galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

ANTONIO PARENTE

“CURAR EL CÁNCER NO ES UNA UTOPÍA”

Fue Enrique Beotas quien me lo descubrió. Enrique, del que no me olvido nunca por su obra de muchos años en el candelero de la profesión, tuvo la desgraciada idea de subir al tren de la muerte el 24 de Julio del año gafe… y allá quedó su cuerpo a escasos metros de su estación de destino, Santiago, a donde venía con frecuencia, sobre todo en fiestas.

Como sabe que escribo esta “Galicia Única” se me aparece de cuando en vez y me aconseja…

—- ¿Conoces a Antonio Parente?

—- No tengo el gusto…

—- Yo te lo presento.

Y conduce mis dedos por el teclado del ordenador para decirme que es uno de los gallegos de segunda generación más importantes de cuantos residen en Barcelona. Verás…

Antonio Parente es hijo de la Ribeira Sacra de Sober porque de allí era su padre; pero su madre era soriana y vivió toda su vida en Barcelona… Beotas dice de él…

—- Aúna el estoicismo gallego, la sobriedad castellana y el pragmatismo catalán.

Su currículo impresiona: doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Barcelona, llevó a cabo su tesis en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Es actualmente presidente de Catalonia Bio, pero fue el fundador de Lipotec, un grupo empresarial de industrias cosméticas, farmacéutica y alimentaria.

—- El salto lo da en el 2003, cuando inició Pharm, una industria de productos farmacéuticos dedicados a la oncología.

Pero este gallego es inquieto y no hace mucho creó Prima Derm, empresa dedicada a la farma-cosmética…

Para que te des una idea. Estaba yo en Barcelona, con mi amigo Castro, dando cuenta de unos buenos percebes cuando alguien de la tertulia preguntó…

—- ¿Habláis de Antonio Parente? ¡Es un coquito…! Un superdotado para el mundo de la empresa y con una amplia cultura científica.

—- ¿Podríamos entrevistarle para la tele?

—- No le gusta mucho eso de salir en los medios, pero lo intentaremos…

Lo intentaron y lo logramos. Y todo el mundo se quedó impresionado con el primer resumen que nos hizo de su actividad este empresario-científico:

—- Son 66 patentes, 24.000 metros cuadrados de plantas de alta tecnología y 300 colaboradores de los que 180 son licenciados en diferentes especialidades de la química avanzada.

Ya sabes que está de moda eso de que el amor es pura química…

—- Sois poco románticos, los químicos; a mi no me gusta creer que mis momentos de amor fueron producto de un intercambio de fluidos…

—- En mi caso no tuve problema ya que conocí a mi mujer en la Facultad de Químicas.

—- Es decir, se dedica a lo mismo…

—- Dirige uno de los centros de referencia que en España se dedican a la investigación de las enfermedades raras. Las conversaciones bioquímicas son frecuentes en casa.

Uno de los trabajos más interesantes de Antonio Paredes fue un descubrimiento sobre el comportamiento de los insectos, jugando con las feromonas de las hembras para atraer a los machos y entramparlos…

—- ¿Quiere esto decir que con un buen perfume te droga una chica más o menos guapa?

—- No temas; nuestro olfato ni siquiera está sensibilizado para el amor, así que eso no es posible…

Antonio llegó al mundo de los perfumes de la mano de Pierre Bourdón, gran creador de olores en frasco en los años ochenta. Fue el francés quien le contó alguno de sus secretos…

—- ¿Sabías que, en los perfumes, una de las sustancias que más se utiliza se extrae del fondo de la vagina?

—- ¿Cómo vive un rico este momento tan difícil de España?

—- No es más rico el que más dinero tiene. Conozco a muchos científicos y empresarios cuya meta es llevar el presente adelante. Esos son los impulsores de la verdadera riqueza. Yo no me resigno. Nuestro grupo cuenta con 300 personas por eso me levanto cada día como cuando tenía 18 años…

—– Entonces eras más gallego…

—– No, yo fui gallego, castellano y catalán en paralelo, sin que uno fuese más importante que el otro. Lo básico está en mis recuerdos esenciales. Los que tengo de Galicia, los de la Naturaleza. Esa vida en que la cosecha y la matanza del cerdo son las que marcan las estaciones…

—– ¿Qué guardas especialmente de tu padre?

—– Quizá el sentido del humor. Era un gallego socarrón, irónico que me enseñó a reírme de mi mismo. Y es el camino para recomponer la necesaria manera de entender la vida, de lograr que resulte más ligera.

Reconforta saber que para este científico-empresario “curar el cáncer no es una utopía sino cuestión de tiempo”.