Val de Barcia

Ruta del río Barcés

La sombra del peregrino por el Camino Inglés,  paralelo al río Barcés por Carral.

Teresa Fariña Fernández enterró sus recuerdos de padre y hermanos biológicos, en el Valle de Barcia, en Carral,  que es el paraíso prometido donde de niña jugaba, antes de quedar huérfana y ser adoptada por Cesar y Teresa. Eran los tiempos difíciles y por ello decidió emigrar a la Argentina, en el año 1949, a los 34 años, donde emprendió una vida feliz.

Se casó allí con un italiano; y con sangre latina y americana, nacieron sus dos hijos, Cesar y Teresa, que así se llamaron en honor de sus padres adoptivos.

Teresa Fariña nunca les olvidó y siempre llevó en lo mas profundo del corazón los espacios libres de un Carral al que nunca pudo volver.

Hoy Carral es una ciudad del área metropolitana coruñesa; residencial, pero con vida propia tanto en lo que se refiere al ocio y a la cultura, como a la industria y el comercio.

Dos ríos importantes bañan su territorio, el Brexa y el Barcés. Este último genera el paisaje que mas familiar le resultaría a Teresa Fariña, el Val de Barcia, de gran valor paisajístico y agrícola, en el que podemos encontrar pazos, castros molinos, cruceros, capillas… Porque aquí está la mayor concentración de elementos históricos y etnográficos de Carral.

Este siempre fue un territorio apreciado por quienes lo habitaron, debido especialmente a su riqueza natural.

Por aquí pasa la ruta xacobea conocida como Camino Inglés, que sigue una senda paralela al río Barcés.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *