galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

O CEBREIRO, EN EL CAMINO DE LAS ESTRELLAS

Son varios los caminos a Compostela que atraviesan las tierras de Lugo, pero solo el peregrino que llega desde Francia a la iglesia do Cebreiro, por el alto de Pedrafita, habrá elegido el verdadero “camino de estrellas”,  al que García Lorca llamó “Ruta de los Sueños”.

Porque esta es la senda que aún pisan año tras año millones de pies encallecidos, para postrarse ante el cáliz que protagoniza la leyenda, en la iglesia de Santa María la Real, nacida de un milagro ya contado en el siglo XI.

Los sueños están escritos en el cielo con guirnaldas de verdes luceros, que este es el Camino de la espiral mística y de la fábula artúrica. De don Gayferos y de los caballeros del “rojo lagarto” en la capa blanca…

Aquí en O Cebreiro, -que ya fue aldea prerromana-, es donde se inicia la magia y la alquimia de la ruta xacobea gallega…

Aquí, donde la nieve pinta inviernos y la primavera de agua dibuja el paisaje del verde más intenso,  está la puerta de la traza francesa de los caminos a Compostela.

O Cebreiro es el lugar donde supuestamente ocurre el milagro del Santo Grial,  pero aún sin milagro sería el gran emblema del Camino Francés en Galicia, porque posee un alto valor histórico, con un  pasado medieval todavía visible en la Iglesia de Santa María la Real y en toda la aldea, recuperada en el año 1993.

El templo de O Cebreiro es la iglesia más antigua del Camino de Santiago. Fue construida a mediados del Siglo IX por los monjes benedictinos. A pesar de las diversas reformas aún conserva parte de su factura prerrománica, con planta basilical de tres naves cubiertas de armadura de madera que finalizan en ábsides rectangulares. En el exterior, destaca la torre y los muros exteriores, todos de granito con lajas de pizarra.

Los peregrinos medievales fueron quienes difundieron el milagro del Santo Grial.

A principios del siglo XI, existía en la aldea de Barxamaior, a varios kilómetros de O Cebreiro, un devoto campesino llamado Juan Santín, que siempre asistía a misa en la iglesia que los monjes benedictinos tenían junto al hospital de peregrinos.

Aquella vez, pese a que era un día de gran tempestad, Juan, como tenía por costumbre, subió desde su aldea hasta O Cebreiro, llegando a la iglesia en el momento en que el monje estaba consagrando un pedazo de pan y un poco de vino.

El monje, al verlo llegar, exclamó incrédulo:

— Cual viene éste otro, con una tan grande tempestad y tan fatigado, a ver un poco de pan y vino…

En ese momento, el pan que sostenía se transformó en la carne de Cristo y el vino en su sangre, produciéndose lo que se cita como el milagro del Santo Grial.

Esto cuentan las guías oficiales de los templos milagreiros de Galicia y es cuento que se dice al peregrino devoto y al visitante escéptico.  

Este es un hecho histórico: En 1486 los Reyes Católicos peregrinaron a Santiago, haciendo parada en O Cebreiro para constatar el milagro y donar el relicario donde se guardan aún hoy las reliquias, que se pueden contemplar en la Capilla del Santo Milagro,  junto a la patena y el cáliz, pieza románica del siglo XII, que además es un símbolo del país  y forma parte de nuestro escudo.

Los mausoleos donde están enterrados los protagonistas del milagro y una talla románica de la Virgen del Siglo XII completan la vista a esta capilla, declarada monumento histórico y artístico.

Al igual que en Ancares, en O Cebreiro se puede visitar alguna de sus pallozas, muestra de construcciones prerrománicas que usaron nuestros antepasados como vivienda.

El Camino de Santiago provocó el auge del turismo cultural en toda esta comarca, donde hay varias casas de turismo rural, además de albergues para peregrinos, tanto públicos como privados.

El turismo, ciertamente, se ha convertido en uno de los pilares económicos de la zona y en todas las parroquias del municipio de Pedrafita, con grandes valores ecológicos y paisajísticos, hay productos artesanales de interés, entre los que destaca el famoso queso Cebreiro.

De inviernos fríos y veranos calurosos, como en las sierras, Pedrafita do Cebreiro pertenece a la comarca de Ancares, por lo que su configuración geográfica es de un relieve ondulado, compuesto por montes y valles profundos, surcados por ríos de montaña de rápido y limpio curso, y de una gran belleza.