galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

EL OBISPO ENAMORADO

Me gustaría ver la cara que puso Rouco Varela en su mansión madrileña cuando se enteró de la noticia. Seguro que llamó al papa Francisco para pedirle que lo excomulgara. Es que si lo hubiera hecho un curita joven de esos que aún tienen la efervescencia juvenil metida en el cuerpo… aún bueno, se podría soportar. Pero que todo un obispo renuncie a su labor pastoral porque se ha enamorado de una novelista-psicóloga… eso no se puede consentir en el seno de la Iglesia. Un mitrado no puede dar marcha atrás. Sobre todo… él, el obispo Novell, azote de homosexuales y divorciados…

La verdad, esta no es una historia común: que el obispo conservador de Solsona, Xavier Novell, a sus 52 años, pierda la vocación y decida abandonar a sus ovejas para entregar todo su amor a Silvia Caballol, de 38 años, 14 menos que monseñor, resultó extraño para todos sus diocesanos y sobre todo para la Conferencia Episcopal Española que, cuando se enteró, el pasado mes de agosto, celebró una reunión especial para rezar por Xavier. Es que se trataba de un obispo especial porque era exorcista, estaba capacitado para echar a los demonios de los cuerpos de los humanos. ¿Podría ser que Xavier Novell hubiese sido poseído?

A ver, no os riais porque esto es serio. Para contar esta historia voy a utilizar los testimonios de los periodistas especializados de distintos medios y la documentación que tengo en mi poder de lo ocurrido.

Por ejemplo, La Razón ha desvelado que el asunto empezó cuando el ya obispo emérito se reunió con el papa Francisco en el verano, antes de presentar su renuncia. No es habitual que el papa mantenga este tipo de reuniones privadas con sus obispos, pero fue a partir de esa visita cuando Novell comenzó los trámites de su dimisión.

Al papa le dejó meridianamente claras sus intenciones, no solo su irrevocable renuncia sino también la causa: se había enamorado de Silvia Caballol, una madre de dos hijos divorciada, que actualmente trabaja en una ONG. Silvia estuvo casada con un musulmán en Marruecos, pero ahora está dispuesta a casarse por la Iglesia con su pareja el obispo emérito, que tiene la misma intención y así se lo hizo saber al papa Francisco.

En un principio, el anuncio del obispo de Solsona cayó como una bomba entre las autoridades eclesiástica y a sus diocesanos la noticia les sentó como un tiro, tanto por inesperada como por la repercusión mediática que ha tenido y está teniendo.

La Iglesia dice que está endemoniado

Según la web de información religiosa Germinans, el escándalo comienza cuando el clero se reparten las obras de Silvia Caballol, novelas de contenido erótico-satánicas, y en el momento en que se sabe como se conoció la pareja. Por lo visto fue hace unos dos años, porque ambos frecuentaban ambientes de la demonomanía, círculos a los que acudía Novell como exorcista titular de la diócesis de Solsona. Al parecer, algunos sacerdotes de su diócesis le advirtieron a su obispo que “estaba sometido a una acción satánica por parte de la psicóloga”.

Entonces, el sector conservador del clero catalán alzó sus voces para que se le practicara un exorcismo a Xavier Novell. Citaban como ejemplo algunos casos en los que el hoy papa Bergoglio, en sus tiempos de arzobispo de Buenos Aires, utilizó los servicios del reconocido exorcista argentino Carlos Mancuso para que resolviera supuestas posesiones que se producían en su archidiócesis.

El propio pontífice, en muchos de sus discursos incluye las influencias satánicas y llegó a afirmar que «a las nuevas generaciones se les ha intentado introducir la idea de que el demonio era un mito, una idea del mal, pero el Diablo existe y debemos luchar contra él». Según publicó ABC, “Su Santidad pidió a Xavier Novell dos veces que se sometiera a un exorcismo para evitar su renuncia”.

Además de meterle el demonio en el cuerpo con la intención de desvirtuar una simple historia de amor, la curia romana le solicitó que “dejara de utilizar las insignias episcopales –mitra y báculo– y que se mostrara prudente en su nueva vida, lo que se traduce en guardar silencio y no exponerse mediáticamente, por respeto a sí mismo y la institución en la que ha crecido”.

La Santa Sede comunicó el pasado día 23 de agosto que aceptaba la renuncia presentada por el obispo de la diócesis leridana de Solsona, Xavier Novell, «por razones estrictamente personales«. Presentó la renuncia «espontáneamente» al cargo, «después de un período de reflexión, de discernimiento y de oración«, según el obispado.

