UN MUSEO A CIELO ABIERTO

dolmen de dombate       Torre Fortaleza del Mariscal, en Alfoz.

La muralla de Lugo.           Los menhires

Nuestro origen más lejano en el tiempo nos conduce a las huellas de los pueblos galaicos. Están escritas en los menhires, en los dólmenes, en los megalitos y en los petroglifos. Se reparten estos símbolos de nuestro pasado por la piel verde del país, al igual que los castros, ocupados también por los celtas; tan guerreros como las legiones de Roma que nos legaron vías, puentes, campamentos, casas de baños, ciudades amuralladas y una cultura extraordinaria.

 Por su parte, los nobles de la Galicia medieval eligieron asimismo paisajes únicos para levantar sus fortalezas y castillos; y los monjes construyeron  sus influyentes monasterios en los más hermosos lugares.

 El relato más fantástico nos habla del ermitaño llamado Pelayo, descubridor del Campus Stellae, en donde se halló la tumba del Hijo del Trueno, Santiago, el Apóstol, que aún sigue siendo motivo principal de las peregrinaciones y del turismo cultural a Compostela

Catedral de Santiago

Releyendo la historia bien se entiende a Otero Pedrayo cuando escribió aquello de…

 “GALICIA ES UN GRAN MUSEO A CIELO ABIERTO”.

Porque posee el país cientos de lugares histórico-artísticos en medio de inigualables perspectivas que hacen más agradable al viajero su interés por la cultura.

Los museos al aire libre son atalayas magníficas que nos reconfortan con la hermosura del paisaje de…

Un valle por donde discurre el río que matiza el territorio. Una ría que genera la bahía mansa con playas y puertos de acuarela. O el mar infinito en el que se pierde la mirada.

Por eso merece la pena, viajero, que además de conocer Santiago y su Camino de Estrellas, te pierdas en los lugares y ciudades donde el tiempo escribió otras historias de Galicia…

EL CASTRO

Castro del Tecla

Es la primitiva configuración de la aldea galaica, aunque el esplendor de la vieja cultura castrexa llegue a la Gallaecia con la Romanización.

Los castros se impusieron como sistema dominante porque, desde sus emplazamientos magníficos,  controlaban los pasos estratégicos y permitían explotar con facilidad los recursos naturales.

Hubo castros con casas grandes de planta cuadrada, pero la mayoría  agrupaban casas pequeñas y circulares. En su interior giraba la vida en torno a una hoguera, en el centro, que rodeaban bancos pétreos.

La economía se sustentaba en la agricultura, la ganadería y la caza, e incluso en la pesca. Como aún hoy ocurre en algunas viejas aldeas de Galicia.

En los castros, en su círculo, encontramos hoy el origen de lo mágico: Es el alma que persigue la sencillez del paisaje por donde vagan las hadas con luces de alborada y nocturnos duendes que habitan en las estrellas el cosmos.

PAISAJE SAGRADO

      El paisaje de la Ribeira Sagrada es la gran obra de la artesanía natural de Galicia y sin duda supone uno de los espacios más atractivos de la península Ibérica.

      Las provincias de Ourense y Lugo se reparten este territorio, objetivo fundamental para los amantes del turismo cultural y de naturaleza.

El meandro del Miño desde otra perspectiva.

      Y dos ríos, el Miño y el Sil, son los principales protagonistas de tanta hermosura.

      Por O Saviñao es el Miño el encargado de ponerle espejos al paisaje más atractivo para que la perspectiva entusiasme mas al visitante, que se asombrará ante los meandros del río y se sentirá especialmente feliz ante la ilimitada belleza que contempla.

       Los monasterios son,  no solo un valor potencial que añadir en el aspecto turístico, porque no fueron únicamente  un monumento que admirar; también ejercieron como ejes de la actividad en la zona. Y con esa base se  desarrollan proyectos profesionales tan importantes como lo fue la reconversión en Parador del monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil.

Una bodega en la cumbre de la niebla.

       Aunque el origen de todo lo sagrado está en el primer ermitaño que levantó aquella primera capilla románica… que hoy se alcanza a ver perdida entre la policromía  de un otoño húmedo.

       Bordeando los soutos se llega al paisaje del éxtasis… el que creó el Sil al encañonarse entre la piedra del pleistoceno, provocando uno de los paisajes más atractivos de la Galicia natural.

Desde la Cabeza Grande.

EL MONTE DE LOS MOLINOS

Por entre molinos...

Trepan los carballos de tronco verde, entre molinos, desde Vilar y hasta el monte San Marcos, que preside Santo Tomé de Ames. Le llaman los del ayuntamiento la Ruta del Agua pero la genera el Riamonte, que este es el nombre del regato que da origen a la belleza humedecida de esta fraga.

El Riamonte, río pequeño.

Si asciendes desde Carreira lo harás en medio de un paisaje de prados y terrenos cultivados, donde se siembra el maíz y a veces trigo, siguiendo el curso del regato, cuyas aguas bajan transparentes para que nade en ellas la trucha.

Este es valle fértil donde se cultivaban con abundancia los cereales, aunque hoy resulten mucho más rentables los grelos. En el monte de los molinos recordaremos el esfuerzo de las generaciones pasadas para recoger las cosechas y sacarles provecho.

Es en Vilar donde se inicia un paisaje de ensueño, de molino en molino, alguno incluso recuperado. El premio final son las maravillosas vistas desde la cumbre del monte San Marcos, donde aún se aprecian las ruinas de la antigua capilla.

EL HORREO

Tiene Galicia un emblema por excelencia de todos los elementos etnográficos que posee: el hórreo, un singular granero creado de forma inteligente para preservar el maíz y el trigo de los roedores. Nos lo legaron los romanos, se volvió  indispensable en la frágil economía de nuestros pueblos y en la actualidad es una de las más interesantes muestras de aquella etapa de subsistencia.

Debajo de un hórreo mirando al mar de Combarro.

Hoy los hórreos no son más que una atracción turística que se suma al encanto de algunos de nuestros pueblos más bellos, aunque bien es verdad que algunos de ellos se siguen utilizando en las aldeas. Lo más común, sin embargo, es verlos adornando los nuevos jardines de la casa residencial reconstruida.

La colección más grande de hórreos a la orilla del mar la encontraremos en Combarro,  pueblo marinero que fue declarado Conjunto Histórico-Artístico.  También cerca de Pontevedra, en Pedre, hay otro conjunto magníficamente conservado.  Y  asimismo se recuperó el conjunto de hórreos de Imo, en el ayuntamiento de Dodro. Son algunas muestras de los conjuntos de hórreos parroquiales y comunitarios más significativos de Galicia, pero hay muchos otros hórreos famosos en Galicia y que merece la pena visitar por sus singularidades.

El hórreo de Carnota es el mas grande de Galicia.

UN CRUCEIRO EN EL CAMINO

Cruceiro que te sale al paso si vas a Piñeiro, en Ames.

Los maestros canteiros vieron en la piedra el modo de sembrar de flores los caminos, según Cunqueiro. Y Castelao descubrió en las cruces de piedra el arte popular hasta entonces poco estimado.

Los cruceiros son primitivos y mágicos para los gallegos mortales, los que presumimos de tener alma y creemos en meigas al mismo tiempo.

Y aunque la cruz no es un símbolo exclusivamente cristiano, debemos recordar que fue este credo el que mejor integró el panteísmo de los pueblos celtas.

Así que, en cada cruce de caminos creció la flor de piedra en forma de cruceiro. Con su base y pedestal; su varal y su capitel; y la cruz esencial como remate.

Cada cruceiro tiene su espíritu y su alma. Y en el entorno mágico hay también mil meigas flotando en el espacio.

