galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

HACE DOS AÑOS QUE LAS ELECCIONES “INVENTARON” UN GOBIERNO DE COALICIÓN

Por Manuel Sánchez

Un 10 de noviembre, hace dos años, se dibujó un mapa electoral tras las elecciones generales que condujo, en poco menos de 24 horas, a inventar el primer Gobierno de coalición en la historia democrática de España.

A Pedro Sánchez no le salieron sus cálculos para poder prescindir de Unidas Podemos con una repetición electoral, y el actual presidente, que dijo “no poder dormir con Pablo Iglesias en el Gobierno”, tuvo que claudicar y nombrar al exlíder de Unidas Podemos como vicepresidente e incluir una cuota del partido morado en el Ejecutivo.

En dos años, ni el Gobierno, ni la sociedad, ni los medios de comunicación se han acostumbrado todavía a las tensiones de un Ejecutivo de coalición. Cada iniciativa gubernamental provocaba toda una tormenta en el seno del Ejecutivo que parecía que se iba a romper un mes sí, y al otro también. Pero más allá de las peleas mediáticas, las declaraciones desafiantes de unos y otros, o los tuits llamativos, el Ejecutivo ha desarrollado en estos dos años una capacidad legislativa ingente y aplicando una buena parte de su acuerdo de coalición en tan poco tiempo.

Pero también es cierto que, dos años después, el actual Gobierno nada tiene que ver con el que se formó en las primeras semanas de 2020. Y los cambios sustanciales en los dos partidos entre las personas que lo compusieron hace dos años han provocado todo un cambio en las dinámicas.

El cambio de personas en el Ejecutivo ha provocado un cambio en las dinámicas

Por el PSOE, ya no están los dos pesos pesados a nivel político del Gobierno: ni la vicepresidenta primera, Carmen Calvo; ni el ministro de Transportes y ex secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. Además, del ex jefe de Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Iván Redondo. Por parte de Unidas Podemos, nada menos que falta su exsecretario general y vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. Sin ellos, se podría decir que hasta parece que hay un nuevo Gobierno.

Y es que la marcha de personajes de tan alto nivel político ha cambiado también al Ejecutivo. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha cogido las riendas de las negociaciones con el Gobierno y se han cambiado actitudes. Y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, junto al equipo de Gabinete del presidente, liderado por Óscar López, han modificado también las formas de actuar de La Moncloa en múltiples aspectos.

Sánchez, en su primera rueda de prensa, aseguró que su objetivo era que la legislatura durase 1.400 días. De momento, va aproximadamente por la mitad de los días. Y de aprobarse los Presupuestos Generales del Estado para 2022, es más que probable que se salga con la suya.

MANUEL SÁNCHEZ