galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

ESTO ES LO QUE NOS ESTÁ PASANDO

Por Marola Seijo

Todos estamos hartos de una situación que no nos conduce a ninguna parte. Estamos acuciados por una presión que “nos ha colocado el contador a cero”. Es lo que nos hace pensar que estamos en la Tercera Guerra Mundial, aunque los misiles fuesen sustituidos por bombardeos económicos masivos a la línea de flotación de las sociedades civiles.

No creáis que los que nos aprietan el cuello con tarifas y precios inalcanzablesson personajes irreales, abstractos. Se nos oculta la realidad de esta incomprensible situación a la que hemos llegado tras un estado de bienestar envidiable, pero los responsables tienen nombres y apellidos poderosos y nos manejan como si fuéramos marionetas.

Ya en el 2007, los exclusivos y muy ricos miembros del Club Bieldeberg, decidieron en su reunión anual de Estambul dar un vuelco al mundo porque “sus enormes capitales no aumentaban al acelerado ritmo de ejercicios anteriores”. Aquella reunión de Estambul fue el principio de todo, porque en ella se potenciaron los grandes bancos de inversión mundial, directos responsables de la primera gran crisis de este siglo.

Luego sufrimos una pandemia que -no lo descartemos- pudo haber sido provocada por algún laboratorio. El coronavirus tuvo gravísimas consecuencias para nuestra salud y para nuestras pymes, las empresas que realmente mantenían vivo nuestro entramado sociolaboral.

Y ahora, finalmente, se encargan de rematarnos las grandes multinacionales en cuyo consejo mandan los mismos especuladores, reconvertidos en accionistas que mueven los hilos desde detrás de las bambalinas.   

Tengo la sospecha que todas sus fechorías las hacen con la complicidad de los políticos, porque a poco que los investigues se te ponen los pelos de punta al conocer sus amistosas relaciones con los causantes del empobrecimiento de los estados de Europa. Quiero decir que no me parece casual la confraternización entre quienes endeudaron a sus países y los que han comprado esa deuda que jamás podremos terminar de pagar los españoles, los griegos, los portugueses y los italianos, es decir, los del Sur, que así nos llaman en Bruselas.

Estas fueron las grandes maniobras orquestadas para que unos pocos se hiciesen con el poder en todo un continente: primero hundieron la bolsa, luego provocaron una burbuja inmobiliaria; a continuación, nos obligaron a endeudarnos para salvar a sus amigos de la gran banca… Para someternos exigieron a los estados la implantación de recortes sociales y privatizaciones de los servicios públicos. Ahora nos suben los precios para que nos arruinemos todos y para colmo le echan la culpa de todo a Putin por la invasión de Ucrania. Pero no la tiene, al menos toda. Esa parte la conoce muy bien el presidente Biden y la industria armamentística norteamericana.  

Te aconsejo que leas los grandes rotativos económicos de Nueva York, Londres y Tokio y un montón de libros recientemente publicados. Se te irá la vista a ellos en los estantes de las librerías.

Después de corroborar la verdad de esto que está pasando, si sigues callado, pensaré que vivo en un continente de imbéciles… o se ha cumplido la profecía de Aldous Husley y ya somos una mierda.