galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

LECCIÓN DE ECONOMÍA DE UN GALLEGO EN NUEVA YORK

Fui un mal estudiante de Matemáticas, de esos que necesitaron horas extras para sacar adelante un Bachillerato mucho más fácil que el de mis nietas. En realidad, cuando era “franganillo”, en las redacciones en las que estuve, tampoco conocí a ningún periodista de esos que en esta modernidad pasan por ser especialistas en Economía. Ahora, cuando veo en la tele a esos señores tan puestos en los números, en los grandes números, me dan escalofríos. Porque tratan las cifras del Estado como mi tía Delia manejaba las cantidades que le debían. Es decir, de memoria.

En estos tiempos hay economistas que lo explican muy fácil para la tele e incluso su público les aplaude movidos por ese regidor que lleva años haciendo aplaudir a la familia. Alrededor de ellos, los tertulianos, discuten, se acusan, marean la perdiz… pero nadie nos cuenta la verdad, porque su verdad responde a sus propios intereses.

—- ¿Y dónde se esconde esa verdad?

Hoy tengo fácil respuesta, mi gente. Me basta reproducir la carta que envía un viejo emigrante a un amigo mío que tuvo que soportar la soledad del adolescente, porque sus colegas se fueron en busca de mejor suerte… al extranjero. Incluso su primo.

José María, ya es moderno gracias al “wifi” que puso el ayuntamiento en su pueblo…

—- Este wifi eche un gran wifi. Eu xa teño Intrenet e mais maile…

Pues… José María le puso un mail a su primo Camilo Sierra, que vive en Nueva York y es rico, por lo visto, “gracias a tres o cuatro supermercados” que montó al “estilo Galicia”. Es decir, familiares; de esos donde compras lo mismo un tractor, que una motosierra… que te comes un “macpollo” con patatas fritas. Una imitación de la tienda que tenía en Cudeiro mi tía Delia.

En el mail, José María le preguntaba…

—- ¿Tú porque crees que somos tan pobres los gallegos comparados con los americanos?

La respuesta no se hizo esperar y provocó en José María mayor asombro que el que le había producido la madrugada anterior el profesor O Kea en la tele, hablando del rescate de las autopistas…

—- Hello, primo. ¡Como se ve que los carballos de esa Galicia tan verde y frondosa no te dejan ver el bosque!

Y Camilo le regaló a José María Sierra una verdadera lección de Economía aplicada

Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro
de gasolina más del triple de lo que pago yo? 

¡Un pobre no se da el lujo de pagar la electricidad, el teléfono o el móvil un 80% más caro de lo que a mí me cuesta!

¿Cómo puedes llamarte pobre cuando pagas a los bancos comisiones por servicios y por tarjetas de crédito y aquí no pagamos nada?

¡Un auto a mí me cuesta 2.000 dólares y tú pagas por él 20.000!

¡LOS POBRES SOMOS NOSOTROS!”

Camilo prosiguió su lección de Economía Aplicada a la vida, de unos y otros:

El Gobierno americano bien lo sabe y por eso, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, solo nos cobra un 2% de IVA estatal más un 4% de IVA federal. No un 21% como pagáis vosotros, los ricos que vivís en España.

¡Claro que sois ricos! Hasta tal punto que pagáis también “Impuestos de Lujo” por la gasolina y el gas, el alcohol, los puros, los cigarrillos, la cerveza, los vinos, etc. Lo que supone el 320 por ciento de su valor original.

—– Además creo recordar –aunque seguro que me dejo alguno- que vosotros también pagáis…

Y siguió con la retahíla de las cargas que pagamos los españoles:   

Impuesto sobre lo que ganáis (IRPF).

Impuesto sobre los automóviles nuevos.

Impuesto sobre los bienes personales.

Impuesto sobre los bienes de las empresas.

Impuesto de Circulación por usar el automóvil.

Además, pagáis “tasas” por todos los trámites estatales, autonómicos o municipales.

—- ¡Dichosos vosotros que tenéis capacidad para pagar tantos impuestos! ¿Me quieres decir cómo paga un pobre todo esto?

—- Pero… Espera primo que aún tengo más razones para que te consideres lo que eres, es decir riquísimo…

Un Estado como España y una Autonomía como Galicia que son capaces de cobrar el IMPUESTO A LAS GANANCIAS y a los BIENES PERSONALES por adelantado, mediante RETENCIONES, tiene necesariamente que nadar en la abundancia porque considera que todos los negocios y todos sus habitantes siempre tendrán beneficios… aunque sufran saqueos, asaltos, terremotos, sequías, inviernos con desastres, inundaciones, mordidas, corrupciones, corruptelas y saqueo fiscal.

—- ¡Vosotros tenéis que ganar MUCHÍSIMO DINERO!

—– Verás primo. Los pobres somos nosotros, los que vivimos en USA y que no pagamos IRPF si ganamos menos de 2.000 euros al mes.Los españoles y por lo tanto también los gallegos, tenéis que pagar además de lo antedicho:

El Impuesto a los Bienes Inmuebles, el IBI.

Impuesto por Recogida de Basuras.

Impuesto sobre el consumo de Agua, Gas y Electricidad.

—– Supongo que como todo rico tendrás un auto y estás pagando alrededor del 10 por ciento anual de seguro… ¿Me equivoco? Para que te orientes, yo pago solo 245 dólares al año. Y como os debe sobrar el dinero, aún pagáis…

La ITV, la Zona Verde, la Zona Azul…

—– Acá no podemos darnos esos lujos y pagamos 15 dólares anuales por el Sticker, sin que importe el modelo de auto… Pero claro, lo que vosotros pagáis por un auto es para gente que tenga muchos recursos… Y luego está lo otro… 

—– ¿Lo otro?

Sí, la ecuación ayuntamiento + diputación + autonomía + estado = 445.568 cargos públicos que mantiene España, con todas sus infraestructuras de partido + asesores + directivos de empresas públicas y fundaciones, que sumarían una cifra aproximada de 150.000, con lo que, sin funcionarios, administrar el país supone pagar sueldos superiores a los 4.000 euros de media a…

        595. 568 políticos y asesores lo que supone una cifra que supera el total de médicos, profesores, policías y bomberos que ejercen el estado español. Entre todos estos colectivos no llegan al medio millón.

Ni que decir tiene que superáis con creces la media europea, tenéis 300 mil políticos más que Alemania con doble población y seis niveles administrativos.

Y el primo de José María, remataba así su lección de economía simple…

Una última cosa: para ser político no te exigen ni el certificado de estudios primarios, pero para todos los demás colectivos de la administración, como mínimo el Bachillerato.

        Así que… los ricos sois vosotros que tenéis capacidad para pagar todas esas cosas… Vamos, que vosotros os quedasteis todos en ESPAÑA porque sois RICOS.

        Somos los pobres como yo, los que nos vinimos a probar suerte a Estados Unidos. Ya me contarás, querido primo, como os va con el nuevo presupuesto, que seguro servirá para aumentar más impuestos.

—– Pero es lo que hay que pagar por vivir en la octava potencia mundial, el mejor lugar del mundo y el tercero donde la gente se siente más feliz de todo el planeta.