a pasar. Por favor hablar del tema que está muy confuso.

  3. Esta manera que tenéis de ver Galicia nos da muchos ánimos a los que vivimos fuera por necesidad que ninguna nos fuimos por placer. Gracias desde Múnich.

  4. La tierra es rica, ya lo creo, lo que le falta es gente con iniciativa que en vez de marcharse se quede y aproveche sus tesoros que son muchos y muy variados.

  5. Vas caminando por sitios como O Valadouro y ni se te ocurre pensar que puede haber tesoros ocultos. Pero haber los hay, como las meigas, pero están en las entrañas de la tierra y nadie los descubrió por el momento. Porque lo de «valle de oro» tiene que venir por algo mas que por los emigrantes, a este municipio se le llama así desde hace muchos siglos. Se os quiere.

  6. Seguro que baixo os pés, ben enterrados, están moitos tesouros pero eu quédome con todo o que Galicia nos da de cotío. E o país mais fermoso do mundo.

  7. Los pocos «tesoros» que tenemos se los siguen llevando porque desde el tiempo de las tribus galaicas no paran: nos fríen a impuestos y nos cobran por todo. Menos mal que no pueden arramplar con el paisaje porque si no Madrid tendría mar.

  8. Viturro desde Avellaneda - Responder

    El mayor tesoro es Galicia en sí y sus gentes. Este verano pasado estuvimos por allá y lo pasamos bárbaro. Si nos fuera posible viviríamos siempre ahí, preferiblemente en la costa, en alguno de los pueblos que orillean las rías. Disfrútenlo mientras vivan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *