VACACIONES

Lo siento. Tengo que tomarme unas vacaciones para que pueda seguir visitando cada semana, el año que viene,  esta Galicia Única.  Estos días permíteme vivir esa historia por la que fluye la buena gente que protagoniza los relatos hermosos al pié del fuego…  pero no olvides que buceando en la web te encontrarás 3.987 páginas, cada una con varios temas de tu interés. Aprovecha para traer a la memoria los recuerdos que más te emocionen de esta tu revista semanal, simplemente paseando por ella. 

Y como si hoy fuera mañana…

CANTO DE NAVIDAD

A la vuelta de la esquina, pasando 365 hojas de este nuestro calendario, cuando acabemos de una vez por todas con ese virus maligno que mata y enferma a nuestra gente volveremos a disfrutar de esta Navidad nuestra, que sabe a marisco y a capón de Vilalba.  

Será cuando vuelva el sonido de la gaita de fiesta por la alborada porque el paisaje viste de blanco rocío el amanecer del valle y de nieve blanca los tejados de pizarra. Sí, volveremos a vivir la Navidad de siempre porque hoy dejamos abierta la puerta del edén y por el camino de las estrellas volverá la gente que cree en milagros, mientras suenan otra vez las campanas de Bastavales y las de la Catedral magnífica, los sonidos que acompañan a quienes cantan panxoliñas.

Por mi parte, esta vez, buscaré la luz del viejo faro en la lejanía y prenderé el fuego de nuestros ritos que me regalará el tizón de Nadal para cumplir con el yule celta.

Allí, mirando al mar, pensaré en el regreso de los corazones errantes que este es año de inevitables ausencias… para evitar que una noche buena y un  feliz mediodía nos dejen el recuerdo de una canción amarga.

LA NAVIDAD EN GALICIA

Tiene sus elementos mágicos, que por algo convivieron siempre los ritos cristianos con las leyendas heredadas de los pueblos galaicos y los invasores celtas.

La cristianización trajo aquí las celebraciones religiosas propias de estas fechas, en las que el mundo cristiano celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret, hijo de Dios.

Estos ritos, tienen especial significación en los pueblos y villas en los que la participación popular se nota más, pero son más solemnes en la Compostela universal a cuya catedral siguen llegando peregrinos.

La navidad celta, sin embargo, no celebra otra cosa que el solsticio de invierno, al que llamaron Yule. Es el momento del año en el que el sol está más bajo y se dispone a ascender para dar paso a un nuevo ciclo.

La celebración celta tiene lugar en lo alto de la montaña y la fiesta se inicia al amanecer con música de gaita. Se bebe y se come en abundancia durante todo el día y toda la noche hasta una nueva alborada.

La fecha del 25 de diciembre como el día de la Natividad la fijó la Iglesia en la Edad Media, para que sus fieles prestasen menos atención a las fiestas paganas del Yule.

Los gallegos de ahora interpretamos que la Navidad es la disculpa para que la familia se reúna, para celebrar una fiesta hogareña en la que todos respondemos a la llamada del lugar donde nacimos y crecimos, para –igual que en el rito celta- beber, comer y cantar panxoliñas.

Aunque días antes de que llegue el invierno, se encienden ya las luces de colores en la Ciudad de Piedra. Las calles mojadas brillan solitarias esperando que el frío de las madrugadas deje paso a los amaneceres sin lluvia.

Hazme caso, este año pasea en soledad la noche cómplice para que te cuente como volverán las emociones, los abrazos, los besos, en definitiva la magia que nos es negada por culpa de la peor pandemia de nuestro tiempo.  

(5) Comentarios

  1. La Iglesia es la culpable de que existan estas engañosas fechas llamadas natividad de nuestro señor. Jesús hombre, nació en abril u otro mes como puede ser agosto, y no como mucha gente cree.
    Pero…¿Quien fue Cristo?: Simplemente un trabajador y gran revolucionario ser humano.
    Como dios no existe, nunca fue ese dios, como creen los católico-cristianos. No, por favor, no. No crean falsedades religiosas.
    Todo ésto es un engaño que os lo podría explicar, pero estoy seguro que muchos seres humanos, lectores de Galicia Única, lo sabéis muy bien.
    El cristianismo es un engaño, «engañosísimo». Es un Culto alegórico del Sol con las denominaciones cabalísticas de CRISEN-o CRISTO, y de IESUS o JESÚS. Según el Conde de Volney en se libro, releidísimo por muchas generaciones y traducido a muchísimos idiomas: «LAS RUINAS de PALMIRA?
    El verdadero y extraordinario Jesús hombre, no dios, auténtico revolucionario, no nació en ningún pesebre, con un terrible frío y calentado por animales en establo lleno de suciedad y adorado por unos reyes eméritos, llenos de €, $ y £, que venían de Oriente; no, no.
    Pero el Vaticano, S.A. nos engaña todos los años y se llena de «pasta gansa», a cuenta de mucha torpe gente que se creyó sus atroces mentiras.
    Las persoñas Ateas como yo, no creemos estas mentiras y algunos denominamos esta celebración de otra manera y solo festejamos el Nuevo Año y, por mantener la ilusión en los niños, les entregamos el día seis de Enero y antes, toda clase de regalos, sin pensar nosotros en estas tonterías de Eméritos Magos que proceden de Oriente, Papás Noeles y varios engaños mas.
    Mi respeto a todos los humanos que hacen algún festejo en estas mentirosas fechas.
    Un cordial saludo para toda la gente que cree en estas fiestas y que también no cree.
    Carlos Vello, Ourense, Galicia, España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *