YA ESTÁ AQUÍ LA PRIMAVERA

Si uno de estos días vienes a Galicia no te quedes en los paisajes de sus cumbres suaves, de sus valles profundos, de sus mil ríos, de sus lagos o de su perspectiva marina. No te entusiasmes solo con sus estatuas de piedra salada, con el rostro del antiguo reino reflejado en el agua o con la blancura que cubre hoy el verde en la montaña. No te conformes, mi amigo, que yo voy a enseñarte los motivos esenciales por los que en mi país descansa la Primavera. Ella viene porque Galicia…

Marzo se muere y renace la policromía del paisaje.

Aquí está otra vez el sol de la vida para encender la fantasía que borra la espesura de la niebla y el orballo invernal. Por eso vuelven las aves y la luz de los cielos limpios baila sobre el agua clara, de flores de cristal.

Renacen otra vez acacias, carqueixas, toxos y xestas y los mil verdes envuelven con su intensidad… esta Tierra guapa.

Beben su inspiración en las fuentes del paisaje y escriben con el dulce acento de nuestro propio idioma que tiene ya mil diecinueve primaveras de historia.

Cantan lo que el corazón les dicta y cuentan cómo nació la estirpe de nuestra sangre. Ven en la lluvia amapolas de agua y en la noche cumbres de estrellas.

La voz de los poetas se escucha con música de mar bravo o de viento de montaña.

Mi país es verde. El verde aparece sobre el otro verde a medida que cambiamos el escenario de nuestros sueños.

La montaña es verde; y el valle y la tierra que rodea la casa de la aldea pequeña. También es verde el jardín que rompe la monotonía del asfalto en la ciudad próxima.

Todo es verde.  Incluso el trayecto del río camino de la cumbre donde nace y los senderos que se abren paso entre sus verdes ribeiras. 

Además, las campas y los prados aparecen hoy reverdecidos por la lluvia final del invierno.

El Atlántico deposita suavemente su azul sobre los azules de la gran playa del surf… mientras al Cantábrico le crecen  agujas cuando interrumpe la playa bonita.

El océano manda repetidas olas para besar, con ternura, la arena blanca; y el mar repite cantos, que también son de ola, sobre sus catedrales.

Océano y mar confluyen en medio del espléndido paisaje, bajo la misma bóveda del cielo azul de esta primavera.

Si quieres alcanzar el éxtasis emprende la aventura de navegar por cualquiera de mis dos mares.

Si este país es  marinero también tiene mil sabores a mar. Mariscos y pescados para dar y sobre todo tomar. En la taberna del puerto o en el nuevo restaurante con estrella. Siguiendo la tradición o la modernidad.

La primavera es en Galicia tiempo de mariscada y todo el paisaje litoral huele a moluscos y a crustáceos recién cocidos, el aperitivo de nuestros tópicos gastronómicos.

Esta tierra es mágica, por eso resplandece el paisaje que todo cuanto nos rodea tiene un brillo especial… De sus entrañas húmedas surgen misterios de niebla y orvallo caído del cielo, mientras al pié del fuego de la lareira se cuentan hazañas protagonizadas por fantásticos personajes de leyenda.

Nos debatimos entre la fiesta de la vida y el culto a la muerte, dialogando con santos y con almas en pena que vienen del más allá. Buscamos tesoros nunca encontrados bajo el mar o en la piedra encantada del valle del oro.

Y, sí; haberlas hailas. Las meigas siguen siendo las heroínas de nuestra ficción… ¿O tal vez de nuestra realidad?

En mi Galicia la Fé mueve montañas y nos hace entender el milagro. Por eso es innegable que en los siete Caminos de Santiago  hay un hecho espiritual y otro, más de este mundo, que emana del encuentro con el arte y la naturaleza.

Caminar para llegar al Obradoiro y abrazar la imagen del Apóstol, para luego sentir como rebrota la fe ante su sepulcro santo, es lo más común después de mil años cristianos. Es el gran rito que permite al peregrino alcanzar el júbilo. Es el fin de la apasionante aventura del espíritu tras la peregrinación de la cristiandad.

En la senda de los sueños, cantada por tantos poetas, hay quien busca aún la piedra filosofal y la huella de los ancianos alquimistas; mientras otros se reconfortan con los humanos placeres que descubren en el paisaje, en la magia, y en los personajes de leyenda del camino.

Los gallegos nos movemos. Vamos de fiesta en romería y de romería en concierto. Hay citas para verbeneros, otras para buscar milagros y también conciertos para jóvenes en los auditorios ya consolidados.

Celebramos cuatro mil eventos populares entre marzo y octubre,  en pequeñas parroquias, en villas  o en las ciudades del país. Con la primavera se inicia la temporada y las hay para todos los gustos y edades.

Las romerías responden a costumbres ancestrales, al espíritu mágico de un país que cree en todo. Otras fiestas tienen mucho sabor, porque sirven para la exaltación gastronómica. También las hay de contenido etnográfico e histórico. En ellas recordamos que nos invadieron los romanos o los vikingos, que el fuego del magosto purifica las almas, que fuimos un reino, y que mantuvimos serias disputas entre moros y cristianos…

Y todas estas fiestas, además, tienen música propia…

… No siempre fue así.

El hombre llegó aquí siguiendo a los animales salvajes. Perseguía manadas de elefantes, rinocerontes, uros y venados que desaparecieron de esta tierra con los diversos cambios climáticos.

Las primeras tribus galaicas y nuestros ancestros se asentaron en este territorio hace 250 mil años. Vivieron entre las sierras de Ancares y O Xistral,  en la depresión de Lemos,  en la cuenca del Sil y en el Baixo Miño, en las riberas del gran río gallego.  Eran cazadores en una Galicia selvática; pero el territorio sufrió cuatro o cinco glaciaciones que interrumpieron épocas muy cálidas, algunas incluso áridas. Fueron tantos los cambios que se produjeron en tan largo período, que las especies que aquí habitaron mutaron tanto como el paisaje…

Luego nos organizamos en tribus, nos invadieron los romanos y los vikingos, también los vándalos y alanos. Fuimos un reino medieval y los creadores de la primera ruta cultural de Europa, el Camino de Santiago. Nuestra historia es la más amplia y singular de toda la Iberia. Algún día te la iré contando despacio, pero sus huellas están a la vista.

Y aunque en nuestras urbes sigue latiendo su corazón de piedra… todas abren sus puertas a la modernidad en nuevos espacios para la enseñanza, la cultura, el ocio, el desarrollo y una nueva concepción del turismo. Crecen siete campus universitarios más allá de las nuevas rúas. La creatividad de nuestra gente la vemos en la arquitectura y en las artes. El emprendimiento desarrolla por si mismo las nuevas tecnologías de acuerdo con las universidades. Los lindes iniciáticos tienen gran paralelismo con las rúas del crecimiento.      

Cuando los poetas llamaron morriña a la nostalgia nació aquel viejo sueño de reencontrarse con la Tierra mas amada. Sin embargo… esta Galicia XXI ya es un mundo global… en el que cabemos todos.

Un día cualquiera, las ondas de mi navío
           me llevarán al presentido allende;
           y a lo mejor encuentro en ese arcano
           el ideal de piedra y de palabras:
           el sol al fondo, y en las ondas… el alma.

                                              (Gonzalo Torrente Ballester).

(32) Comentarios

  1. Desde luego esta primavera es tan única como la tierra que pisamos. 22 grados de temperatura en Cariño y no lo recuerda ni el más viejo. Toca playa.

  2. Cuanto me gustaría poder compartir esa belleza que describen pero, lastimosamente, sigo en esta Venezuela que es un túnel sin salida…

  3. Y bien buena que llegó esta primavera. Parece que estamos en verano y ya tengo mis margaritas llenas de flores. Es una pasada este tiempo.

  4. La verdad es que poder contemplar el país con este sol y este país es un verdadero privilegio. Me voy a la orilla del mar, a Cabo Touriñán, que allí la puesta de sol es increíble y no hace falta ese parador que están haciendo en Muxía para dormir en palacio, que las casas rurales de la Costa da Morte son todas una pasada.

  5. El tiempo ideal para conocer a fondo nuestra Tierra Única, que bien se ve las muchas posibilidades que ofrece. Gracias por ayudarme a presumir de país y un abrazo desde Avellaneda.

  6. La verdad que este sol, esta luminosidad y estos paisajes rejuvenecen a una. Por lo menos he vuelto atrás, estos días, veinte años. Si el cuerpo acompañase al alma sería una maravilla.

  7. Poise u aquí ando mirando coma o tractor mezcla a terra e a alisa para dentro de un par de días sembrar as patacas. Non é moi romántico pero han de aproveitar mais que as margaridas.

  8. Feliz primavera a toda la peña. Cuidado con el subidón porque algún año pasó que el verano llegó anticipado y luego en épocas de vacaciones llovía a maneras.

  9. Una maravilla de tiempo, el que llevamos desde hace varios meses, pero no olvidéis que la lluvia de primavera es la mas saludable porque acaba con lo bichos que provocan las alergias y con la contaminación.

  10. ¡Que regalazo! Esta primavera que altere lo que quiera pero ha venido a paliar tanto rollo político y tantas historias de lacitos que ya aburren todos.

  11. Tocaio, non seas gafe, que o tempo que faga agora non ten nada que ver co que veña despois. Que viva a primaveira con calorciño e sol de veras.

  12. Desde Londres, en medio de las gilipolleces del Brexit, con cielo nublado tras haber amanecido con niebla, envidia me dáis, paisanos. Un saludo especial para Nogueira de Ramuín y muchos besos para mis padres.

  13. Yo ya estoy alterada durante todo el año imaginaos en esta época de tanta calentura. En vez de tantas flores mandadme un galleguiño guapo que me haga feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *