galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

DELGADINA O LA INFANCIA CANTADA

Por J.J. García Pena

Esta es una de las canciones que, palabra más palabra menos y en versión resumida, los niños de Sada (tendría yo cinco o seis años) cantábamos sin «casi» entenderlas, en corro y girando tomados de las manos, en las callejas y plazuelas. La del Conde o la del Relleno, principalmente, de mi amada y pintoresca villa marinera. Debo suponer que ese poema «infantil» y otros por el estilo   -Un rey tenía tres hijas, vida del alma…, no era patrimonio exclusivo de Sada (Galicia), sino generalizada y oprobiosa herencia de un pasado aún más cruel y miserable -si cabe- que la última postguerra española, que ya es decir, ya….

¿Cómo pedirles cordura, claridad moral, objetividad de miras y respeto hacia las mujeres y los niños a generaciones que lograron sobrevivir a pesar de haber sido «educadas» con tales parámetros sociales, Lourdes, los Grimm, Fátima, Hansel y Gretel mediante?

Los curas, militares y alcaldes de entonces, tan intolerantes ellos con las «muy peligrosas ideas de los rojos ateos” ¿No se escandalizaban al escuchar, bajo sus ventanas, las cristalinas voces de decenas de inocentes repetir, como en un juego vespertino y macabro, estos versos malditos?  

Esta buena señora española del vídeo, Felicidad Carretero, a instancias del superlativo recopilador e investigador español Joaquín Díaz, y antes de que el olvido se lleve su invaluable testimonio, rebobina el perforado rollo de su pianola infantil y nos remonta a nuestra propia infancia. Al volver a oír de sus labios la cruel letanía, reafirmo y mantengo lo que he dicho y cien veces he repetido, desmintiendo a Manrique:

—- Cualquiera tiempo pasado fue peor.

Para muestra alcanza y sobra el suplicio de Delgadina, infame banda sonora, donde las haya.