TESOROS NATURALES DE GALICIA

¿Sabes? Este nuestro, no solo es el país de los mil ríos. Es también la tierra de los dos mil cien paisajes. Una cifra mágica que emana del conocimiento de los vecinos sensibles, amantes de sus tesoros naturales y de la increíble belleza que les rodea.

Alrededor de medio millar de gallegos respondieron a la llamada de Medio Ambiente para colaborar en el “Atlas das Paisaxes de Galicia”, que divide el territorio en 50 comarcas y en doce áreas de interés paisajístico. Se les preguntó cuáles eran sus lugares hermosos y sus respuestas aportaron muchas perspectivas de sublime plasticidad, singulares y muy representativas de sus zonas.

1 PAISAJE ESCONDIDO +

Yo también he querido elegir mis tesoros, algunos ocultos para la mayoría de los mortales y otros de lo más representativo en el contexto más natural. Pero no dejaré de compartirlos contigo, mi fiel amigo de cada semana, viajero como yo por este país único y sin embargo de vocación universal.

Aquí canta el viento, llueve, nieva y calienta el sol. El aire que respiramos es el más puro.  Bebemos en fuentes de aguas cristalinas. Admiramos el refulgente paisaje en blanco que cubre, a veces, la tierra.  Y nos tostamos la piel en los días cálidos que pasamos en las riberas de arena de nuestros dos mares.  

2 COLLAGE 1 +

He aquí mis cuatro tesoros naturales de hoy: El valle donde me escondo de ese mundo que no quiero compartir. El bosque de media ladera azotado por el viento que oculta los viejos molinos cansados de tanta molienda.  El río lindo que traza senderos de agua entre los pueblos cercanos.  Y la playa de ría que me permite bailar mi soledad con las olas para apagar el sol de mi piel.

La Tierra. El Aire. El Agua. El Fuego. Soy de los pocos afortunados que tienen como vecinos a los cuatro elementos.

EL VAL DA MAHÍA

3 VAL DA MAHÍA +

Mi valle huele a tierra humedecida si es invierno, a flores silvestres si es primavera, a tierra seca si es verano  y a maíz recién cortado o a humo de lareira vieja si es otoño de castañas en la aldea.

Lo organiza un pequeño río, el Riamonte, que baja entre los montes Liñeredo y San Marcos.  Su sinfonía de agua alimenta al Sar de Rosalía y  lo hace desde aquellos tiempos de los molinos en los que surgió la transformación del sentir poético de la vida para convertirla en una actitud de trabajo colectivo.

Por eso aquí le llamamos O Agro mientras en todo su conjunto es el Val de A Mahía, ya que extiende sus poderes paisajísticos entre la frontera que marca el Tambre en Tapia y los cultivos de Bastavales, en donde aún suenan las campanas.

4 RIAMONTE-AGRO +

Este es ahora mi paisaje del alma, el primero al que me asomo cada día cuando el gallo de José canta a dúo con los ritmos latinos salidos del altavoz del butanero. Luego, a mí alrededor, renace la vida campesina. De esta naturaleza sublime emana la inspiración para sobrellevar alegremente el último tiempo. La belleza del entorno templa el espíritu,  ayudándonos a caminar por el trayecto final.

El de mi valle es un paisaje de calma, nacido para procurarnos las emociones profundas, incluso en una tarde como hoy, de invierno, de esas en las que arrecia el temporal. En el estético mosaico natural, te digo, predominan los verdes de los prados y las leiras.

EL RÍO TAMBRE

5 CAMINO Y SENDERO TAMBRE ++6 RIO TAMBRE +7 FLORA Y ETNIA TAMBRE +

También me entusiasma un tramo fluvial. El del Tambre entre Portomouro y Ponte Maceira. Siempre que puedo busco la senda de pescadores que bordea su ribeira por el territorio de Ames para repetir recorrido. Encuentro el río siguiendo un camino entre carballos que parte de Oca, una aldea a la que aquí llamamos Nueva Inglaterra… porque se escucha más inglés que gallego; no te extrañes, viven en ella numerosos emigrantes retornados.

La primavera te invita a pasear mejor por la orilla del río. Es cuando se borra el paisaje de niebla y queda al descubierto la fantasía de cristal sobre el agua. Todo el trayecto, te digo, es la serena geografía donde se halla el germen de la belleza.  

MI BOSQUE SAGRADO

8 BOSQUE ++

Aquí, en el bosque sagrado, crecieron los árboles del señorío espiritual de Galicia, como nos contaba Castelao. Este lugar, pudo también haber sido aquel que los galaicos llamaron Lubre. Pero esconde su belleza y su mérito en las extrañas formas de sus carballos a los que se abrazan líquenes misteriosos procreando el espacio de la leyenda imaginada de casas de gnomos y hadas madrinas bailando sobre las hojas muertas.

Entre ellas fluye el agua transparente que busca crecer como una de las mil venas fluviales del país, mezclando su rumoroso murmullo con las canciones de los pájaros que habitan el espacio. En realidad, nunca sabrás si es el bosque o es el río con sus saltos quien provoca aquí el misterio.

Lo que nadie ignora es que, en medio de esta fantasía de árboles, los viejos molinos buscaron hace años la fuerza vital del agua para mover su rueda.

9 RIO-MOLINO ++

Al sendero que asciende entre las ruinas de aquellos molinos le llaman la Ruta del Agua y parte de Vilar, muy cerca de mi Carreira. El paisaje cobra valor porque vas de molino en molino y cada uno de ellos, a su manera, nos va contando el esfuerzo de aquellas generaciones de nuestro pasado.

Una vez que superas los saltos del Riamonte y pasada la pequeña represa que hay junto a la Pedra do Fuso, será bueno que tomes aire y asciendas al Monte San Marcos para que ponga el valle a tus pies.

LA PLAYA DEL LAGO

10 PLAYA LAGO 1 +12 PLAYA LAGO 2 +

Mi alma viajera encontró en Galicia mas de cien lugares hermosos en los que el azul de mar busca el verde del litoral de la bahía, pero la paz espiritual que exige la mera contemplación de la naturaleza solo la hallé en la Playa del Lago, frente a Camariñas y en territorio muxián, en ese tramo de ría en el que las olas son ondas y nos permiten navegar sobre la postal de plata entre el agua clara.

Ahora, desde Compostela se llega fácil a esta ensenada donde el sol baila su danza púrpura para que los dioses de la música y de la poesía descubran la belleza para cantar y contar.

No hay lago sino río en esta playa de arena fina y yodo, para gozar en esos días de cielos limpios en el mar de la tranquilidad. Un milagro más de la Tierra Única que te asombrará más aún al final de la tarde, cuando el sol procura su lecho y vuelve el intenso olor a salitre; esa es la hora en la que los barcos se preparan en el puerto para partir hacia el refugio de la nécora…

13 PLAYA LAGO FINAL +

13 ESPIRAL FIRMA +

(14) Comentarios

  1. Estas cosas se nos aparecen ahora para que nos demos cuenta del esfuerzo que tuvieron que hacer aquellas gentes del campo de antes. Me refiero a esa zona de molinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *