YA NO HAY MERCADO PARA TANTOS CHORIZOS

Por Marola Seijo

Lo que tienen los actos sociales o las celebraciones institucionales es que reúnen en un mismo recinto a los buenos y a los malos, a los amigos y a los enemigos, a los que vienen y a los que se fueron, a los pelmas y a los simpáticos, a los tarados y a los cuerdos…  

Así es, gentes de mal y buen vivir acuden a la llamada del pinchito que prosigue al discurso.

Ayer mismo, en Madrid, hemos visto reunidos en comandita a los vencedores y vencidos de los pasados comicios. Las navajas volaron por el gran salón y las sonrisas cínicas para la cámara sucedieron a las declaraciones. Hablaron todos y todos dijeron nada de lo que tenían que decir, salvo Esperanza y Ángel, el tránsfuga. Ambos se enzarzaron en un diálogo a micrófono abierto para ponerse a parir el uno al otro. Fueron sinceros. Es decir, hicieron públicos sus viejos sentimientos.

Ya lo decía Pío Cabanillas…

—- La política junta en la misma cama a las más extrañas amistades.

Ángel Garrido se fue del PP y dimitió como presidente de la Comunidad de Madrid “porque él es un liberal y el actual Partido Popular está lleno de fachas”. Esperanza Aguirre, que también presume de liberal, sigue siendo fiel a su formación de toda la vida pese a que la echaron de las instituciones, incluso de las que presidió.

Esperanza y Ángel eran  compis y coleguis hasta ayer, cuando se vieron liberados de formulismos de partido y se mostraron al público tal como eran. Ya no engañarán a nadie respecto a sus emociones.

Aunque más claro nos quedó todo, esta mañana, cuando se supo lo que pensaba el líder fracasado:

—- El Partido Popular comenzó a perder votos con Mariano Rajoy.

Lo dijo Pablo el perdedor, para justificar su ruina electoral. Y fíjate, nadie lo desmintió a pesar de que, por bocazas, le quedan como líder 23 telediarios. Justo hasta el día 26 cuando, a las once de la noche, se sepan los resultados de las europeas, de las autonómicas y de las municipales.

Entonces vendrá el siguiente y dirá…

—- Es que Pablo me lo deja muy difícil, porque no se pudo hacer peor gestión en tan corto espacio de tiempo.

Luego comenzará una nueva etapa y nadie le recordará al nuevo dios del nuevo centroderecha español refundado que la gente de ahora ya no come chorizos, que los chorizos ya no tienen mercado y además repiten mucho. Ya no hay quien los trague.

(2) Comentarios

  1. Luna Iglesias Caamiña - Responder

    El PP perdió las elecciones porque 240 militantes y altos cargos significativos están en la cárcel por corruptos y la gente ya sabe que fueron miles los que se hicieron ricos con la política, incluso concejales de pueblo. Vox surge de tanta corrupción mas que de la nostalgia.

  2. No se puede hacer un programa electoral derechista que da la espalda al pueblo y si aún encima te muestras en campaña autoritario estás perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *