galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

AROUSA, UN MAR EN CALMA

Es posible que hoy vuelva a brillar un sol especial sobre este mar que busca la embocadura de la ría de Arousa.  Los infinitos azules nos guían por entre las bateas de la vida donde las olas buscan su sabroso tesoro. Navegan por aquí nuestros viejos  sueños, acompañados de gaviotas grises y cormoranes negros,  de playa en playa, buscando la isla de las mareas tranquilas.

1 RIA DE AROUSA 1

LA RÍA

Bienvenido a bordo. Ya ves, mi amigo, como en torno a este mar han crecido once municipios y tres de las comarcas más dinámicas y turísticas de Galicia. La de Arousa es una ría de placentero navegar no solo entre bateas de mejilones; bajo el agua se esconde el mejor marisco del mundo, que, ya sabes, nos deslizamos sobre los lugares secretos donde se ocultan la centolla y la nécora, el pulpo y la vieira, la almeja y el berberechiño, además de las xoubiñas, los xureliños, las cariocas, las acedías o el robalo salvaje.  Esta es la ría de la luz de oro que hace resplandecer mediodías y enrojece los cielos de cada luscofusco.

Fíjate como luce la calma en los paisajes de acuarela que Pepe Conde Corbal reconvirtió en arte después de que las nereidas inspirasen con sus cánticos al mismísimo Valle Inclán.

2 BICHOS DE AROUSA +

Es un mar vital para quien habita en sus serenas ribeiras…

Las bateas son los nuevos barcos de la vida, anclados al corazón del agua verdiazul, a donde llegan más suaves los cantos de olas. Crece en ellas el molusco sabroso, el  mejillón de Galicia, el más apetecido.

De sus puertos van y vienen sobre sus barcos marinos que procuran cada día o cada noche, el horizonte inmenso del Atlántico, más allá de Sálvora,  en busca de la riqueza que ocultan sus aguas. Ellos son los propietarios de este lugar de selvas sumergidas y de almacenes de corales.

En las acotadas playas entran los pies de las mujeres para buscar con sus manos la húmeda cavidad donde se ocultan los moluscos, ya crecidos. La almeja de Carril, el mejor fruto de esta playa, próxima a la playa amarilla de los cuerpos sobre la arena…

También es espejo de agua sobre el que navega el velero al compás de la música del viento… cuya espumosa estela se alcanza desde un cielo bajo caído tras las montañas.

3 ACTIVIDADES AROUSA +

La ría de Arousa es el mar donde el sol enciende todo tras  los requiebros de la tarde  convirtiendo en fulgurante cualquier espacio… Aunque, en pocos minutos,  descubrirás que es en Carril donde duerme la fascinante constelación que nos guía a la Compostela espiritual.

4 MAR DE ESTRELLAS

CARRIL

Nadie vive para contarnos aquella fiesta de 1873… Fue entonces cuando el pequeño Carril se convirtió en la Estación “término”  de la primera línea férrea construida en Galicia. A partir de ahí, locomotoras como la “Sarita” que conducía John Trulock, el abuelo de Cela, cubrieron el trayecto del ferrocarril Santiago- Vilagarcía.

Hoy, el puerto vilagarciano es de los principales del Atlántico peninsular; pero entonces, era Carril quien disponía de las mejores instalaciones para pesca y mercadurías. Era la época de la prosperidad de la Villa, que gozaba de muchos  privilegios por ser cabecera municipal.

Todo el mundo siente asombro aún por el espacio de ría y por la configuración de pueblo con sabor marinero de este Carril que tiene iglesia parroquial dedicada a Santiago Apóstol de portada renacentista.  En su  atrio a mí me resulta admirable el cruceiro que en él pervive al paso del tiempo…

5 COLAGE CARRIL +

A partir de 1814 la actividad portuaria se traslada al emplazamiento actual. Carril progresa entonces hacia la ciudad de Vilagarcía, a la que se une y de la que forma parte en la actualidad, como uno de sus más atractivos rincones.

El pequeño puerto no vive el esplendor de antaño pero sí ha recobrado su vocación marinera. En él se asienta una pequeña flota de bajura y las típicas embarcaciones que se dedican al marisqueo en barco… Aunque esta actividad tiene un mayor volumen a pié de playa.

6 CARRIL GRANDE

EL MARISQUEO

El mar de Arousa nos invita ahora a perdernos en el paisaje infinito del horizonte que se alcanza desde la playa amarilla, a donde llegan las olas jugando con las estrellas. A flor de agua, el otoño es el espejo de la esplendorosa hermosura de una marina, en la que confluyen las bateas y las gamelas, próximas a la arena que esconde el sabor de los sabores, metido en su concha de molusco.

7 MARISQUEO COLLAGE +

La batea es la gran fábrica y la gamela el pequeño refugio del alma marinera.

Pero… el marisqueo es el gran espectáculo de la ría en calma, en ese momento mágico de la bajamar, cuando un torbellino de colores invade el agua y quedan al descubierto todos los secretos.

En este lugar fulgurante, de mar poco profundo que abrazan con mimo las mariscadoras, descubrimos la esencia de la ría frente a la Isla del Tesoro.

8 ACUARELA DE RÍA

LA ISLA VERDE

El sol camina ahora sobre el agua creando torbellinos de colores a su paso,  atraído por los misterios nunca contados de la isla verde, enraizada en este mar para procrear la fantasía del bosque.  

Era ya del pueblo cuando la corporación municipal de Vilagarcía, no sus habitantes, se la regaló al rey Alfonso para que construyera en ella aquel palacio de verano que nunca construyó. Luego, su hijo don Juan, que fue rey sin reino, la vendió a una inmobiliaria con la intención de urbanizar el paraíso.

Casi un siglo después, aquella isla volvió a ser de todos. El pueblo reconquistó, por fin, tras los calores del noveno verano del siglo XXI, la isla de  Cortegada. Y todos,  contemplamos felices la libertad vegetal de este reino sin reyes, que preside el encuentro del Ulla con el Atlántico, en el lugar que fue la marítima puerta santa de la traslación del cuerpo del Apóstol a Compostela.

9 ISLA CORTEGADA +

Dicen los mariscadores de Carril que, cuando se oculta el sol de los atardeceres rojos tras el Barbanza, el mar de Arousa escucha ahora los alborozados cánticos de antiguos soldados, de piratas aquí enterrados y de otros fantásticos seres que aún se ocultan en la isla verde, la antigua Corticata, la que siempre presidió este espacio de la mansa ría.

Esta semana, en Carril, se rindió homenaje a quienes fueron sus guardianes durante medio siglo XX: los líderes vecinales que vencieron al hijo de un rey. Para ellos, Tino y Carolas, Agustín Iglesias y Ricardo Otero, mi mayor reconocimiento por su labor y la de sus ancestros, aquellos que tuvieron que abandonar Cortegada, por culpa de unos gobernantes indeseables.  

10 CORTEGADA

ESPIRAL FIRMA + (2)