TV ÚNICA: LA RUTA DE LA VIDA

La ruta que seguiremos esta vez es una antigua calzada romana de 42 kilómetros que figura en los mapas de Antonino como “Per Loca Marítima”. Lo haremos de la mano de peregrinos porque, aunque su final es, en esencia, Compostela, no son pocos los caminantes que siguiendo una vieja tradición deciden prolongar su camino hasta el Finis Terrae, como llamaron los romanos al cabo mas occidental de Europa, asombrados por la belleza y el misterio de sus puestas de sol. Fisterra fue, hasta la Edad Media, el último reducto de la tierra conocida, es decir, el Fin del Mundo.

Este es un trayecto de aldea en aldea, pintado de verde y de azul, con  playas interminables y acantilados en donde el mar descarga su furia…

Hemos de subir hasta el monte do Facho para mejor conocer el horizonte atlántico y pisar los lugares sagrados de los nerios, de los celtas y de los cristianos que siguieron la huella del Apóstol hasta las Pedras Santas.

Desde allí descenderemos hasta el Faro para encender una hoguera, quemar las ropas impuras y alcanzar la eternidad. Todo este rito, lo haremos mientras el sol incendia el océano buscando el descanso, una jornada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *