galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

EL ESPIA GALLEGO DE FELIPE GONZALEZ

Fue espía y dicen que elaboró para Felipe González muchos informes similares a los destapados por Wikileaks. Manuel Rey Jiménez era piloto de Phantom allá por los setenta, pero terminó en el CESID, que es como la CIA, pero a la española y dicen por aquí que ya quisieran los americanos haber tenido un agente como él.

Su nombre en clave era “Rata”. Lo eligió el mismo porque pensó que tendría que andar por las alcantarillas. Él nunca se identificó con James Bond y sí se define “como un fiel servidor del Estado”.

Pero a lo que iba. A Felipe presidente le enviaba directamente informes de política internacional conseguidos por medio de fuentes extranjeras, en viajes hasta el culo del mundo, o analizando simplemente la letra pequeña de la información que recibimos los comunes mortales en la prensa diaria. Por eso le llamaban analista.

Lo más gracioso y tal vez la situación más peligrosa que vivió es el cuento del lechero: 

Mi oficina estaba camuflada en un chalé cerca de mi casa, y tenía el mismo lechero en los dos sitios. Un día me vio entrar a trabajar y le insinuó a mi esposa que me estaba viendo con alguien. Mi lechero sospechaba de mí.

Este hombre descubrió cómo se resolvió el secuestro de cuatro marineros gallegos, en 1989, retenidos por la RENAMO, la entonces Resistencia mozambiqueña. El espía gallego fue mejor negociador que el Ministerio de Asuntos Exteriores y consiguió que los soltaran a cambio de que TVE emitiera un documental sobre esta organización, cosa que ocurrió el 6 de mayo de 1990. Creo que está esperando que se lo agradezcan.

Parece que por Galicia “anda suelto algún espía más y alguno incluso en activo”. Pero nuestro mejor agente fue Manuel Rey, espía, gallego y único en sus tiempos.