MEIGA

 

 

 

(43) Comentarios

  1. Cumplir 142 semanas editando un medio con el cariño que tu pones en su elaboración es de un mérito que no puede ser desconocido por nadie que ame esta tierra. Enfrentarse semana a semana con las páginas en blanco requiere de un coraje monumental que pocos pueden exhibir. Sí no existiese Xerardo habría que inventarlo, seres como tú, no entran muchos en una docena, se decía antes. Mis mejores deseos por que no te falte la voluntad y que algún día las 100 semanas tengan un cero más, 1000.
    Amigo, siempre

  2. Galicia ten un grandioso patrimonio étnico-cultural e hai veces que che da a gana de principiar a recuperación de sitios que son tan fermosos como eses muiños abandonados da fotografía… É unha pena pero os políticos, sobre todo os dos pueblos, teñen moi pouca sensibilidade con estas cousas.

  3. Faltan algunos aspectos etnográficos importantes, como los hornos comunales o el foso del lobo, pero en estos apuntes gráficos bien se ve como merece la pena profundizar en el la Galicia del pasado para conocer como eran nuestros antepasados. Me imagino a nuestros abuelos llevando el maíz a moler a ese monte…

  4. Cosas tan lindas que nos traéis cada semana. A diez mil kilómetros de distancia y me siento en casa con vuestra revista y estos paseos únicos. Gracias, guapos.

  5. Como nieta de gallego no puedo menos que sentirme orgullosa de esa Tierra Única que dibujáis vos cada semana, tan bien. Gracias y ánimo, que en Argentina somos muchos los que te seguimos.

  6. Como se ve bien en todas las ediciones de Galicia Única hay en el país mil maravillas dignas de admirar y sobre todo de conservar. Mucho me temo que la administración no tiene la conservación del patrimonio entre sus objetivos prioritarios.

  7. Un viernes gris en Galicia pero te pones a leer esta Tierra Única y es como si no existiese el orvallo y pudieras pasear tranquilamente por sus más bellos lugares. Se merece estar entre las primeras publicaciones digitales; y dirigida por quien está seguro que lo consigue. La web es magnífica, no os quepa duda.

  8. Cuidemos lo que tenemos que es un cúmulo de fantasías que reflejan aquello que decía Jorge Manrique sobre cualquier tiempo pasado… ¡Es que era mejor, efectivamente!

  9. Es una pena ver como esos molinos están abandonados y no hay una iniciativa pública que los devuelva a la vida como patrimonio que es de nuestro pueblo. Cuidemos los monumentos y los elementos de nuestra etnografía: conservan la energía que nos mantiene vivos como pueblo.

  10. Otra lección de galleguidad. Pero hay que ser críticos con la autoridad pertinente que es capaz de mantener esos molinos así, cayéndose. Cuidemos el patrimonio si queremos conservar la raíz.

  11. maravillosa estupenda historica, bueno, todo lo tiene Galicia . El verano pasado mi nieto despues de haber percurrido el Camino de Santiago se quedo’ una semana mas por ver esta maravillas

  12. El legado de nuestros antepasados es increíble en el interior de Galicia. Pidamos a las autoridades y a la gente que lo cuiden para que nos perviva.

  13. Por la etnografía conocerás realmente a los pueblos y por sus monumentos su historia. Galicia fue la gran sufridora y se merece ahora el reconocimiento de una España que le dio la espalda a lo largo de los siglos… Así que, mas dinero para conservar todo este rico Patrimonio.

  14. No suelo participar en estos comentarios.pero la descripción que acabo de leer,me hace vibrar de emoción.Ninguna publicación turística,privada o institucional,logró tan alto nivel de «saber comunicar…».
    Desde los madriles…,,un abrazo afectuoso.Carlos de Blas

  15. Galicia fue la primera meta europea del turismo cultural y así lo demuestra el Camino de Santiago por donde llegan gentes de todas las condiciones interesadas por la monumentalidad de las rutas xacobeas.

  16. Galicia é o mais fermoso que hai no mundo, incluido o seu patrimonio etnográfico… ¡Mirade que hórreo, que cruceiro, que catedral, que castro… ¡Lástima que algún políticos incultos non aprecien a importancia disto e deixen morrer os muiños!

