galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

IAGO ASPAS

EL MESSI DEL REAL CLUB CELTA

 

               Te bastará comparar aquel Balaidos de antaño con el de hoy. Hay que ver como cambió todo. Estos días he escuchado en mis noches de radio los desmadres del futbol. Lo de las deudas, la ley concursal, posibles embargos…

               Las cuentas, por lo visto, no las tienen cuadradas ninguno de los equipos de Primera División, a excepción hecha de los dos que lo tienen todo, el Barsa y el Real Madrid.

               Dice José Ramón de la Morena que esta es la peor crisis de la historia de este deporte y él ha vivido un tramo largo de ella.

               Unos, según parece, disimulan su situación caótica con buenos resultados deportivos y los otros cambian a los entrenadores, como se hizo siempre, o prometen rutilantes estrellas.

               También la tele tiene que ver en este asunto porque paga cantidades desorbitadas pero en cualquier momento –ahora que hay un “bipolio” en España- todo este montaje del futbol se puede ir al carallo y producirse el crack de la que llaman sus organizadores la “Mejor Liga del Mundo”, aunque los espectadores ya no acudan a los estadios.

                 ¿Qué por qué hago estas reflexiones aquí? Porque estos días están mareando a Iago Aspas, que por coraje e inteligencia como futbolista, es uno de mis personajes gallegos favoritos.

                 Por lo visto el chico es la gran sorpresa de esta Liga, dice su entrenador, y los pescadores de talentos hablan de ofertas –para él- que superan los quince millones de euros. Es decir, que sobre la mesa le ponen unos papeles, que si los firma, soluciona su vida y la de sus hijos…

                 Yo no le conozco pero sí tenemos amigos comunes. Todos coinciden en su coraje, en su talento y en su bondad como persona. Vamos, que todos aquí se alegran de sus éxitos,  como cuando le toca la Lotería a un parado.

                 Supongo que todos menos Mouriño presidente, que a estas alturas ya andará buscando sustituto en el “mercado”; y Paco Herrera, claro, porque es su entrenador y se le va.  Dice…

                 —-  Iago está mareado con posibles ofertas que son muy difíciles de rechazar, pero que tengan en cuenta que de Vigo no se mueve a no ser que paguen los 10 millones de euros que marca su clausula de rescisión de contrato… Yo no creo que el Valencia, por ejemplo, con un grave problema financiero, pueda hacerse con el jugador. Lo malo es que todo este revuelo que se montó esta semana no nos beneficia para nada.

                  ¿Y qué dice él? Nuestro personaje calla, aunque como buen gallego no se sabe si está de acuerdo con Herrerao si hace bueno el refrán aquel, ya sabes, “el que calla otorga”.

                  Porque… ¿Me queréis decir a que chico de 25 años le ofrecen la mareante cifra de quince millones de euros por jugar al futbol y duerme tranquilo?

                  Yo creo que Iago Aspas se nos va. No sé si al futbol inglés, al chino, al árabe o al turco, como su hermano Jonhatan. Pero se nos va. Y en el fondo todos haríamos lo mismo. Así que hazte a la idea tú que eres forofo, condición que yo perdí hace años gracias a la gestión de sus presidentes.

                  Moaña ha sido buena cantera para el Celta y la casualidad quiere ahora unir el pasado con el presente: Jorge Santomé, que fue uno de los mejores laterales del equipo vigués a lo largo de su historia, es el representante de Iago Aspas y por lo tanto el que tiene la llave del futuro que más convenga al futbolista, al que yo deseo mucha suerte.

 

                Pero me gustaría concluir con unas preguntas para tí:

                —- ¿Podrán los equipos modestos alcanzar algún día a los dos o a veces tres que monopolizan la Liga de Primera División?

                —- ¿De qué sirve mimar la cantera si vienen los que tienen dinero y te llevan a los que has formado?

                —- Después de Aspas… ¿Quién será el próximo?

                —- ¿Tú crees que así se ilusiona a una afición?

                 Si sabes alguna de las respuestas, por favor, contéstame, porque yo tengo la sensación de ser el seguidor del tópico equipo “ascensor”, de esos que suben y bajan…

                Aunque me alegro de haber escuchado decir a un comentarista madrileño esta definición de Iago Aspas:

               —-  Es el Messi gallego…

               Suena muy bien. ¿Verdad?