Novell solo dijo:

— Me he enamorado y quiero hacer las cosas bien.

El diario El País consultó al experto en Derecho Canónico Francisco Cardona, quien cree que “el renunciante solicitará a la Santa Sede la dispensa de la promesa de celibato y de obediencia. Con este trámite no tendría que salir de la Iglesia y sería un laico. Este proceso es largo porque requiere un estudio de los hechos y la declaración de los implicados”.

El Periódico reveló que la pareja estaba residiendo actualmente en Manresa y el prelado emérito busca trabajo en una cooperativa leridana ya que, al margen de su formación religiosa, es ingeniero agrónomo.

Xavier Novell, que en su día fue el obispo más joven de España con 41 años, está considerado un prelado de talante conservador, favorable a la independencia de Cataluña y al derecho de autodeterminación. Se ha destacado por sus alegatos contra el aborto y contra el matrimonio de los homosexuales, así como por ser firme defensor de la familia tradicional.

El pasado mes de mayo, el obispo de Solsona cuestionó en una pastoral dominical si la homosexualidad se debe «a que en la cultura occidental la figura del padre estaría simbólicamente ausente, desviada, difuminada«, lo que provocó protestas en el colectivo LGTBI. Es más, el ayuntamiento de Cervera (Lleida) lo nombró en 2017 persona non grata por estas afirmaciones.

Xavier Novell hace varias semanas que no va por el obispado. Dicen algunos curas en Solsona que su fuerte personalidad y la manera de dirigir la diócesis, llevando a cabo reformas profundas en su estructura, le conllevó enemistades.

Por su parte, Silvia Caballol ejerce como psicóloga clínica y especialista en recursos humanos. Ella se lo dice todo…

—- Soy licenciada con honores en Psicología Clínica por la Universidad Autónoma de Barcelona, donde también realicé el postgrado en Psicología de la Salud. He realizado cursos en sexología, técnicas antiestrés, yoga, cursos sobre religión católica e islámica… siempre me ha gustado, y se me ha dado bien, aprender.

Y añade:

— Soy una lectora empedernida de novela romántica y erótica. Me considero una persona creativa, que ama amar y ser amada. A los lectores que por casualidad lleguen a leer estas palabras sepan que, desde ahora, también los amo a ustedes.

Es autora de Trilogía amnesia y de El infierno en la lujuria de Gabriel. La editorial advierte en la contraportada que es un «libro no apto para menores de 18 años«. Además del erotismo, Caballol aborda también el satanismo en sus obras…

“Donde realidad, delirio y ficción se entremezclarán con una crudeza e intensidad frenéticas; en la que el lector será transportado por el mundo penitenciario, la psicopatía, las sectas, el sadismo, la locura, la lujuria y, poco a poco, también hacia la irrealidad de la inmortalidad y la cruda lucha entre el bien y el mal, entre Dios y Satanás, y entre los ángeles y los demonios”, según informa su editorial.

La Iglesia está maltratando y desvalorizando al obispo emérito de forma contundente. Quizá fuese la voz de sor Lucía Caram, la popular monja argentino-catalana, quien más daño le ha causado a Xavier Novell, tras una entrevista en TV3 en la que afirmó…

— Su decisión no tiene nada que ver con el celibato. Se trata de una persona inestable emocionalmente. Me da pena porque es un juguete roto.

Según la monja cuando fue nombrado obispo, hace ahora once años, estaba abierto a que las mujeres formaran parte de la Iglesia, pero tras una estancia en Roma se convirtió en el “niño terrible” de la diócesis de Solsona, ya que era el “martillo de herejes que vivía alejado de los párrocos”.

Es una simple y bella historia de amor

Uno hace tiempo que dejó de creer en todos los cuentos bíblicos y cada vez se aferra más a lo único que le queda, el amor. Desde luego, este hombre se nos ha enamorado y esa es la causa de que rompa con todos los lujos del Palacio Episcopal de Solsona y con una institución arcaica y caduca, con mucha golfería en sus filas, un poder económico inconmensurable y una enorme influencia en todos los ámbitos. Aunque no comparta las ideas retrogradas, rayanas en el fascismo, del hasta hace poco obispo de Solsona, creo que Xavier Novell tiene todo el derecho a colgar la sotana y compartir el amor de una mujer tan controvertida como Silvia Caballol. Ese Dios que nunca vimos debería colmarles de felicidad, que no hay mas bella historia que aquella en la que se renuncia a todo por amor.