VERSOS DE AMOR Y GUERRA

Siempre busqué la poesía como refugio y en mis noches de radio dejaba que la música pusiera alas al poema. Algunos eran de amor y otros de guerra. Con acento gallego o en otro idioma más universal. Interpretado por los nuestros o por otros cantautores también de raza.

¿Sabes? Cuando sucedían situaciones difíciles –no hemos de olvidar que vivíamos en la España rota por aquella guerra y administrados por un régimen dictatorial que no nos merecimos- me refugiaba en Miguel Hernández. Como anoche, cuando volví a escuchar ese su poema de cárcel y libertad. No, no es un contrasentido. El poeta puede estar encadenado pero su pluma siempre le hace libre.

He pensado que la conjunción de la poesía y la música podían hacerme sentir más solidario con el pasado en este presente de arresto domiciliario que tanto parece incomodarnos.

Creo que a ti, mi gente, te sucederá lo mismo si te digo que esta canción de cuna, magistralmente interpretada por Joan Manuel Serrat, se corresponde con aquel poema-respuesta de Miguel Hernández a una carta de su mujer, Josefina Manresa, en la que le contaba al poeta sus penurias y las de su hijo recién nacido.

Son versos que se pueden decir… de amor y de guerra.

Escucha, por favor.

De cualquier modo, estas “Nanas de la Cebolla” nos sirven para recordar que cualquier tiempo pasado fue peor… Aquel de la inmediata postguerra quedó escrito en nuestra historia como un miserable episodio de hambre, tortura y muerte.   

(5) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *