galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

SANTIAGO NO ES NUEVA YORK

QUE LA CAPITAL DE GALICIA NO PIERDA SU IDENTIDAD POR LA SOBREEXPLOTACIÓN TURÍSTICA

Por Marola Seijo

Hacía algún tiempo que, abstraída por los días de calor y playa en mi refugio de la Costa da Morte, no visitaba Santiago y paseaba por su casco viejo, como mandan los canónigos; (esos mismos que te invitan a ir a misa, pero que ya aprendieron a cobrarte por visitar las zonas nobles de la Catedral magnífica). A pesar de que se ha convertido en la ciudad mas cara de Galicia y una de las mas caras de la España turística, la vieja Compostela está abarrotada de gente, intransitable, colapsada, insufrible, insoportable e inhabitable.

Menos a los políticos y a los grandes hosteleros, la situación de caos preocupa a todos los propios que viven en esta ciudad… de acogida, sí, pero que no está dispuesta a la invasión de las masas de medio mundo, atraídas por un exceso de legendaria propaganda religiosa y publicidad turística.

Porque Santiago ha perdido este verano su identidad propia y se ha convertido en un centro internacional de visitantes que no saben muy bien si vienen a rezar, a papar, a culturizarse o a divertirse en los conciertos del Xacobeo.

Hay quien está comparando lo que pasa en Santiago con los excesos de Venecia, una de las mas bellas ciudades del mundo que según los profetas terminará bajo las aguas de sus propias ambiciones. Alguna gente ha llegado incluso a pedir que se limite el número de visitantes diarios a Compostela, como se hace en los parques naturales.

Es que, además, los especialistas en turismo sostienen que esta masificación está acabando con la sostenibilidad de los pequeños negocios hoteleros e incluso afecta directamente al comercio local que, pese al elevado número de visitantes, cerrará el verano con sus peores cifras.

La gota que ha colmado el vaso ha sido la expulsión de los estudiantes universitarios de la ciudad a los alrededores, ya que no encuentran viviendas en Santiago y si dan con ellas les piden precios desorbitados, totalmente fuera de su alcance.

El rector de la USC ha dado en el clavo al denunciar la elevada proliferación de pisos turísticos autorizados por parte del Concello, originando la falta de viviendas tradicionales y acabando con el protagonismo de la vida estudiantil en la ciudad.

Lo que callan los políticos es que los pisos turísticos crecen en todas las ciudades del mundo con patrimonio porque los crean los grandes fondos de inversión que fomentan la avaricia y que a mi entender son los principales causantes de todos los males económicos que sufrimos. Basta mirar atrás y ver como pincharon en España la burbuja inmobiliaria para hacerse con inmuebles a precios de saldo… ¿O no os acordáis de los causantes de las subprimes en el 2008, cuando Rajoy regaló a los bancos españoles 60 mil millones de euros para, según él, frenar la crisis? Ahora les llegó el momento de elevar hasta el colmo los precios de los alquileres y rentabilizar por encima de lo permisible sus inversiones. Como decía el nunca olvidado economista vigués Manuel Mantilla

—- El gran capital nunca pierde dinero, lo amasa.

La clave del estado caótico en el que se ha sumido a Compostela son las inversiones, ese “dinero llama a dinerooficialmente consentido y sin la regulación que se debe aplicar a todo comercio lícito. Para colmo, la administración sigue gastando en septiembre enormes cantidades de dinero en publicidad turística xacobea: este año ha causado un efecto nefasto, concentrando en los tres últimos meses una cantidad de visitantes que una ciudad como Santiago no tiene capacidad para absorber.

Mientras, el resto de Galicia, con tantos atractivos como Compostela, aunque sin tanta leyenda religiosa, se ha quedado este verano con la misa a medias en materia de ingresos turísticos. Y si no, pregúntales a los empresarios de la Costa da Morte, sin ir más lejos.

Me cuentan que 15 instituciones han creado una plataforma que pide la regulación de las viviendas turísticas de Galicia, PREVITUGA, en la que se incluye la Universidad de Santiago de Compostela. Han hecho público un manifiesto en el que destacan…         

“La relación directa entre la proliferación de viviendas de uso turístico y el vaciado de alquiler de larga duración está provocando un aumento de precios de renta inasumibles para cualquier familia, que tiene como consecuencia una dispersión de la población de la ciudad de Compostela, con las graves y penosas consecuencias identitarias que esto conlleva. El limbo legislativo actual entre Concello y Xunta sitúa a los consumidores en situación de desamparo ante posibles incidencias que puedan sufrir durante sus estancias. Los modelos hosteleros diferentes a las VUT se encuentran en absoluta desigualdad de condiciones, compitiendo desde un plano de exigencia normativa que no existe para las viviendas de uso turístico, dando completamente de lado a un colectivo con mucho peso en la ciudad”.

Como amante que soy de la Compostela universal en armonía con sus tradiciones, turísticas y religiosas, me felicito de que al menos las instituciones docentes y la sociedad civil sean conscientes del grave problema que tiene actualmente la capital de Galicia en materia de habitabilidad. Supongo que este será uno de los grandes temas de debate en las próximas elecciones municipales del 2023.  

Estas son las asociaciones e instituciones que forman PREVITUGA:

Unión Hotelera Santiago de Compostela, Hostelería Compostela, Hostaleria.gal, Universidad Santiago de Compostela (USC), Asociación Erasmus de Galicia. Unión de Consumidores de Galicia. Asociación de Vecinos Barrio Xardín. Asociación de Vecinos Raigame. Asociación de Vecinos Fonseca. Asociación de vecinos Nuestra Señora de Belén. Asociación de Vecinos Porto do Cabo. Asociación de Apartamentos Turísticos de Galicia (APARTUGALI). Asociación Galega de Inmobiliarias (AGALIN). Asociación para el Turismo Sostenible de Galicia. Asociación Pazos de Galicia.