  17. Os felicito por la web y sobre todo por esa preocupación demostrada en pro del patrimonio y la naturaleza. Tenemos que defender lo mucho que tenemos y darlo a conocer en el exterior…

  18. Un paseo por cualquier zona del rural gallego siempre resulta emocionante… Pero aquí se exponen lugares que fueron vitales para nuestra existencia como pueblo.

  19. ¡Cuánto patrimonio y cuanta riqueza escondida, a veces, en lugares inaccesibles por donde transcurrió la vida de nuestros antepasados! ¡Qué poco valor le damos los gallegos a estas cosas!

  20. Preservar el conocimiento es una obligación que nos legaron nuestros ancestros, así que démosle vida de nuevo a esos molinos, lo único que desentona en una página en la que todo es hermoso…

  21. Hai que botalos! A ises que deixan esmorecer os muiños nun lugar tan fermoso. Si os reconstruiran todos lograrían que a xente visitase ises paraxes de Ames que son os grandes descoñecidos.

  22. E ben certo. Que pouco valoramos os galegos o moito que temos. Mirade isa catedral ergueita hacia o ceo… ¿Qué non darían outros pobos por ser meta de peregrinacións?

  23. Bien se ve en esta web lo mucho que fuimos y lo poco que somos gracias a esos señores que mandan desde los bancos o desde los palacios… Pero Galicia volverá a ser grande como lo son sus gentes…

  24. El gran patrimonio histórico de Galicia está, salvo raras excepciones muy bien conservado. Otra cosa son elementos etnográficos que están en ubicaciones difíciles, como por ejemplo los Molinos de Ames, y se hace muy costosa su recuperación en los tiempos que corren. Mi enhorabuena por la web. Este formato es mucho más manejable que el anterior.

  25. Felicitaciones a ti, Xerardo, creo que en cada revista pones el alma entera. Por un rato mi espíritu, repartido entre dos tierras anda festejando ancestros y alabando paisajes. No sé si serás consciente de estos efectos en cada emigrante, lejos de Galicia, pero sí doy fe que te lo agradecemos con un sin fin de bendiciones. ¡Unha aperta!

  26. Me gusta mucho Galicia y vosotros me ayudáis a conocerla mucho mejor a través de esta revista digital, lo que os agradezco y aplaudo. Un saludo desde Lima, Perú.

  27. En el rural gallego, tomes el camino que tomes, siempre te encontrarás con motivos interesantes de nuestro pasado. Aquí faltan, por ejemplo, los petos de ánimas que dejaron de existir a partir del siglo XX cuando los ladrones adquirieron el conocimiento para llevarse las limosnas.

  28. Otra bella invitación a visitar esta nuestra Galicia Unica. La verdad que si vuelves los pasos por aquellos lugares en donde jugabas de niño seguro que había algún elemento de estos que citas como signos de nuestro pasado mas antiguo.

  29. Felicidades por esta forma tan bella de dar a conocer no solo Galicia sino también lo galego. Esta revista sí es única y estoy seguro de que detrás de estos contenidos hay muchas horas de esfuerzo.

  30. Darse una vuelta por algunos de esos lugares te ayuda a comprender mejor el pasado. Por ejemplo: fijaros bien en esos molinos… ¿Os suponéis lo que es llevar hasta ellos el maíz para molerlo? Dice un amigo mío agricultor que el mejor invento no fue el tractor sino el molinillo eléctrico que evitar tener moler en los molinos.

  31. Sin duda esta es una página muy especial, porque todos los que tenemos alguna vinculación con el mundo de la emigración hemos vivido de cerca esas postales: fueron tan reales en la Galicia de la primera mitad del siglo XX como la vida misma.

  32. Sin embargo los molinos significan mas en el paisaje que a moenda… Eran lugares de reunión, en los que esas paredes de piedra son testigos de amores y desamores, como bien se sabe, pero también el medio de “comunicación” de cada aldea…

  33. José Javier García Pena de Sada - Uruguay - Responder

    ¡Gracias, Xerardo, por compartirnos tu poética visión de Galicia!
    Hacés patria, a tu modo, honrándola y honrándote.
    Ojalá otros también la hicieran, desde sus rentables escaños…
    Unha aperta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *