galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

LA PUERTA ATLÁNTICA DE COMPOSTELA

1 SIRENA-TORRE +

Te invito esta vez a vivir una nueva aventura que comienza con la mera contemplación del paisaje de Arousa y termina en el lugar mágico donde los gallegos honramos con romería a los vikingos que nos invadieron en tiempos del más famoso de los obispos de Compostela, Diego Gelmírez.

En el trayecto descubrirás, primero,  como la plácida Ría es mucho más que un atardecer o una playa; porque es un mar vital para quienes habitan sus ribeiras, los cuidadores de las bateas ancladas al corazón del agua para que crezca el sabroso Mejillón de Galicia.

Luego, en los puertos, conocerás a la estirpe marinera, esa que procura cada día o cada noche el inmenso horizonte Atlántico, más allá de Sálvora, en busca de mil sabores que se encuentran bajo el agua. Los marineros de estos puertos son los propietarios de este lugar de selvas sumergidas y almacenes de corales.

Y ahora que es otoño también verás  como en las acotadas playas de  arena fina entran los pies de las mujeres para buscar con sus manos la húmeda cavidad donde se ocultan los moluscos, ya crecidos. Las almejas, y los berberechos son los frutos de otra playa, próxima a la playa amarilla de los cuerpos sobre la arena…

2 BATEAS Y PUESTA DE SOL +

Te cuento que a este Mar yo lo considero la Puerta Atlántica de Compostela porque percibirás en él la presencia de Santiago, el Apóstol.  Es por aquí por donde llegaron Teodosio y Atanasio con su cuerpo, desde Jaffa, en la barca de la piedra.

En Galicia, occidente del entonces mundo conocido,  -y según cuenta el “Liber del Sancti Jacobi”- el Apóstol Santiago se reencontró definitivamente con la Tierra donde había derramado su legado evangélico…

3 PUERTO-MARISQUEO +

Allá donde la ría pierde su feminidad, te encontrarás con la isla de Cortegada territorio por conquistar, que preside el encuentro del Ulla con el Atlántico. La envuelve la leyenda de sus más antiguos habitantes, soldados de ejércitos fantásticos. Una isla verde que alimenta todo tipo de árboles, sobre los que se desliza el viento, suavemente, acompañado por el arrechouchío de miles de pájaros.

4 CORTEGADA +

Luego, si desde Carril buscas la luz contraria verás como el sol va apagando todos los requiebros de la tarde,  preparando el paisaje para ese momento en el que las estrellas se acuestan sobre el azul del agua. Es un momento fascinante.

4 bis ATARDECER +

Ascendiendo el río Ulla desde Cortegada, que es isla del Parque Nacional,  se alcanzan rápido las Torres D’Oeste y su fábula. Estamos en tierras de Catoira y en este lugar es donde se inicia la parte más importante de su historia.

La fortaleza de Oeste se levantó en el siglo IX para defender Iria-Flavia y Compostela. Los obispos de Iria y de Santiago y los reyes de Asturias se preocuparon por la defensa del santuario xacobeo y de las poblaciones costeras, ante la furia vikinga llegada en sucesivas oleadas.

5 TORRES A +

En época de Gelmírez, que posiblemente nació aquí, Oeste cobró una importancia todavía mayor, al ser el castillo donde la mitra gustaba refugiarse en los días adversos.

Debido a su importancia estratégica, la fortaleza de Oeste tenía que seguir siendo la “llave y sello de Galicia” y en sus inmediaciones estaban los astilleros y la pequeña flota de guerra -la primera de la España cristiana- que Diego Gelmírez armó contra los almorávides.

La modernidad y el ingenio de un poeta como Bouza Brey, otros ilustres intelectuales, y también los trabajadores de la antigua fábrica de cerámica Cedonosa,  hicieron que el recuerdo de aquellas bárbaras invasiones vikingas se transformase en una gran romería de paz, donde la cultura se entremezcla con el buen yantar campestre, a la sombra de la historia.

6 TORRES B +

Catoira es villa conocida en medio mundo por su romería vikinga y también por ser uno de los puntos estratégicos de la Ruta Xacobea de la Traslación, como se llama históricamente a la única ruta fluvial por la que se peregrina a Compostela.

Este es uno de los más hermosos lugares de la proximidad compostelana y pasada la romería, ya sin vikingos en la costa, es un auténtico remanso de paz. Aunque en la cercanía siempre sonará una gaita, que tres de los fundadores de Milladoiro son de aquí; y aquí iniciaron sus carreras en el antiguo grupo “Faiscas do Xiabre”, aquel que capitaneaba el gran Pepe Ferreirós, sin duda uno de los gaiteiros de mi mayor aprecio.

7 ROMERÍA VIKINGA +

Catoira es el punto final de esta atractiva ruta marítimo-fluvial. Pero no te quedes sin reconocer los valores naturales y sin probar en Casa Emilio la lamprea a la bordalesa, un manjar de dioses. Es el fruto principal del Ulla, un río principal de este país, con catálogo propio de rincones hermosos…

Hay un tramo que te recomiendo especialmente, un sendero de 14 kilómetros que comienza en las brañas de Oeste y termina en las de Laíño. Aquí están los carrizales más extensos de Galicia, una zona húmeda de gran interés ecológico en la que se refugian las aves acuáticas. Entre el Molino del Cura y el municipio de Valga, la senda es de madera y discurre en paralelo al río.

8 ULLA +

ESPIRAL FIRMA +