galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

PORTOMEÑE, EL INVENTOR DEL XACOBEO

Existe un Jubileo que nació el mismo día que, sobre el monte Libredón, cayeron lágrimas de estrellas para indicarle al ermitaño Pelayo el lugar donde se encontraba el cuerpo de Santiago, el Apóstol. De esto hace 1.198 años.  Y hay un Xacobeo, infinitamente más joven, nacido de una idea lúdica, festiva, que entronca con la tradición peregrina del Camino de las Estrellas,  cuyo final está en el Finisterrae.

Así, en la actualidad, llega un peregrino que busca la meta más trascendente, que es llegar a la perfecta comunión con su espiritual creencia. Y también un caminante unido a la naturaleza que descubre a su paso el arte y la cultura, al mismo tiempo que disfruta de los placeres de este mundo.

El Jubileo es cosa de Dios y de sus representantes en Compostela.  El Xacobeo es cosa de políticos de los que, me parece a mí, quedan pocos.

Entre mis recuerdos personales  de aquel principio de los años noventa hay dos ilustres personajes con los mismos apellidos: Vázquez Portomeñe.

Uno, de nombre Segundo, fue el más brillante intelectual que tuve enfrente y sin duda el más profundo conocedor de todo lo relacionado con la medieval costumbre de peregrinar a Santiago.

Otro, de nombre Víctor Manuel, fue para mí el más inteligente, culto y hábil político que tuvo como “conselleiro” la Xunta de Galicia, de la que formó parte en varias y diferentes etapas de su historia.

A los hermanos Vázquez Portomeñe debe Galicia la idea y la realización del primer Xacobeo; y no a Manuel Fraga, como se vendía entonces. Y ambos son merecedores de un homenaje especial por parte de todos los beneficiarios de tal invento de la modernidad.

Las buenas ideas, sin embargo,  hay que saber realizarlas y por ello tengo que destacar a Víctor como gran impulsor de este gran programa institucional que supuso y supondrá para Galicia,  no solo la revitalización del Camino de Santiago como eje cultural de un pasado, sino, además,  el mejor proyecto turístico de su historia.

Y ya ves. A Víctor Vázquez Portomeñe lo cesó Fraga y lo mandó al Senado su partido, inmediatamente después de aquel gran éxito, el Xacobeo 93. Luego, con esa mayoría de edad que fijan algunos presidentes para los que siempre consideran oponentes, ni opción a escaño le dieron…

No soy yo proclive a confesiones de tipo político, ya lo sabes; pero me parece justo dar a Víctor lo que es de Víctor,  en esta nuestra semana grande, cuando se cumplen 18 años de aquel evento que revolucionó medio mundo.

Aunque solo fuese por el Xacobeo iniciático de esta nueva era,  Víctor Vázquez Portomeñe merece el título de “personaje único”. Porque gracias a él, a aquel primer impulso de 1993,  crecieron las peregrinaciones a Compostela desde todos los rincones del planeta…