galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

EL PORTUGAL AMIGO

Este puente sobre el Miño es el símbolo de la fraternidad

Pocos  han sido los comentaristas de Galicia que han dedicado espacios de ánimo al Portugal vecino y amigo,  en sus días más difíciles, estos de futuro incierto que está viviendo.

Y debieran hacerlo. Porque somos muchos miles los gallegos que miramos hacia el pueblo luso tras la definitiva claudicación de su premier, Sócrates, que pese al nombre, por no tener ni tiene filosofía política que justifique el estado paupérrimo de su economía.

O al menos, eso se desprende del rechazo de los suyos a sus cuatro programas contra la recesión, en el momento en el que se habían acallado las voces que pedían la intervención comunitaria, al igual que en Grecia o en Irlanda.

Portugal sufre la peor crisis económica de su historia y eso nos afecta a quienes vivimos en esta norteña esquina atlántica ibérica. Galicia va a notar profundamente el desastre portugués, porque son muchos los intereses económicos que nos unen, a uno y a otro lado del Miño.

Como consecuencia de la rotundidad con la que la “Asambleia” negó su apoyo al primer ministro,  los rumores se convirtieron en noticia y pocos expertos dudan ya que la Unión Europea no acuda al rescate, acto económico que los profanos en la materia hemos descubierto como el peor escenario para dominar una crisis.

Permitidme que hoy pida para Portugal la ayuda exterior que precisa para recuperar la dimensión perdida, ya que afecta a los intereses comerciales e industriales de una amplia eurorregión configurada por Minho y Galicia.

La preocupación por la crisis portuguesa se ve agravada entre nosotros, al margen de la macroeconomía, por la gran cantidad de actividades que nos son comunes, a uno y a otro lado de la hoy imaginaria frontera, trazada sobre el valle de Monterrei, la reserva común del Xurés y el tramo final del Miño.

Actividades que, para abundar en razones,  no solo se refieren a los intereses económicos, sino también a los sociales y culturales.

.