galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

OSCAR RIVERO, CAMPEÓN DE MATEMÁTICAS.

          Siempre les he admirado porque nunca conseguí superar la barrera del aprobado,  muy raspado, –incluso, a veces, a la tercera iba la vencida- en esa asignatura que se me atragantó toda la vida, las Matemáticas.

          Me refiero a esos chicos de Matrícula de Honor que pueden con ecuaciones, logaritmos, algebra y lo que le echen. Y si aún encima se van a esos campeonatos de la modernidad escolar y los ganan, para mí resultan ser el no va más.

          Este es el caso del joven que hoy considero todo un personaje y al que, sin embargo, solo conozco a través de los periódicos. Todos le han entrevistado hasta la saciedad y no iba yo a molestar al chico, porque tendrá que estudiar, digo yo, y mucho, para ir al campeonato del mundo.

          Aunque algún viajecito pintoresco para resolver problemas sí ya hizo por ahí…

          Óscar Rivero Salgado es de Xinzo de Limia y dice que su “pasión por los números es vocacional”.

         —- Pero… ¿Cómo le pueden gustar a alguien las Matemáticas?

         Esto se lo preguntaba yo en mis tiempos a Adela,  mi querida profe, que además de guapa tenía conmigo tanta paciencia que tuvo que comprarse un apartamento en Manzaneda para descansar los fines de semana.

        Pues sí, mira, a Óscar Rivero “le encantan los números” según le dijo a Xesús Vázquez, conselleiro de Educación y Cultura; porque, aunque ya es campeón de España, recibió esta semana, también, el primer premio de la Olimpiada Autonómica Matemática.

        ¡Qué cosas inventan ahora para que estudien los chicos! Aunque a Óscar no hay que empujarlo, que sus notas no bajan de sobresaliente salvo en Educación Física. Lo malo es lo que le ha dicho a la prensa:

        —-  Estos tiempos son muy complicados en España para un investigador. Así que yo ya me hice a la idea de que tengo el futuro en el extranjero…

        ¡Ya estamos! No, sí al final nos traicionará con la Merkel, que quiere que se vayan para Alemania todos los chicos listos de este país.

        En mis tiempos se iban los de “a pié de sacho”. Sí, entre otros, mis amigos de la infancia, los de Cudeiro,  que estudiaban la Primaria con mi madre y luego a trabajar de lo que fuera… también en Alemania.

       —-  Tú ya sabías que para irse al extranjero antes solo hacía falta una maleta, no tener estudios…

       —-  En  los “felices sesenta” no había ingenieros…

       —-  Por no haber no había ni universitarios, porque hacía falta ser rico para mandar a un hijo a la USC;   solo existía el “Campustela”…

       —- No sé yo si dentro de poco habrá también recesión universitaria, al paso que vamos…

       Volviendo a las Matemáticas. Óscar Rivero es alumno del Instituto “Cidade de Antioquía”, de Xinzo de Limia, que vaya nombre le pusieron al centro.

       Pero a Óscar esto de estudiar en Galicia no le hace mucha gracia. Él es mas de Harvard o de Princeton, de las americanas. Y de Cambridge, de las inglesas. 

       Escuchado esto así, dicho con toda naturalidad por él,   me parece un poco repipi el niño y quizá habría que decirle que no por estudiar en USA o en GB termina siendo uno más culto…

      Pero bueno, el chico vale mucho y este año participará por tercera vez en el Campeonato Internacional de Mar del Plata y luego, en septiembre, lo hará también en la Olimpiada Iberoamericana que se celebra en Bolivia.

      —-  ¿Y quiénes son los mejores del mundo?

      —- Los chinos. En China ya empiezan a preparar a los niños para este tipo de competiciones a los diez años…

      Ya decía yo que Ho, el chino que regenta el nuevo “todo a cien” de Bertamiráns, sumaba muy rápido…